martes, abril 01, 2014

La olvidada estatua de Ubre Blanca.



Ubre Blanca era la famosa vaca que en los años 80 habitaba en la Isla de la Juventud.  Descendía de un semental Holstein de origen local y de una vaca mestiza. 
                          
Batió varios record mundiales de producción de leche.  Produjo 109.5 litros (241 libras) de leche en un solo día de Enero de 1982; más de cuatro veces la producción de una vaca típica. También produjo 24 268.9 litros de leche; casi (55090 libras en 2.27 libras por litro) en 305 días, (un periodo de lactancia) que terminaba en Febrero de 1982.  El rendimiento diario de producción de leche de Ubre Blanca con tres ordeños fue de 110.9 kg.  Ambas hazañas fueron reconocidas en libro de Records Guinness.

En el año 1985, Ubre Blanca era sacrificada aproximadamente a la edad de 13 años (desconocida con exactitud la edad).  Tras su muerte algunos de sus tejidos fueron congelados con la intención de producir cuando fuera científicamente posible una nueva variedad de vacas capaces de producer 100 litros de leche al dia.
El cuerpo de Ubre Blanca fue trabajado por taxidermistas que una vez terminado fue colocado en una urna de cristal con clima controlado.

Se encuentra ubicado en la entrada del Centro Nacional de Salud de los Ganados, a 10 millas de La Habana, donde todavía permanece.

Ubre Blanca fue honrada por los pobladores de la Isla de la Juventud, que erigió una estatua de mármol blanco en su nombre.

Mas tarde se decidio hacer una escultura y despues de varios años de terminada las autoridades no habían decidido aún donde colocarla, si la ponían en la entrada del aeropuerto, en una plaza pública o en su lugar de origen. Los escultores estaban desesperados porque le quitaran la estatua del taller porque les ocupaba mucho espacio. Desde entonces tuve la idea de hacer el documental, porque esta vaca podía convertirse en un símbolo, en una metáfora de una realidad enajenada. Enajenación que aun hoy, sigue representada oficialmente en el culto al héroe subido en su pedestal, aunque a sus pies haya un latón de basura desbordándose, pero siempre en el encuadre solo aparece el héroe y el pedestal”.