sábado, agosto 31, 2013

Nace en Villa Clara la tercera calabaza más grande Cuba

 
 
Por Mercedes Rodríguez García.
Foto: Ramón Barreras Valdés.

Una calabaza de 71 libras de peso, recogida en la finca La Nigua, localidad de Hatillo, a 11 kilómetros de Santa Clara, provincia Villa Clara, puede considerarse la tercera más grande entre las reportadas en Cuba, desde 2006 a la fecha.

Con 60 cm de altura y 121cm de diámetro en su parte más ancha, esta cucurbitácea forma parte de la cosecha del pequeño agricultor Jorge Luis Cruz Conde. De acuerdo con la tabla ideal de peso y talla humanos, su peso equivale al de un niño de 10 años de edad, y su talla, a uno de tres meses de nacido. 

Creció oculta entre la yerba y, pese a su tamaño, no la detectó hasta que tropezó con ella: «No escogí las semillas por sus condiciones genéticas, ni variedad específica, las había de todo tipo; pero la humedad constante y calidad de la tierra, con gran cantidad de materia orgánica, debe haber favorecido el desarrollo», expresó con certeza absoluta Jorge Luis, campesino de 48 años.
Cuba posee tradición en la cosecha de grandes calabazas. Una de estas, con 84 libras, 67 centímetros de largo y 1, 25 de diámetro, lograda en una finca cercana al río Agabama, en la provincia espirituana. Otros ejemplares dieron de qué hablar con 57 libras en la región de Piedra Redonda, Holguín, y con 46 libras y más de un metro de largo en el Reparto Siboney, en el municipio capitalino de Playa, en 2006. 

Las calabazas de mayores dimensiones crecieron en Isla de la Juventud (130 libras) y Sancti Spítirus (112 libras). Una de mil 806 libras, el estado de Wisconsin, EEUU, entró en el Libro Guinness como el ejemplar más grande del mundo. Todas en el 2012.

EL MURCIÉLAGO DEL RON BACARDI.




El emblema del Murciélago de BACARDI figura en las etiquetas de todos los productos que llevan el nombre de la familia Bacardi. De acuerdo con la tradición familiar, su origen se remonta a 1862, año en que la esposa de Don Facundo, Doña Amalia Lucía Victoria Moreau, propuso utilizar el Murciélago como marca de fábrica del nuevo ron.

Al entrar en la primera destilería de Bacardi, Amalia observó que en el techo vivía una colonia de murciélagos herbívoros. Los murciélagos tenían un gran significado en el mundo de Doña Amalia. Amante de las artes, sabía que para los Taínos, los ya desaparecidos pobladores originales de Cuba, los murciélagos eran poseedores de todos los bienes culturales. Y sabía que, entre la población local, estaba extendida la creencia de que los murciélagos traían salud, fortuna y unidad familiar.

Su propuesta era también realista y pragmática. Debido al alto nivel de analfabetismo en el siglo XIX, un producto necesitaba un logotipo -una marca de fábrica- fácilmente recordable para poder ser identificado y venderse.

Muy pronto se difundieron por toda Cuba las noticias sobre los nuevos rones madurados con carbón vegetal de Don Facundo: los rones cuidadosamente envejecidos, generosos, oscuros, gratos al paladar, y un nuevo y milagroso ron ligero que era suave, civilizado y sorprendentemente bebible. Pero la mitología del murciélago también ayudó. La noticia del Murciélago de Don Facundo se propagó paralelamente a la fama de sus rones suaves. El Murciélago -como dieron fe los cronistas locales- confirió a su ron buena fortuna y poderes mágicos añadidos.

Hoy, el Murciélago de BACARDI es una figura bienvenida en los más de 170 países del mundo entero en donde se disfruta del ron BACARDI. Está claro que la fórmula exclusiva de Don Facundo, la maduración con carbón vegetal, y los procesos de envejecimiento son los que proporcionan al ron BACARDI su calidad superior y su excelente suavidad. No obstante, con el Murciélago como marca de fábrica, los rones han seguido incrementando la fortuna de la Compañía, llevándola a nuevas cimas. 


Deje que el Murciélago le cuente su propia historia >>

    Aunque fue hace más de un siglo, todavía recuerdo aquel decisivo día de 1862. Estaba pasando las horas más calurosas de la jornada en una vieja destilería de Santiago de Cuba cuando, de repente, una linterna me deslumbró. Se trataba de Don Facundo y Doña Amalia Bacardi, que inspeccionaban su nueva adquisición.


