miércoles, abril 30, 2014

Lo que es ser viejo en la cuba castro-comunista.

Otra de las mentiras de Castro.

Donde esta la justicia y la igualdad social en Cuba?.


Nadie le dio ni una moneda, incluso hubo una extranjera que en mala forma le dijo porque pides? si aquí los viejos lo tienen todo, hasta la medicina gratis, que Eusebio Leal tenía un asilo con todas las comodidades para los viejos.

Por la edad y por su incapacidad fisica, este anciano independientemente de quien haya sido, debe recibir ayuda por parte del gobierno. Posiblemente fue un internacionalista que pelio en angola, esta es la revolucion que el defendio.

martes, abril 29, 2014

Origen de la palabra “Jinetera”.



Por: Dr. Guillermo del Monte.

Contrariamente a lo que casi todo el mundo piensa, la palabra jinetera no viene de jinete ni de jinetear, haciendo gráfica alusión a la muy probable posición en la que creemos que estas desdichadas mujeres ganan su vida.
Esta palabreja se deriva del nombre francés Ginette, con el cual designan los quebequenses (canadienses de origen francés) a las prostitutas. Si tenemos en cuenta de que el 90% del turismo hacia Cuba viene de Quebec, es fácil comprender la razón del origen de la palabra. El resto es la adaptación hecha por la viva imaginación de los cubiches.
Curiosamente, añadimos que los pantanos, antaño insalubres e inhóspitos, que rodean a New Orleans, era el lugar donde preferentemente se construían los prostíbulos; dichos pantanos se conocen, todavía, con el nombre de bayou.
Sabiendo que las primeras prostitutas importadas a Cuba después de constituida la Republica eran oriundas de esa ciudad de la Luisiana, comprenderemos la razón por la que en Cuba se conocían los burdeles con el apelativo de ballú.
Guillermo del Delmonte, MD
Originalmente publicado en :  "La Gaceta de Puerto Principe"

viernes, abril 25, 2014

LOS BORBONES NO SON NUESTROS AMIGOS.

 


SU MAJESTAD: USTED QUE EN PORTUGAL JUNTO A FIDEL CASTRO BRINDARON CON OPORTO:

¿QUE LE TRAE POR MIAMI?

por @Manuel Prieres


UN POCO DE HISTORIA su Majestad:

La llegada masiva de casi un millón de emigrantes españoles traídos por los gobiernos cubanos en prenda de solidaridad espiritual y mostrando la grandeza del alma cubana ante un enemigo -como España que la había tratado de destruir-, cubrió con un manto de caridad los horribles crímenes morales y penales que el gobierno español había cometido en Cuba durante su ocupación de la Isla.

Pero la conciencia histórica, la memoria histórica, no habían olvidado. Por respeto a nuestros padres españoles que habían visto cómo morían sus hermanos en las arenas africanas y en las maniguas cubanas inmolados sin piedad por la torpe política española del reinado imperial, los cubanos no restregaron en la faz de España en la forma en que debía haber sido, ni el asesinato de los Estudiantes, ni lo fusilamientos de los Expedicionarios del Virginius, ni los agarrotamientos de La Cabaña, ni los fusilamientos del Foso de Los Laureles, en fin, esa lista interminable de crueldad y sevicia que fue la nota predominante desde el asesinato de los aborígenes cubanos del Imperio Español.

Siempre hemos defendido la obra cultural de España contra la Leyenda Negra. En los cubanos, a los que España martirizó y fusiló, tuvo la obra colonizadora de España sus exégetas más favorables.

Y todo esto, a pesar de que España trató, como trata hoy sosteniendo al comunismo en Cuba, desde decapitar la nacionalidad cubana, lo que fue su ingente esfuerzo a través del siglo XIX, hasta perseguir a Varela, a Saco, a Martí, y a todos los que hicieron al pueblo cubano. Persiguiendo toda idea de cultura y libertad y sumiéndonos, a los cubanos, en el infierno moral de la esclavitud, del juego, de la vagancia. Enseñándonos las figuras de Capitanes Generales, como Vives y De Concha -quien fusiló a sesenta héroes en dos días- las más vivas entrañas del depotismo y del totalitarismo.

Ahora habla la Conciencia Histórica. Habla la Memoria Histórica. España que se alió a los más pérfidos intereses en contra de Cuba y trató de cortarle la yugular a la nacionalidad cubana entregándonos al dominio extranjero en el Tratado de París, (vencido por la grandeza del pueblo cubano más tarde), hoy día, de mano con el marxismo-castrista, quiere de nuevo tratar de dominarnos, y recurre sutilmente a la penetración económica que fue siempre bienvenida, cuando tenía otros fines cuando la República, pero no ahora.

Se nos envía, para esclavizarnos más, al Rey Español, el que brindó con uno de los dictadores más brutales que han conocido los siglos, por su salud en Oporto. La España que mandó a Cuba -para refozar al régimen castrista- a Adolfo Suárez. Y la España que mientras dice que el Rey representa la democracia, en una falacia canallesca, lo utiliza para agrilletar aún más al pueblo cubano.

De esto España tendrá que responder en una Cuba futura. De su conducta que se opone a lo que fue la divisa de todo español: el concepto del honor. De aquí en adelante las transgresiones morales y físicas de la España Colonial estarán en el dedo que señala hacia la historia del colonialismo español en Cuba. Porque como dicen los cubanos: "no hacerlo, sería traicionar al pueblo español y a los emigrantes españoles que son substancia viva de la Patria Cubana"
.



 
 

miércoles, abril 23, 2014

Nacida entre rejas.



Por:  Enita Alvarez.

Un dia 27 de julio de 1960 naci, mientras mi mama Eugenia (Ena) Alvarez cumplia prision politica en la Carcel de Guanabacoa, La Habana, Cuba.

El dia antes (26 de julio) mi mama fue llevada a un fuerte interrogatorio donde tambien fue torturada y pateada, a consecuencia de ese maltrato, naci al dia siguiente, prematura, de siete meses y medio muerta.

