sábado, noviembre 15, 2014

Viejo verde cubano.

 
 
 
Por:  Engie ALvarez.
Miami/2011.
 
Hoy de nuevo me toco consulta medica, esta vez con el Reumatologo. Al ser tan largo el tiempo para ver al medico, se escuchan cuentos de toda clase. El personaje que sobresalia en la sala de espera, era un Sr mayor, orgulloso de sus 72 años, nos dijo que estaba como un toro, yo pienso que como un toro despues de una corrida en la Plaza mayor, porque estaba bien deteriorado el pobre hombre, el tamaño del par de tabacos que le sobresalian del bolsillo de su camisa, parecian un par de banderillas clavadas en el pecho del toro viejo.

Era todo un personaje, lucia unas amplisimas bermudas verdes, dejando ver sus muy delgadas piernas, camisa hawaiana a la que debia ponerle un muelle en el boton de la barriga, pues casi se revienta de lo ajustada que le quedaba, o de lo grande que tenia la barriga, el pelo largo, pintado de negro y una gorra que no se quitaba, aunque en algun momento se rasco la cabeza y dejo de ver dos pelos negros en el medio de la calva. Como calzado usaba una alpargata y una chancleta, pues tenia el dedo gordo del pie izquierdo que parecia una chirimoya, dice que fue un pisoton que le dieron al bailar en la descarguita que le hicieron el pasado domingo, para celebrar su nueva visita a Cuba.

El viejo verde viaja dos veces al año a La Habana, porque alla si hay vida y se come riquisimo, "el aqui no puede comer langosta", en los dias que pasa alla lo que mas come son mariscos frescos (no voy a decir que mas pense que el comia en Cuba, ustedes se imaginaran). Vive solo aqui en Miami, tiene ayuda del gobierno, pues lo trajo una hija hace cinco años y aqui le dan de todo, no tiene problemas en su vida, ademas de disfrutar los beneficios del plan 8.

Nos informo que en los hoteles pides lo que quieras trayendote la orden al momento, hay unos platos inmensos de mariscos con tostones, cerveza la que quieras y muy fria, "cosa que aqui no se consigue y si lo consigues es carisimo".

Alla tiene su novia, una muchacha jovencitica que el ayuda y la lleva a pasear.

Lo que mas le gusta es ir al campo a comer y disfrutar del aire puro, "que aqui en Miami no hay".

Sale tempranito en la manana en un carro que consigue con chofer y todo, se da el gusto de pasear en una maquina de los cincuenta, carros buenisimos que el ingenio del cubano sabe arreglar, usan gas y gasolina, cuando tiene que subir una loma lo cambia a gasolina para que tenga fuerza el motor, al llegar a lo alto deja que se deslice solo para aprovechar el impulso cuesta abajo, ya luego sigue usando el gas todo el camino, (vaya invento, pura tecnologia cubana).

El tiene controlado varios sitios donde puede pasar una buena tarde, agarra carretera rumbo al caserio. Ya no es como antes, que va!, ahora la cosa si que esta buena en Cuba. Fijate si es asi, que a lo largo de cualquier carretera venden jugos en unos puestos muy surtidos de frutas frescas, unos tienen jugos de mamey, otros de guanabana o naranja, tambien de frutabomba y mango, hay lugares que venden baratisimo la rica piña colada bien friita, con aquellos pedazos de piña fresca que valga recordar que "aqui, en Miami, no se consigue", vaya, que pides el jugo que quieras hecho ahi mismo en el momento, frente a ti, buenisimo. "Aqui en Miami no se ve eso".

En su recorrido rumbo al sitio donde almorzara, va parando en todos los puestos para tomar jugos. Mientras contaba lo de los jugos yo pensaba que cuando llegaba al destino final ya estaria inflamado de tanto liquido, o acabaria con una intoxicacion de jugos cubanos, le quedaria espacio para la comida?.

Prosigo detallando el cuento del cubanazo viejo verde y su viaje al pais que hay de todo.

En Cuba cualquier guajiro vende carne de puerco, donde mas te guste, ahi parqueas, escoges el puerco que quieras, no importa el tamano, alli mismo lo asan, abren un hueco en la tierra, ponen la leña y le van dando vueltas, al lado ponen una cazuela de tamales y otra con yuca, no puede faltar la neverita con cervezas frias, osea que con 40 dolares resuelves, ah y se puede llevar lo que queda de aquella comida campestre. Que delicia Cuba, "aqui no se ve eso", "ni en Homestead consigues algo asi", que va, el no cambia a Cuba.

Ustedes saben lo que pasa?, nos dice bajito, que en Cuba lo que no se puede es hablar en contra del gobierno, eso lo hacen unos cuantos que no saben vivir la vida, en vez de disfrutar de los dolares que le mandan de USA y vivir como reyes, se ponen a protestar y los ponen presos. En Cuba lo que hay es que callarse la boca.

En eso me llaman para entrar a mi consulta y le conteste, por silencios como el suyo, esta Fidel ahi. Escuche que alguien dijo: Bien dicho!

Que desparpajo señores, pero mira que hay cubanos descarados aqui en Miami.

lunes, noviembre 10, 2014

MALECON HABANERO.

 
 
MALECON HABANERO.

Preguntan si de La Habana el malecón
Está hecho de rocas, acero y concreto,

Ese muro para mí siempre fue un reto
Porque en él, yo he dejado el corazón.

Lugar que separa la costa habanera
Del embate de la mar y el fuerte viento,
Soñar contigo, desvela el sentimiento
De caminar por tu acera! Quién pudiera!

Te añoro y me envuelvo en el dulce regazo
Del rojo horizonte donde el sol navega,
Velero que al partir cede su entrega
Y al morir la luz se pierde en el ocaso.

La Punta y El Morro en eterna separación
Divorciados por canal de aguas inquietas
La farola juguetona hace sus tretas,
Con haces de luces, destellando pasión.

Disfruté combatiendo caluroso estío
La brisa al tocarme con grato embeleso,
Recuerdo imborrable de aquel primer beso
De una boca me robé, haciéndolo mío.

Deseo andar por ese cemento duro,
Ambos, mareas y años han dejado huellas
Siendo mí ilusión el contar las estrellas,
Y respirar salitre, sentado en tu muro.

José Caballero Blanco