Oiga la historia en boca del propio Murciélago:

Doña Amalia, mujer culta y amante del folklore, sabía que los murciélagos teníamos un gran significado en muchos países. Sabía que soy un símbolo de la buena salud, la buena fortuna y, sobre todo, la unidad familiar. Doña Amalia convenció a Don Facundo de que yo debería convertirme en la marca de fábrica de su nuevo ron y en un símbolo de la familia. Muy pronto se difundió por toda Cuba la noticia de que Don Facundo Bacardi había creado un nuevo y milagroso ron ligero y cuidadosamente envejecido, grato al paladar, madurado con carbón vegetal. Todavía hay personas que creen que yo confiero poderes mágicos a ambos. La gente empezó a preguntar a Don Facundo por el Ron del Murciélago. "El del Murciélago", decían. Hoy, si se fija, me verá en cada etiqueta de ron BACARDI. Estoy seguro que mi viejo amigo, Don Facundo, estaría orgulloso del éxito de su creación. En la actualidad, sus descendientes siguen destilando y mezclando los rones BACARDI según la fórmula secreta que él inventó. Y yo estoy orgulloso de ser reconocido en los 170 países donde gentes de toda condición disfrutan de la excelencia sin paliativos de los rones BACARDI. Tras mis comienzos humildes en el techo de la primera destilería de Bacardi, es para mí un gran orgullo y honor seguir representando a BACARDI: los grandes rones del mundo desde 1862."

Información recogida en bacardi.com


viernes, agosto 30, 2013

La mujer más pequeña de Cuba mide 68 cms. Video.



María Bárbara Barroso Hernández, de la provincia de Pinar del Río, en Cuba, es la mujer más pequeña del país y está reconocida como una de las tres más diminutas del mundo. Su estatura es de 68 centímetros.

“Yo veo el futuro de la vida, en seguir ayudando a las personas, mientras esté en mis manos. En estos momentos no desearía crecer, porque me siento bien así, me siento bien con mi tamaño, desde mi altura el mundo se ve maravilloso, inmenso, es como meñique frente al gigante, no le tengo miedo a nada, no importa que las cosas sean grandes, siempre y cuando uno tenga la fuerza de voluntad para saber enfrentarlas.”

Si no puedes ver el video te dejo el link.
 
 

 

lunes, agosto 26, 2013

La primera interprete de Cecilica Valdes no era cubana.



Elisa Altamirano, nació en México en 1909. Desde muy joven se entregó al arte. Con solo 17 años  integró como bailarina un espectáculo presentado en Estados Unidos por su tío el  director de orquesta Miguel Lerdo Tejada. Dos años después —ya de primera figura— formó parte de la compañía que trajo al  Teatro Martí de La Habana, el empresario mexicano José (Pepe) Campillo. Su debut tuvo lugar el 6 de diciembre de 1927 con  la zarzuela mexicana “La Terciopelo”. (L.: Humberto Galindo / M.: Emilio Uranga). Determinó permanecer en la Isla.

Se incorporó a la nómina del Martí y el 7 de abril de 1928 hizo su presentación en la zarzuela española con las obras “Las corsarias” y “Las musas Latinas”. El 30 de noviembre de ese año incursionó, por primera vez, en el arte lírico cubano en ocasión del estreno en el Regina, de la zarzuela “La virgen morena”. (L.: Aurelio G. Riancho / M.: Eliseo Grenet). Actuó también en el Actualidades y el  Payret.

Entre  el 27 de junio y julio de 1930 se presentó en el teatro Roxy, de Nueva York, cantando a dúo con  el tenor cubano Adolfo Utrera “María la O” del maestro Ernesto Lecuona.

El 26 de marzo de 1932 se estrenó en el Teatro Martí de La Habana la zarzuela “Cecilia Valdés” del compositor Gonzalo Roig  con libreto de Agustín Rodríguez y José Sánchez Arcilla en una adaptación de la novela de Cirilo Villaverde.

La soprano mexicana Elisa Altamirano  interpretó el rol principal de Cecilia junto a Miguel de Grandy como Leonardo, Consuelo Novoa: Dolores Santacruz , Juanita Zozaya: Isabel y  Julio Gallo: José Dolores Pimienta.

Se destacan entre sus números musicales: la Salida de Cecilia "Si. Yo soy Cecilia Valdés" y el Tango congo "Po, po, po"

Alcanzó un éxito extraordinario en su estreno, prolongándose durante 3 meses ininterrumpidos  en el Teatro Martí; está considerada como la obra cumbre del teatro lírico cubano.