Al tener los dolores de parto, prepararon un carro jaula y la sacaron esposada de la carcel, ella no podia subir a la jaula por los dolores y porque era alto el vehiculo, los verdeolivos la empujaban, una Sra que pasaba por alli, puso un ladrillo que estaba en la acera para que pudiera apoyar un pie y asi subir.  La escolta retiro a empujones a la Sra, mi mama subio gateando a la jaula.  La condujeron al Hospital General de Caridad de Guanabacoa, escoltada por dos patrullas.


Al llegar al Hospital sin quitarle las esposas, la llevaron a un cuarto, le esposaron un pie a la camilla y llamaron al medico, junto a ella permanecian constantemente dos genizaros verdeolivo con armas largas, cuando fue a dar a luz, el medico tuvo que decirles: volteense, que es una mujer que va a parir, pario esposada, jamas abrieron las esposas. 

Naci casi sin respirar, no reaccionaba, estaba morada, no permitieron que el medico saliera de la habitacion a buscar algo para reanimarme, cuando intento hacerlo, los militares se pararon frente a la puerta y le dijeron de aqui no puede salir, asi que, solo le quedo darme mas nalgadas, y meter su dedo en mi boca para separarme la lengua, entonces reaccione y comence a llorar. Treinta y siete puntos le dieron a mi mama, se desgarro totalmente.

Me envolvieron embarrada en unas gazas que estaban en una gaveta, sin la mas minima higiene, no dejaron al medico usar las sabanas del hospital. Al entregarme el medico a los brazos de mi mama, fue que le quitaron las esposas de las manos, pero no la del pie, la dejaron conmigo en brazos, encerrada, sin darle nada que tomar, ni agua. Los dos verdeolivos seguian apostados junto a la puerta.

Aunque era el mes de julio, pleno verano y habia calor, yo tenia frio, temblaba mucho y me ponia morada, logico, naci prematura, pese cuatro libras.  Mi mama pidio algo para abrigarme, le trajeron unos sacos de arroz, de algun lugar y se lo tiraron en la camilla, con eso me envolvio, el medico consiguio unas bolsas con agua caliente y las colocaron al lado, logrando que asi, dejara de temblar, tampoco tenia cuna, mi mama me tenia a su lado todo el tiempo.

El medico trato de llevarme a la encubadora pero mi mama no dio permiso, tenia miedo de que me desaparecieran los militares, tampoco habian dado la aprobacion para sacarme de alli.

Alguien le aviso a mi abuela que mi mama dio a luz y fue rapido para el hospital con mi abuelo, llevo ropita y alimento, despues de registrarlos a ellos dos, mandandole a quitar la ropa y revisando minuciosamente la jaba, dejaron entrar solo a mi abuela con dos mudas de ropa para mi, sin los alimentos.

 

Esta foto que aqui presento, estuvo escondida muchos años. Fue tomada a finales del mes de abril en el Vivac de Guanabacoa, por Emilio, un guardaespalda de Fidel Castro, dias antes de que mi madre fuera condenada a pena de muerte.

En ella aparece mi mama embarazada, al lado, la tambien presa politica Teresita Piñero, hija de Piñero Blanco (fusilado), prima de Sosa Blanco. Al extremo izquierdo Hugo, un carcelero del lugar.


Mas abajo una del hospital donde naci.

martes, abril 22, 2014

GELABERT, un cubano escultor olvidado.

Retrato del escultor, realizado en 1961 por E. Valderrama. 
   (colección de la familia)


Aún cuando hasta los neófitos pueden repetir de memoria  los nombres de Víctor Manuel, Abela, Carlos Enríquez, Amelia Peláez o René Portocarrero y hasta diferenciar, acaso, frente a sus excepcionales lienzos ese rasgo singular que los individualiza; difícilmente conocemos a un poblador común de esta isla que reconozca el nombre de Juan José Sicre tras el Martí que preside las multitudinarias marchas, que pueda asociar al talento de un Teodoro Ramos Blanco tras la majestuosa “Maternidad” que corona el imponente Hospital de Marianao, o identifique a Florencio Gelabert en la esbelta figura que expande su gracia frente a la Terminal de Ómnibus en la céntrica avenida de Rancho Boyeros. Numerosos son los artistas plásticos de este país que el tiempo borró su memoria. Recordemos mediante una muestra homenaje a Florencio Gelabert.

Hijo natal de Caibarién, Gelaber comienza su carrera artística en la Banda Municipal de Concierto de este municipio, donde tocaba el trombón, hasta que en 1928 le otorgaron la beca en la Academia de San Alejandro. Cursando estudios en la escuela, viajó por Bélgica, Italia, Francia, esto permitió una superación en su carrera profesional con la mezcla de raíces de otro continente. Entre 1959 y 1962, ya terminado los estudios, el ministro de Educación Armando Hart, lo nombró director de la Academia. En su labor docente, aportó su liberado concepto del arte, donde el ritmo, la síntesis, la comprensión de la luz y el espacio como medios expresivos, aproximaron la escultura cubana a la modernidad.

Florencio desde el ejercicio ejemplar de la pedagogía artística  se interesó por el tratamiento dinámico de la luz y del espacio como elementos expresivos esenciales; procuró  imprimir movimiento y vida a la forma escultóricas y comenzó a combinar masas y volúmenes con un sentido rítmico que enaltecía la simplicidad y la síntesis como rasgos fundamentales de lo que, más tarde, la mejor crítica especializada de Cuba, en la persona del profesor y crítico de arte Luis de Soto, denominó con acierto  "racionalismo escultórico".

Fue un perfecto retratista que colmó con creces la traslación cuidadosa de los rasgos fisonómicos de sus modelos para penetrar en las honduras psicológicas del carácter y la personalidad de los mismos. Su verdadera dimensión vanguardista la alcanzó, sin embargo, con las tallas en madera.

