lunes, septiembre 08, 2014

El Rey del oro blanco. Cuba.





Julio Lobo (1898-1983) fue un poderoso comerciante de azúcar cubano y un financiero. Desde finales de los años 1930 a 1960.

Cuando salió de Cuba al exilio, Lobo fue considerado el corredor de azúcar más poderoso en el mundo. En el momento del inicio del regimen Castrista en 1959, la fortuna de Lobo se estimó en cerca de $ 200 millones.

Se incluyen 14 ingenios azucareros, más de 300,00 hectáreas de tierra, un banco, una compañía de seguros, y oficinas en La Habana, Nueva York, Londres, Madrid y Manila.

Lobo nació de padres judíos en Venezuela, al año de nacido llegó a Cuba, y creció en La Habana, en su juventud estudió en los Estados Unidos. Posteriormente se casó con una antigua familia aristocrática cubana, de apellido Montalvo.

Eventualmente él heredó el negocio de comercio de su padre y lo convirtió en empresa de comercio de azúcar más grande del mundo. Un renombrado conocedor de arte.
Lobo también adquirió la mayor colección de memorabilia Napoleónicas fuera de Francia (el gobierno de Fidel se apodero de la colección que se encuentra hoy en La Habana, en la antigua casa de Orestes Ferrara, llamado Museo Napoleónico).

Lobo murió en Madrid en 1983, y está enterrado en la Catedral de La Almudena al lado del Palacio Real en España.