Retornó a México, donde se rencontró en 1934 con Lecuona, quien le propició algunas actuaciones en la  temporada lírica del Iris. Participó en el filme mexicano “La mujer del puerto” (1934), directores: Arcady Boytler y Raphael J. Sevilla      

 

miércoles, agosto 21, 2013

La Manjua. Receta de Manjua frita.

 
 
La manjua es un Pez teleósteo del suborden de los Fisóstomos, de unos diez centímetros de longitud, de color plateado y boca muy abierta, que forma grandes bancos.  Se utiliza tambien como cebo para atraer a los pargos que al morder la carnada son pescados.

Manjua tambien se le dice en Cuba en lenguaje coloquial a las chicas flacas.
 
 
Receta de Manjua frita.
 
 
 
1 kg de manjuas
1 cabeza de ajo
0,5 l de aceite de oliva
0,5 l de aceite de colza
200 g de harina de trigo
2 limones criollos
pimienta blanca molida
sal
papel absorbente
 
Salpimentar las manjuas y pasarlas por la harina.
Calentar la mezcla de aceites en un recipiente profundo, con los dientes de ajos sueltos pero sin pelar. Comenzar a freír cuando el aceite esté caliente. No llenar todo el recipiente para poder sacar las piezas sin que se peguen unas con otras. Colocar en un colador y seguido sobre papel absorbente. Servir con el limón criollo.
 
Recomendaciones
Uso una mezcla de aceites para lograr un resultado más neutral en cuanto a sabor y a su vez uso colza por su gran contenido de Omega 3.
Los ajos no se deben pelar, solo separar los dientes. De esta forma el aceite recibe el perfume del ajo sin que se queme.
Es importante freír con el aceite bien caliente y no todo el pescado a la vez.


lunes, agosto 19, 2013

Historia de la frita cubana. Receta.

 


Por: Engie Alvarez.


La frita siempre formó parte del menú de los cubanos que paseaban por barrios y calles de las distintas provincias cubanas y fundamentalmente de La Habana.  Era barata, asi que se hacia común observar muchas personas alrededor de los puestos en el desayuno, merienda, almuerzo o comida.

El carrito tenía un balón o bala de gas cilíndrico a su costado y esto estaba conectado a una especie de cocina donde se cocinaban las fritas.

Algunos lograban conectarse con alguna fuente eléctrica y tenían  una buena iluminación. En cambio, otros se valían  de la luz del portal del comercio donde se ubicaban. El fritero ( así se le llamaba al que estaba al frente del puesto de frita ) era casi siempre el propietario del carrito y eran muy hábiles  para la preparación  de las diferentes ofertas.

Un olor cárnico le precedía y anunciaba las apetitosas fritas: suaves panecillos redondos a los que se ponía en el interior una ligera película de pasta de tomate y la poderosa mixtura frita de carne picada de vaca con chorizo y diversas especias.

En la esquina de Zapata y A, en el Vedado, fue la cuna del primer puesto de fritas que vio la luz, y de allí se mudó a Paseo y Zapata. Al gallego Sebastián Carro, inicialmente carbonero, se le encendió la chispa al aparecer el gas como combustible doméstico en sustitución del carbón. Parece ser que decidió mejorarse la vida dejando de lado tanto tizne y apostarlo todo por los cucharones y las freidoras, ganándose así la paternidad de la frita.

Quizás ni él mismo sabía que estaba haciéndole espacio a la que se erigiría en reina de la gastronomía cubana de timbiriches, desplazando incluso a los famosos hot dogs y hasta a los tamales. Solo el café con leche le disputaba el sitial de honor.

El secreto del sabor era la manteca con pimentón que le agregaban al picadillo. Dicha manteca provenía de las latas de chorizo, ya sin el embutido, que los bodegueros vendían a los friteros.
Ilustres figuras, incluso foráneas, atestiguan del lugar que ocupaba en la vida cubana este alimento. Tanto es así que Federico García Lorca, en su visita a nuestra capital en marzo de 1930 –según escribió el Doctor Emilio Roig de Leuchsenring, historiador de La Habana–, a las puertas de la madrugada frecuentaba bares y cafés, acompañado por su paisano musicólogo Adolfo Salazar, y terminaba sus noches en «las fritas de Marianao.