Toda la vida de este maestro está saturada de exposiciones personales y colectivas, concursos y emplazamientos de obras en lugares públicos. Realiza algunos monumentos y esculturas para diversas instituciones oficiales y privadas, como el erigido en La Habana al general Quintín Banderas y las decoraciones del Hotel Habana Riviera; El Caballito de Mar, La Ninfa; el Tiburón y otro conjunto escultórico en bronce, frente a la entrada del cabaret de dicho hotel. Ejecuta también la fuente del Hotel Atlantic y el mural de la heladería de Santa Catalina.

En 1957 organiza  su sexta exposición personal en los Salones del Palacio de Bellas Artes de La Habana, ubicó seis  obras en el Hotel Habana Riviera y un busto de Maceo en el parque de Consolación del Sur, Pinar del Río. En 1960,  colocó la fuente La velocidad en los jardines de la Terminal de Ómnibus, una fuente y  otras cuatro obras en el Hotel Atlántico en la Playa Santa María del Mar. A la vez, realizó relieves, interiores y exteriores, así como una figura para la Agencia de Automóviles VW, en la Avenida de Rancho Boyeros.   En 1972, efectuó  su undécima exposición personal  en la sede de la Revista Bohemia y en 1975, la duodécima en los salones de Radio Liberación.

No olvidó por un momento la ciudad de Caibarién, obras como en la Avenida de Martí el busto, realizado en mármol, de José María Aguayo y a la entrada del pueblo el cangrejo Gigante, resaltan la vivencia de este escultor en su pueblo natal.
Reconocido con la Distinción por la Cultura Nacional y la Medalla Alejo Carpentier, Florencio Gelaber perpetúa como un maestro de la vanguardia escultórica cubana. Sólo los impíos o escépticos no recordarán su trabajo.  

Obras emplazadas en Cuba
  • Panel escultórico La familia (Arquitecto: Enrique Luis Varela), panteón general de los Veteranos de la Guerra de Independencia, Cementerio Cristóbal Colón, La Habana
  • Busto de la coronela María Escobar Lavedo, bronce, Parque Libertad, Caibarién, Las Villas, 1944
  • Busto de José Ma. Aguayo, Caibarién, Las Villas, 1948
  • Monumento a Quintín Bandera y Betancourt, bronce, Parque Trillo, La Habana, 1948-1953
  • Monumento funerario a José Joaquín Palma, Bayamo, Granma, 1951
  • Busto a Antonio Maceo, parque de Consolación del Sur, Pinar del Río, 1957
  • Conjunto escultórico, piedra artificial, Hotel Habana Riviera, La Habana, 1957
  • Fuente La Velocidad, piedra artificial, Estación de Ómnibus, La Habana, 1959
  • Fuente, jardines del Capitolio Nacional, La Habana, 1959
  • Conjunto escultórico, Hotel Atlántico, La Habana, 1960
  • Busto de Fructuoso Rodríguez, Facultad de Agronomía, Universidad de La Habana, La Habana, 1961
  • Cangrejo, Caibarién, Villa Clara, 1984
  • Panteón de la familia Valdés Díaz, Cementerio Cristóbal Colón, La Habana
  • Busto a la madre Consuelo, mármol, Escuela de las Oblatas, La Habana
  • Busto de Maceo, bronce, Jagüey Grande, Matanzas
  • Friso, Liceo de Caibarién, Santa Clara
  • Busto de Mr. Hanna, Avenida del Puerto, La Habana
Fuente:  amimanera blog y varios otros lugares de la red.

Algunas de sus obras.

 
Ritmo cubano.
Hotel Habana-Riviera.
 
 
El artista observa su obra en el céntrico Hotel Riviera .
 
Habana-Riviera.
 
Terminal de Ómnibus de La Habana, simboliza la velocidad.
 
El Rey de Marmol.
Monumento a Jose Raul Capablanca.
Cementerio de Colon.
 
El Cangrejo
Caibarién, Villa Clara, 1984
 

viernes, abril 18, 2014

Despedida. Por Alejandro Rodriguez.

Les traigo este articulo que escribio un buen amigo mio, Alejandro Rodriguez.




Despedida.

    Casi siempre las despedidas son tristes, este no es el caso aunque parece raro, hoy me despido de alguien que provoca sentimientos encontrados de ...una manera brutal, hoy le digo adiós a uno de mis escritores favoritos pero a la ves uno de los hombres que me causa repugnancia por su manera de actuar. 

    Hoy le digo adiós a García Márquez el gran escritor, pero mal hombre en mi libro por ser amigo de mi enemigo. Hoy mas que nunca te reclamo por no invitar en su ultimo viaje a tu querido socio, el tirano de mi patria.


    Nunca voy a entender como le obsequiaron el premio novel de la paz a un hombre que llamaba hermano al asesino que destruye mi Cuba. Yo Alejandro Rodríguez, hombre humilde y sencillo, quizás sin mucha preparación no logro comprender lo antes mencionado por cuestiones de principios.


     García Márquez te digo adiós como se le dice al que pasa por tu lado desapercibido, hace mucho tiempo dejaste de ser el ídolo, para convertirte en el ser despreciado como ser humano. Que difícil es repudiar a quien tanto admiras por su talento.


    Hoy Macondo esta de luto, el general ya no tiene quien le escriba, perdió su amigo que lo traiciona por no invitarlo en su ultimo viaje. Tu hombre de gran intelecto tenias opciones y optases por la mas denígrate de todas, compartir con un asesino. Tu que profesabas la paz, llamaste amigo a un asesino de miles sin pensarlo dos veces y lo apoyaste como se apoya a un hermano.


     Por este motivo hoy te digo adiós sin tristeza, hace mucho te borre de mi lista de ídolos, para ponerte en la de enemigos, hoy brindo por tu partida con la alegría de que queda uno menos de los que me causan dolor. 


    Hoy el Comandante, Aureliano y Amaranta están de luto en Macondo y yo Alejandro estoy de fiesta en Miami, ironías de la vida que nunca se entienden, buen viaje al infierno y espero te reúnas pronto con tu entrañable amigo, el que esclaviza mi patria.


Alejandro Rodríguez
Abril, 18, 2014

jueves, abril 17, 2014

Rita Montaner una Guanabacoense Unica.



