martes, enero 06, 2015

Imagen de la Inmaculada Concepción embarazada.




REMEDIOS, CUBA, EFE. Una talla de la Inmaculada Concepción embarazada, considerada única en América Latina y guardada en la iglesia que conserva el mayor decorado de oro de Cuba, es uno de los principales atractivos de Remedios, una de las villas más pintorescas de la isla.

Situada en la provincia central de Villa Clara, San Juan de los Remedios, lugar de paso obligado para llegar a Cayo Santa María, es la octava villa fundada por los españoles en la isla y conserva un bello centro histórico, declarado Monumento Nacional en 1980.

Uno de sus principales atractivos es la Parroquia Mayor de San Juan Bautista, erigida en 1550, con un enorme retablo de barro labrado en cedro y laminado en oro que resulta uno de los más bellos de Latinoamérica, según explicó a EFE Esteban Granda, historiador del templo católico.

La iglesia, dijo Granda, nunca ha sido demolida, sino que ha sido ampliada y reformada a lo largo de los años, la última vez entre 1944 y 1954, por iniciativa del millonario cubano Eutimio Falla, que se enamoró del edificio y gastó un millón de dólares en la restauración.

Según el historiador, los nueve altares del recinto religioso fueron decorados con finas láminas en oro por una firma belga.

Quizá no sea la única en Cuba que cuente con sus altares dorados, pero es seguramente la que más oro tiene, afirmó el experto.

La cantidad de oro que decoraba los altares inicialmente era tal que el brillo molestaba a los fieles en las ceremonias, por lo que se decidió pintar de carmelita (color pardo) los bajos relieves para resaltar su decoración, darle un toque antiguo y destacar el clarososcuro del estilo barroco, añadió. La parroquia alberga además, uno de los tesoros religiosos más interesantes de América Latina, una talla en madera de la Virgen María que muestra un avanzado embarazo. La imagen muestra a la Virgen al estilo de los maestros sevillanos del siglo XVIII, según Granda.

Junto a la Parroquia de San Juan se encuentra la iglesia de Nuestra Señora del Buen Viaje, que guarda una imagen de la Virgen que data de 1600, fabricada en Barcelona (España) y que fue la primera que llegó a Cuba, según el historiador. Granda afirma que la villa de Remedios fue fundada por el español Vasco Porcayo en 1513 y su historia está marcada por una antigua leyenda de demonios y exorcismos que en realidad disfrazó una lucha por la posesión de la tierra.

Remedios es también popular por las fiestas conocidas como las Parrandas, consideradas las más antiguas de Cuba. La celebración surgió en la segunda mitad del siglo XIX por iniciativa de un sacerdote que, inquieto por la ausencia de feligreses a la Misa del Gallo, ideó que los muchachos salieran a la calle y despertaran a los vecinos con pitos, latas y música.

En la actualidad, en la noche del 24 de diciembre, los parranderos de dos barrios de Remedios compiten por ganar en la elaboración de carrozas, faroles y celebran con fuegos artificiales y música tradicional.

En las populares parrandas de Remedios se enfrentan como contendientes los barrios de San Salvador y El Carmen, representados por sus respectivos símbolos, el gallo y el globo.

Según la tradición, las campanadas de la iglesia Parroquial Mayor marcan el inicio de la fiesta en la que los vecinos de cada bando descubren sus habilidades en la confección de los elementos diseñados y preparados en secreto a lo largo de un año.

El repique es la música típica de estos festejos, que recuerda el tañido de las campanas que llamaban a la misa de aguinaldo desde el templo principal ubicado en el centro histórico urbano de la ciudad colonial, declarado Monumento Nacional en 1980.