Fritas Cubanas  (tradicional)

Ingredientes:
 
1 libra de carne de res molida (como variente puede usar mitad carne de res y la otra mitad de cualquier tipo de embutidos, jamonada o cualquier otro deribado de la carne).
1 cucharada de cebollas picada pequena
3 dientes de ajo triturados
1 cucharada de pimenton
2 cucharaditas de sal (si uso 50% de embutidos, use solo una cucharadita de sal)
1/4 cucharadita de pimienta molida
1/4 cucharadita de comino
1/4 cucharadita de oregano
1 cucharada de mostaza.
 
Procedimientos:
 
Mezcle la carne molida con los ingredientes. Unalo todo bien y dele forma de bolitas que luego se aplastan con la mano, para formar la frita, (Debe salir 16). Si las va usar el mismo dia, dejelas reposar en el refrigerador por lo menos 2 horas, para que todos los ingredientes impregnen bien la carne. Si no desea cocinarlas todas el mismo dia, puede guardarlas en el congelador envueltas en papel encerado o un nylon. Ponga un pedazo de papel y nylon entre una y otra para que no se peguen. descongelelas parcialmente antes de freirlas o cocinelas congeladas a fuego lento para que no se quemen.
Para cocinar las fritas  unte la salten con una pequeña cantidad de grasa, dorelas por un lado y otro hasta que esten cocinadas.
Sirvalas dentro de un pan con mostaza, salsa de tomate y papas fritas bien finitas estilo juliana. Da para 16 raciones
Si le gusta puede agregarle cebolla.

Otra Receta.

Se pica la carne de res junto con el ajo, el chorizo tierno, el pimiento verde, la cebolla, pimentón dulce, comino, pimienta negra, sal, harina y galleta molida. Se reduce todo en el vaso de la picadora, hasta obtener una pasta uniforme y se forman albondiguillas compactas -bolitas- de 2 onzas.
En la plancha, se pasan las piezas, vuelta y vuelta, dándoles la forma habitual de las hamburguesas, luego se frien en abundante aceite durante un minuto.  Se sacan y se pasan de nuevo por la plancha, eliminando el exceso de grasa.

Calentamos ligeramente los panecillos abiertos en la plancha. En una de las mitades del pan untamos ketchup y colocamos la carne. Sobre ésta se añade cebolla picada y papa cortada a la Juliana frita. Se cubre con la otra parte del pan y se presiona.

 
 
 
 

El zapateo cubano.



Baile cubano de origen español.

Surgido en las zonas rurales, se cree que, ya desde 1550, los primeros colonizadores empezaron a desarrollar una afición por bailes que tenían como principal atractivo el arrastrado de los pies o zapateado, de posible procedencia andaluza, que se encuentra en algunas danzas de influencia celta en Europa. Otros historiadores e investigadores le atribuyen una raíz canaria.
 
Los primeros indicios de la aparición del zapateo datan de principios del siglo XVIII, aunque no es hasta la segunda mitad del siglo XIX que alcanza su auge, para mantenerse vigente hasta las primeras dos décadas del siglo XX, cuando se convierte en un baile histórico del acervo cultural cubano, aunque aún se baila en regiones campesinas de Cuba.
 
El zapateo es un baile de pareja suelta, que se apoya en la música en compás de seis por ocho, el canto y el palmeo de los participantes. La mujer se mantiene erguida y sostiene su delantal o falda con ambas manos; el hombre se inclina ligeramente hacia delante con los brazos cruzados por detrás a la altura de las caderas, de modo que simula perseguir el cuerpo de la compañera con su cabeza, como hace el gallo con la gallina durante el cortejo nupcial. Ella lo provoca y él culmina el baile colocándole su sombrero en la cabeza o su pañuelo sobre los hombros.
 
La característica más notable del baile del zapateo es el juego de los pies, con la alternancia de la punta y el tacón para llevar el ritmo, paso básico que le da nombre al baile. El hombre gira alrededor de la mujer, quien trata de no darle las espaldas, por lo que ella va girando sobre su propio eje, acentuando el galanteo masculino y la coquetería femenina. Los dibujos coreográficos son libres y espontáneos, y se presentan otros pasos conocidos como escobillado y floreo, el último de los cuales puede realizarse, por igual, con rapidez o lentamente.
 
Según Caridad Santos Gracia y Nieves de Armas Rigal, aún se conservan «tres modalidades regionales en la forma de interpretar este baile: la de Majagua, provincia de Ciego de Ávila; la de Najasa, provincia de Camagüey, y la de la Ciudad de Holguín», pero todas tienen similitudes en los pasos y las posiciones.
 