Rita Montaner: (Rita Aurelia Fulceda Montaner Facenda). Soprano.

Fue una de las más grandes artistas cubanas del teatro, la radio, el cine y la televisión. Como Ernesto Lecuona en el ámbito masculino, Rita Montaner constituye uno de los exponentes más universales de las artistas cubanas.

Realizó estudios de música en 1910 en el Conservatorio de Música y Declamación de La Habana Eduardo Peyrellade, con Carmelina Pascual, solfeo; Pablo Meroles, teoría de la música, armonía, piano, y canto; en Nueva York fue discípula de canto del profesor italiano Alberto Bimboni. 
 
El 16 de marzo de 1922 participó en los Conciertos de Música Típica Cubana organizados por el compositor Eduardo Sánchez de Fuentes, acompañada por la orquesta dirigida por el compositor Gonzalo Roig. El 10 de octubre del mismo año, actuó en la inauguración de la radioemisora PWX, con la orquesta dirigida por el compositor Luis Casas Romero. El 28 de enero de 1923 se presentó en el Teatro Nacional; (Gran Teatro de La Habana) en el Festival de Canciones Cubanas organizado por Sánchez de Fuentes; el 27 de febrero del mismo año lo hizo en el teatro Luisa Martínez Casado de Cienfuegos, y el 22 de marzo, en el teatro Principal de la Comedia, en un concierto de música sacra organizado por Néstor de la Torre. En la Sala Falcón de La Habana, cantó con Lola de la Torre el dúo de la ópera La Gioconda, de Amilcare Ponchielli.

El 9 de octubre actuó en el Festival de Música Cubana organizado por el periodista Guillermo de Cárdenas y el pianista y compositor Ernesto Lecuona, quien la acompañó al piano. El 15 de junio de 1924, cantó Marita, a dúo con el compositor Alejandro García Caturla, de Jorge Anckermann, acompañada por la Orquesta Sinfónica de La Habana, dirigida por Gonzalo Roig; el 28 de septiembre, interpretó, en el Teatro Campoamor, los cinco lieder del compositor Guillermo M. Tomás: El pescador, Yo quiero ser, Duerme y sueña, Jamás y Yo soy morena, yo soy ardiente, acompañada al piano por Natalia Torroella.

El 2 de marzo de 1926, interpretó el aria de «Un bel di vedremo» de la ópera Madame Butterfly, del compositor italiano Giacomo Puccini, y del mismo compositor, cantó el aria «Mi chiamano Mimi», de la ópera La Bohème
 
En 1926 viajó a Nueva York, donde trabaja con la compañía Follies Schubert en el cuadro español, Una noche en España, y en el Teatro Apolo, lo hace con el violinista Xavier Cugat; después de seis meses de actuación en esa ciudad, regresa a Cuba.
 
El 29 de septiembre de 1927, estrenó en el Teatro Regina (Cine Jigüe), el sainete Niña Rita o La Habana en 1830, de Lecuona y Eliseo Grenet, con texto de Riancho y Castells, donde representa el personaje de José Rosario, calesero, e interpreta el, después famoso, tango congo ¡Ay!, Mamá Inés; además, ese mismo día actuó en La tierra de Venus, con música de Lecuona y texto de Primelles, en la que interpreta Siboney.
El 4 de enero de 1928,
desempeña el personaje de Ángela Didier, de la opereta El conde de Luxemburgo.

En 1929 viajó a París en compañía de Sindo y Guarionex Garay, el pianista Rafael Betancourt y los bailarines Carmita Ortiz y Julio Richard. En esa ciudad actuó en el Palace, en él interpretó Siboney, Carabalí y ¡Ay!, Mamá Inés. Sustituyó a Raquel Meller.  Rita Montaner, en el dominio de lo afrocubano, resulta insuperable. Es, en su género, intérprete tan fuerte como pudo serlo, en el suyo, una Florence Mills. Con ella nos situamos lejos de la lánguida dilettante vocal, que canta criollas melosas entornando los ojos y crispando los dedos sobre un abanico ochocentista. Rita Montaner se ha creado un estilo: nos grita, a voz abierta, con un formidable sentido del ritmo, canciones arrabaleras, escritas por un Simons o un Grenet, que saben, según los casos, a patio de solar, batey de ingenio, puesto de chinos, fiesta ñáñiga y pirulí premiado [...]. Rita Montaner tiene el gran mérito de haberse especializado en la interpretación de ese folklore, calificado por algunos de bárbaro y poco elegante. Gracias a ella, sus compositores favoritos, Simons, Grenet, y otros, pueden ver sus canciones puestas en valor de modo admirable [...].» Y en otra crónica apunta Carpentier: «En pocos años, Rita Montaner alcanzó una popularidad extraordinaria. Creó un estilo, imitado hasta la saciedad. En épocas de tensión política, todo el público de la isla estaba atento a las coplas que cantaba La Chismosa, personaje de su creación. Y, a medida que pasaban los años, su voz adquiría en elocuencia, en poder de expresión, lo que el tiempo le restaba de frescor... Es probable que la máquina trituradora de talentos que es la radio, la haya llevado a prodigarse demasiado, poniendo su personalidad al servicio de emisiones más o menos mediocres. Pero Rita era Rita, y la Rita de Ogguere, de Negro bembón, de Chivo que rompe tambó, se resolvió, no hace mucho tiempo, a asombrar a quie¬nes tal vez la creyeran próxima al ocaso. Volviendo a la partitura seria, se dio a interpretar una ópera de GianCarlo Menotti con tal dominio de sus medios, con tanta autoridad y fuerza dramática, que el acontecimiento tuvo, para muchos, el valor de una revelación tardía. Rita Montaner desafiaba magníficamente el paso de los años, mostrando que nada había perdido de su personalidad.» A su regreso a Cuba, se presentó en el tea¬tro Encanto, y posteriormente en el Payret, Nacional (Gran Teatro de La Habana) y Campoamor.
En 1929 viajó a España, contratada por la compañía de Velasco, para presentarse en los teatros Apolo, de Valencia, y en el Infanta Beatriz, en este último con la compañía de Barreto.

Nueva York la recibe de nuevo en 1931, donde canta en varias radioemisoras, y es contratada por Al Jolson para formar parte de su show musical. En Nueva York, actuó en la obra The Wonder Bar, de Géza Herczeg, Karl Farkas y música de Robert Katscher. El crítico Juan Paraíso dice sobre su actuación con Al Jolson: «la artista cubana se destaca por el ritmo peculiar que imprime a sus canciones. Hay en la voz de Rita Montaner inflexiones cálidas, sabrosas, genuinas de su trópico maravilloso, que la personalizan y elevan sobre todas las figuras de la Compañía [...]». Con esta obra, Rita se presentó en Detroit, Washington, Boston, Baltimore, Filadelfia, Cleveland y Chicago. Sus éxitos sólo son comparables a los obtenidos por Ethel Walters y Al Jolson.

Rita Montaner viajó a México en 1933, con Bola de Nieve, como pianista acompañante. Actúan en Yucatán, Mérida y Ciudad de México, contratados en este último estado por la Compañía Campillo, con la que se presenta en los teatros Iris y Politeama. Regresó a Cuba, para en 1934 volver a Estados Unidos, donde actuó hasta abril de ese año. En junio del mismo año Rita realizó una gira por Argentina en compañía del pianista Rafael Betancourt, ocasión en la que actuó en los teatros Maipo, en la revista ¡A La Habana me voy!, y con la Compañía de Revistas Porteñas, en el Buenos Aires, en las obras Copacabana y La calle 125.

De vuelta a Cuba, trabajó en el teatro Principal de la Comedia, con Betancourt como pianista. Más tarde integró el elenco de la Compañía de Zarzuelas Cubanas que se presentaba en el Teatro Martí, y más tarde pasó a trabajar con Lecuona. Establece relaciones de trabajo con el compositor Gilberto Valdés, y desde entonces se convirtió en una de las más importantes intérpretes de su obra.
 
En 1939 actuó en Radio Caracas, Venezuela. De regreso a Cuba, continuó su labor con Ernesto Lecuona. En 1940 interpretó el sainete lírico de Rodrigo Prats, Amalia Batista. A fines de este año viajó a Estados Unidos, donde fue la figura central del espectáculo del centro nocturno Havana-Madrid, en Broadway, y posteriormente en el Beach Comber. De vuelta a Cuba, protagonizó en 1941, por la CMQ, la novela Cecilia Valdés, del escritor cubano Cirilo Villaverde. Se presentó en el teatro Nacional con el cantante argentino Hugo del Carril, y realizó una actuación especial en el filme Romance musical, de Ernesto Caparrós.

Con el cantante mexicano Tito Guizar se presentó, en 1942, en una breve temporada en el teatro Alkázar. En marzo, participa en la apertura de la radioemisora Mil Diez. El 21 de agosto viajó a Argentina, donde actúa en el programa Galas de Martini, que conduce Juan Carlos Thorry en Radio Mundo. En un espectáculo efectuado en el teatro Politeama, coincide, entre otros, con Mecha Ortiz y su Compañía, Hugo del Carril, Libertad Lamarque y Nini Marshall. 
 
A su retorno de Buenos Aires, actuó en La viuda alegre, de Franz Lehar, junto a Maruja González y Jorge Negrete. El 24 de febrero de 1945 fue coronada Reina Nacional de la Radio, en un espectáculo en el que actuaron Luciano Pozo (Chano) y Abelardo Barroso. A partir de 1946, actuó en el Cabaret Tropicana, acompañada al piano unas veces por Ignacio Villa (Bola de Nieve) y otras por Felo Bergaza
 
En 1947 viajó a México para actuar en el filme María la O, que, basada en la zarzuela de igual título de Lecuona, dirige Adolfo Fernández Bustamante. En 1948 viajó a Estados Unidos con Carlos Pous y Felo Bergaza para actuar en el Teatro Hispano. Hizo el personaje de la negra Mercé en el filme mexicano Angelitos negros, junto a Pedro Infante.

Rita formó parte en 1951 del elenco artístico del Canal 6 (CMQ Televisión). El 13 de septiembre de 1952, fue la figura principal del espectáculo más importante del año celebrado en el Teatro Blanquita (hoy Karl Marx), en el que hizo su debut en el teatro Benny Moré. Después actuó en 1953 en Radio Continente, de Caracas, Venezuela. De regreso a la capital cubana, fue contratada por el cabaret Montmartre para las producciones Son y Danzón, dirigidas musicalmente por el compositor Félix Guerrero, con coreografía de Alberto Alonso. En otra producción del mismo cabaret, actuó en la revista La calle, junto a Benny Moré y el Trío Matamoros
 
El 1 de marzo de 1956, Rita actuó en la ópera del compositor italo-norteamericano Gian Carlo Menotti, La medium, presentada en la sala-teatro Hubert de Blanck, bajo la dirección musical de Paul Csonka. La última función en la que actuó Rita Montaner fue en la comedia británica Fiebre de primavera, de Noel Coward, bajo la dirección de Rubén Vigón, puesta en julio de 1957 en la sala Arlequín.

Fuente:  Datos recopilados de varios lugares, sobre la trayectoria de la cantante.


El Manicero.
 
 
Maria La O

Capilla Central del Cementerio de Colon.

 
 

Justamente en el centro de la planta urbana del cementerio Cristóbal Colón de La Habana, inaugurado el 30 de octubre de 1871 y que ya conmemora su 140 aniversario,  se diseñó con toda intención por el arquitecto Calixto Aureliano de Loira y Cardoso, la capilla mayor del gran conjunto funerario. Una hermosa perspectiva, delimitada por distintas especies de árboles de copas bajas y bien recortadas,  se percibe de un sólo golpe por los visitantes al detenerse y mirar desde el arco principal de la Puerta de la Paz hasta el fondo de la avenida Cristóbal Colón, allí aparece, en toda su grandiosidad aquel edificio, un monumento verdaderamente solemne.

La Capilla central o principal de la famosa necrópolis ―me recuerda una amiga argentina: ¡Se cuenta entre los cinco cementerios más notables del mundo!―,  fue diseñada en estilo románico-bizantino, respetando el modelo compuesto, establecido por la Puerta de la Paz, la Puerta Sur y el Osario general, propio de un sitio de culto de la Iglesia Católica romana. Fue construida por Francisco Marcótegui, un ingeniero que trabajaba para el Obispado de La Habana (1), él introdujo modificaciones al proyecto inicial del edificio.

La Capilla se eleva sobre una planta octogonal, cuya superficie total (interior) abarca 263 metros cuadrados, de los cuales 22 corresponden a la sacristía y 241 al salón público donde se celebran los oficios religiosos; este es suficientemente grande como para albergar hasta setecientas personas de pie. (2) El cuerpo central es una estructura de ocho pilares que sostiene una cúpula en rincón de claustro; esta última fue construida con mezcla hormigonada reforzada con nervios de piedra, en el exterior está rematada por una cruz de hierro forjado. La mayor altura interior es de 22,5 metros. El espacio centralizado, que tiene como propósito focalizar la ceremonia fúnebre o misa junto al ataúd, rodeado por los familiares y amigos del fallecido, posee un deambulatorio cuyo recorrido se define por una serie de arcos de medio punto sobre anchas pilastras.

 
"La colocación de la primera piedra en la Puerta norte del Cementerio Cristóbal Colón" por Miguel Melero, 30 de octubre de 1871. Técnica: oleo sobre tela, pegado a madera. Dimensiones:39X59 cm.Colección Capilla central de la Necrópolis Cristóbal Colón.


Hay vidrieras o vitrales que se inspiran en temas bíblicos en la cúpula, el tambor que la soporta y los ventanales en la zona inferior, o muros de cierre; ellas permiten la ventilación natural y la iluminación (tamizada por los vidrios de colores). Así, pasa la luz necesaria para contrarrestar el efecto de pesantez de la fábrica de cantería.  En la pared norte, sobre la portada principal, un rosetón con vidrieras alemanas ―al igual que las anteriores a que me he referido― rememora el rostro de Jesús coronado de espinas.

El encargado de la decoración interior de la Capilla central fue Miguel Melero (La Habana, 1836-1907), director de la Academia de Pintura y Escultura de San Alejandro en La Habana. Siguiendo las pautas concretadas por el pintor de Brescia Guiseppe Perovani (ca. 1765-1835) en la capilla del Cementerio General de La Habana (o de Espada). Melero, que trabajaba en un estilo muy influido por el Greco, representó un Juicio Final (técnica: oleo sobre tela, pegado a la piedra), sobre la pared que está detrás del sencillo altar enmarcada por un arco ciego.

    
El juicio final" Miguel Melero, ca. 1886.
 
 
 Además,  en la cúpula pintó (técnica: al fresco) una Ascensión del Señor. De esta última obra solamente existe un pequeño retazo (poco visible desde el plano, bajo o alto, donde se coloque el espectador) que fue salvado gracias a los recientes trabajos de restauración llevados a cabo por la Oficina del Historiador de La Habana, pues hasta hace poco se encontraba totalmente recubierta por capas de pintura de distintas épocas. 

La fachada principal del edificio, un cuerpo saliente ceñido por una torre en su lateral derecho,  está orientada hacia el norte, su frente da a la avenida Cristóbal Colón, que tiene su punto de partida en la Puerta de la Paz. A ambos lados del vestíbulo de ingreso se albergan dos espacios más pequeños: en uno de ellos se ubica la escalera de caracol, ―hecha en madera preciosa cubana usada para toda la carpintería del lugar― que lleva al coro en el piso superior. El vestíbulo está techado por una bóveda de cañón corrida, y a través de él se transita hacia el santuario. Todos los pisos son de mármol blanco, posiblemente procedente de la antigua Isla de Pinos (ahora Isla de la Juventud).
La puerta de la fachada más importante, está tallada y decorada con símbolos funerarios pareados, clepsidras (3) aladas, narcisos, y en su parte superior aparecen las imágenes de búhos.

Puerta norte o principal de la Capilla. Detalles de la talla en madera.

Otras tres puertas del templo funerario que describo, se orientan hacia el sur, el este y oeste, aprovechando las perspectivas que desde ellas ofrecen los ejes viales y accesos (puertas) fundamentales en la planta de la Necrópolis.

Los altos portales, arcadas de medio punto sobre pilastras similares a las del deambulatorio interior, rodean la parte inferior del volumen octogonal ―menos su fachada norte―; es una medida de protección muy necesaria teniendo en cuenta las condiciones climáticas de Cuba.

El exterior del edificio originalmente estaba pintado de gris con resaltes de blanco sobre algunos vanos de puertas y ventanas; pero, actualmente está recubierto por color amarillo y blanco. El interior utiliza el blanco. Las cúpulas se protegen con pintura roja, especialmente compuesta para evitar la humedad.

La cruz que remata la gran cúpula está a veintiocho metros del suelo y es el punto más alto de la necrópolis; marca el límite máximo que pueden alcanzar las construcciones que rodean a la Capilla central. De tal modo, el perfil de esta ciudad funeraria monumental está presidido por su Capilla más notable, la cual es propiedad del Arzobispado de La Habana. En el año 1886 fue concluida e inaugurada oficialmente la capilla principal. Con ella se dieron por terminadas las obras esenciales del Cementerio de Colón (Puerta del norte y del sur, las rejas que cierran los accesos del este y oeste, muro perimetral, edificios de la administración al norte y sur, Osario y Capilla central).

El Vedado, “primer eslabón en la cadena de urbanizaciones o repartimiento de terrenos al oeste de La Habana” (4) aún no se acercaba a los muros perimetrales del Cementerio, sin embargo, la atracción del lugar ya se sentía por el vecindario, especialmente en ocasión de los pomposos entierros de grandes personalidades de la oligarquía colonial, y de las misas dominicales que se celebraban en la Capilla, casi siempre acompañadas por la ejecución de música religiosa, cuyos programas todavía se conservaban al inicio de los años noventas del siglo XX, cuando la autora de estas líneas se encargó de recuperar como un valioso espacio de la cultura habanera y cubana a este cementerio, declarado Monumento Nacional de la República de Cuba en el año1987.


Fuente: Cubarte.

Aclaracion:  Bajo mi propio riesgo he cambiado las fotos por otras donde hay mas iluminacion y se pueden ampliar para apreciar los detalles.  E.Alvarez.

Notas:
(1) F. Marcótegui, tuvo bajo su dirección facultativa la obra del Cementerio Cristóbal Colón desde 1875 hasta 1914. (E. Martínez M. “El Cementerio de Colón”, en: revista Arquitectura 23, julio 1955, pp. 345-347; Boletín del Obispado de La Habana, 1886.)
(2) Aruca, Lohania:  “The Cristóbal Colón Cemetery in Havana” (con separata traducida al español), en: The Journal of Decorative and Propaganda Arts, Wolfson Foundation, no. 22, Miami, 1996, pp. 36-55.
(3) clepsidra. (Del lat. clepsy̆dra,y este del gr. κλεψύδρα). f. reloj de agua.(DRAE)
(4) Weiss, J.: La Arquitectura Cubana del siglo XIX, La Habana, 1960, cap. VIII, p. 28.  Publicaciones de la Junta Nacional de Arqueología y Etnología.

miércoles, abril 16, 2014

Mujer demente que camina desnuda en Camaguey es golpeada por la policia.





 
 
Esto parece ser una fuga de los experimentos de la Seguridad del Estado Cubana sobre las personas, encaminados a que pierdan la razón y la vergüenza, soldados bajo este estado, según lo que les programen, están como hipnotizados y dispuestos a matar, dar golpes, violar y hacer cosas que una persona en su juicio no haría.

Si se fijan esta señora de Camagüey parece normal, esta como programada, va en una direccion definida, dobla , etc, pero cuando se dirigen a ella e interrumpen su programa se vuelve agresiva, eso quiere decir que esta como un zombie, bajo la influencia de algún preparado químico u ondas de ultrasonido. Por lo general las personas mas sensibles son víctimas de estos ataques, pero si aumentan la dosis, habrá muchos mas. Me imagino que esto lo emplean con los que envían ahora a Venezuela, porque no tiene explicación que cubanos reclutados del pueblo vayan a Venezuela a maltratar y a matar jóvenes estudiantes de un pueblo hermano, esa gente tiene que estar bajo la influencia de algo, narcóticos, sustancias químicas, también hay una frecuencia de ultrasonido que le hace perder la razón a las personas y manipularlas.

Por otro lado los Castro a la gente en Cuba ya los han convertido en salvajes, y los policías son sus verdugos y carceleros, ninguno de los hombres fue capaz de quitarse la camisa y cubrirla, solo se burlaban, son unos animales sin honor, ni respeto a nada.

Una evidencia mas es que en este caso los que tenían que haber socorrido a la mujer son los médicos psiquiatras en una ambulancia porque los síntomas son de una mujer enferma de los nervios y no las policías asquerosas salvajes esas que solo saben reprimir y dar golpes a personas enfermas e indefensas. Eso habla de que estos casos la que los controla es la policía. Cuba es una gran cárcel.

En Venezuela también se han dado casos similares.
 
Noticia que me llego de Cuba. 
 
 


viernes, abril 11, 2014

La batalla de Marianao.


Calle 130 y 49, lugar donde se produjo la batalla de Marianao.
 
 
La batalla de Marianao:Sin duda la batalla más importante del regimiento Goicuría, fue la que se llevó a cabo el 28 de julio de 1897 en Marianao.
 
Este combate se libró para dar un escarmiento al general Valeriano Weyler, el que había remitido un cablegrama donde explicaba al gobierno de Madrid, que en un recorrido que había efectuado por algunos poblados, con el fin de enterarse de como se encontraba el estado de la provincia, solamente existían en esta, pocos grupos de insurrectos que de ellos darían cuenta los batallones encargados en la zona.
 
El ataque a Marianao se hizo realidad pese a la muerte de Antonio Maceo, ya que la necesidad de ejecutar una acción de guerra que desmintiera las comunicaciones de Weyler al extranjero seguían cobrando fuerza y esto causaba cierta incertidumbre entre la emigración; por lo que el 28 de mayo de 1897 Baldomero Acosta recibe una comunicación que le remitió Perfecto Lacoste delegado en la Habana de la Junta Revolucionaria informándole la urgencia con que se debía ejecutar la acción de guerra.
 
Días después Lacoste y Baldomero se encuentran en la playa El Salado para comenzar la contienda escogiendo Marianao con lo que se cumplía el deseo de Maceo, además de ser el lugar idóneo para la acción ya que era una de las plazas más importantes y protegidas por el gobierno colonial, pues su posición se considera estratégica ya que a través de ella se podría lanzar un ataque hacia la Habana con mayor facilidad.

Por lo tanto consideraron que participarían en la acción el regimiento Goicuría y el de Santiago de las Vegas que estaba bajo el mando del Tte. Coronel Juan Delgado. Relata la prensa de la época que aquel día 28 de julio de 1897 a las 9:00 PM «los valerosos jefes cubanos ponían un cerco al pueblo de Marianao penetrando en el a vivas fuerzas.»

Desde que entraron en el pueblo los mambises se entabló el combate con las tropas enemigas, que sorprendidas por el inusitado encuentro se habían parapetado en las casas, en el fuerte y dirigían sus fuegos hacia los asaltantes. Pese a la resistencia de los voluntarios, el avance de las tropas mambisas fue decisivo no obstante la terrible lucha establecida por ambos contendientes.

Después de 4 horas de batalla y cumplido el objetivo de la misión se retiraron las tropas mambisas dejando en el campo varios heridos, 3 soldados muertos así como un capitán de voluntarios apellidado Hechazameta.

Los refuerzos enviados desde la capital no llegaron a tiempo, encontrándose al llegar solamente un insurrecto muerto y el escándalo, que después resonaría en la prensa de la época desmintiendo las informaciones de Weyler de que la provincia estaba pacificada.

Fuente: Historia de Cuba.

Busto de Baldomero Acosta General de la Guerra de Independencia
en Mariano.

 
 
 
 

lunes, abril 07, 2014

Lo que queda del teatro musical de La Habana.

 


Consulado y Virtudes, una esquina, donde el teatro insiste en nacer, en florecer, luchando contra derrumbes y abandonos. Primero el Alhambra, después el Musical de La Habana. Hasta esa esquina, me guiaron mis pasos, me llevo la magia de La Habana, una tarde que decidí salir a caminar y conversar.
 
Acompañado de fantasmas, andando entre ellos, recorrí gran parte de la Ciudad. A veces, aunque ellos me apremiaban a seguir, tenia que detenerme, uno pierde la costumbre de ese caminar por horas por nuestras calles. Persiguiendo balcones y sabanas blancas al aire, me vi de pronto, frente al Musical de La Habana, un teatro que en más de una época, hizo historia en La Habana. Su estado, casi en ruinas, casi me impide reconocerlo, no era así como vivía en mi memoria.
 
Recuerdo sus revistas musicales, con estampas costumbristas, sus pinceladas de humor, que intentaban criticar y comentar la actualidad; La negrita catedrática, La Mazucamba y un sinfín más.
 
De la mano de Héctor Quintero, vivió momentos de esplendor, lo fundo y guío durante años. Mi bella dama, donde Mirtha, demostró todo su potencial en el teatro musical, La Fornes en el musical y muchos espectáculos mas, que dejaron su huella, para siempre, en la historia del teatro habanero y en nosotros. El musical, como ningún otro teatro, se acercaba a nosotros, a nuestra realidad.
 
De todos los rincones de La Habana, acudía su público, convocado por el arte y el buen hacer. Nos burlábamos de guaguas llenas y apagones y nos reuníamos a su convocatoria y embrujo, seguros de pasar un buen rato, de ver algo diferente; nuestro. Si el Lorca, nos ayudaba a evadirnos y a soñar con mundos desconocidos, El musical, nos llevaba por las calles habaneras, con el, entrábamos a solares, y cafeterías, recorríamos nuestra ciudad.
 
 
Ver El teatro musical de La Habana, en ese estado, casi me deprime. Un buen y querido fantasma tuvo que darme una palmada en la espalda y decirme; que pasa, acaso no has visto cosas peores? Esto tiene solución, hay otros sitios, que nunca mas volverán a existir. Me tomo de la mano y me llevo al interior del teatro. La portero, me dijo, no puede hacer fotos, mi amigo fantasma, tomo la cámara; total a mi no pueden verme, me dijo, reímos juntos.
 
 
Allí, en medio del abandono total, como flores vencedoras, entre escombros y abandonos, ensayaba un grupo de jóvenes. No todo esta perdido, me dijó mi amigo,ellos, harán el milagro! Me dio un abrazo y desapareció, rumbo a la eternidad, donde habita. A esos jóvenes, no les importaba el estado ruinoso y de abandono del lugar, ensayaban entre risas, miraban al futuro con ojos de juventud, confiados y seguros que, nada es imposible.
 
Se que el teatro musical de La Habana, algún día, renacerá de sus ruinas, tal vez yo no asista a su función de apertura, iré a otras. Muchos, de una forma u otra estaremos presentes, de la mano de fantasmas o siendo uno de ellos. Evocaremos funciones pasadas y entre aplausos y recuerdos, nos fundiremos con esa juventud, que a pesar de ruinas y escombros, abandonos y negaciones, con solo existir;asegura el futuro!
 
Fuente:  Leonel Menendez.

martes, abril 01, 2014

La olvidada estatua de Ubre Blanca.



Ubre Blanca era la famosa vaca que en los años 80 habitaba en la Isla de la Juventud.  Descendía de un semental Holstein de origen local y de una vaca mestiza. 
                          
Batió varios record mundiales de producción de leche.  Produjo 109.5 litros (241 libras) de leche en un solo día de Enero de 1982; más de cuatro veces la producción de una vaca típica. También produjo 24 268.9 litros de leche; casi (55090 libras en 2.27 libras por litro) en 305 días, (un periodo de lactancia) que terminaba en Febrero de 1982.  El rendimiento diario de producción de leche de Ubre Blanca con tres ordeños fue de 110.9 kg.  Ambas hazañas fueron reconocidas en libro de Records Guinness.

En el año 1985, Ubre Blanca era sacrificada aproximadamente a la edad de 13 años (desconocida con exactitud la edad).  Tras su muerte algunos de sus tejidos fueron congelados con la intención de producir cuando fuera científicamente posible una nueva variedad de vacas capaces de producer 100 litros de leche al dia.
El cuerpo de Ubre Blanca fue trabajado por taxidermistas que una vez terminado fue colocado en una urna de cristal con clima controlado.

Se encuentra ubicado en la entrada del Centro Nacional de Salud de los Ganados, a 10 millas de La Habana, donde todavía permanece.

Ubre Blanca fue honrada por los pobladores de la Isla de la Juventud, que erigió una estatua de mármol blanco en su nombre.

Mas tarde se decidio hacer una escultura y despues de varios años de terminada las autoridades no habían decidido aún donde colocarla, si la ponían en la entrada del aeropuerto, en una plaza pública o en su lugar de origen. Los escultores estaban desesperados porque le quitaran la estatua del taller porque les ocupaba mucho espacio. Desde entonces tuve la idea de hacer el documental, porque esta vaca podía convertirse en un símbolo, en una metáfora de una realidad enajenada. Enajenación que aun hoy, sigue representada oficialmente en el culto al héroe subido en su pedestal, aunque a sus pies haya un latón de basura desbordándose, pero siempre en el encuadre solo aparece el héroe y el pedestal”.