 
                                                  Baile      (comienza en el minuto 0:40)
 
 
Zapateo cubano por Rene Touzet y su orquesta.
 

domingo, agosto 18, 2013

Helados Guarina, fotos.

 
 
La fábrica Guarina que producía mantequilla y helados. Los sabores mas comunes eran mantecado, chocolate, fresa, caramelo, rizado de chocolate o fresa y, a veces, mantecado abizcochado (o sea, mantecado con galletas de Maria molidas). Los bocaditos y paleticas valian 15 quilos cada uno y se vendian en paquetes de 20 por $3 pesos. Las pintas costaban 50 quilos cada una y venian en paquetes de 6 por $3 pesos. Los galones valian $4 pesos cada uno y los vasitos valian 10 quilos cada uno y venian en paquetes de 20 por $2 pesos. A veces tenian coco glace que creo que valian 50 o 70 quilos cada uno.
 
Los carritos de los heladeros estaban ahí, en la esquina, invitando, con el sonido de las campanillas, no sólo a los muchachos, sino a todos, a probar cualquier especial del frío cargamento... Por todas partes de la ciudad, los carritos de los heladeros cruzaban en las noches calurosas por calles y avenidas, ofreciendo su tan popular y barata mercancía. En verano, los helados de todos los sabores estaban a la disposición de los clientes''.
 
 
 


                       vendedor de helado Guarina con su carro iba aromatizando el ambiente

 
                             Lo que queda de la Fabrica de Helados Guarina, Luyano, Habana.

martes, agosto 13, 2013

LOS QUE COMUNIZARON EL DEPORTE EN LA CUBA REVOLUCIONARIA -1961

 

Por:  Manuel Prieres.
 
El 12 de enero de 1959 Fidel Castro nombra al capitán Felipe Guerra Matos Director de Deportes-Revolucionarios: “Vamos a hacer de los cubanos un pueblo Espartano”- le confió Fidel Castro a Matos.

El mismo Felipe Guerra Matos quien después sería uno de los tenebrosos jefes directores de las UMAP (Unidades Militares de Ayuda de la Producción). Las UMAP: Campos de Reconcentración donde se practicarí...a todo tipo de atrocidades contra jóvenes cubanos recluídos.

En febrero de 1961 se promulga la Ley No. 936, donde se hace obligatoria la Educación Física en las Escuelas del país con la consigna revolucionaria de “Listos Para Vencer” (LPV). Como igualmente en los centros de trabajos serán decretados “Los Fisminutos” (5 minutos de ejercicios en la mejor tradición de la China de Mao Tse Tung).

Pudiera decirse, asimismo, que desde sus inicios el llamado Deporte Revolucionario fue apadrinado por militares guerrilleros como Fidel y Raúl Castro, Juan Almeida y Ernesto “Che” Guevara, quien –a su vez- este argentino comunista nombró al Dr. Raúl Mazorra Director de la Medicina Deportva.

José Llanusa es designado por Fidel Castro Director del recien creado el INDER (Instituto Nacional de Deporte y Recreación), a la vez que rápidamente son importados técnicos en deporte del llamado Campo Socialista, mientras el profesionalismo es denostado y prohibido en Cuba.

De esta manera tan temprano como 1961, Cuba comunista comienza a utilizar el Deporte como ARMA propagandística y de agenda, sacralizando la más pura y legítima intención del desarrollo físico y mental del individuo en su realización integral, así como la tergiversación de ese elevado juicio ateniense de “en cuerpo sano, mente sana”.
Ver más

viernes, agosto 09, 2013

Agosto 10. 1960- Un dia como hoy Agosto 10. Compañías norteamericanas robadas por la dictadura cubana



1960- Un dia como hoy Agosto 10.  El pueblo de La Habana y otras ciudades participa masivamente en los entierros simbólicos de las compañías norteamericanas robadas por la dictadura cuatro días antes. Prohibido olvidar.

nacionalizaciones a 26 empresas norteamericanas que operaban en la Isla.

Desde horas tempranas del 7 de agosto de 1960, numerosas personas se concentraron ante el edificio de la Cuban Telephone Company, en la capitalina calle Dragones.

Armado de una escalera, un obrero retiraba todo letrero alusivo a la transnacional. Otros trabajadores despojaban a las paredes de los afiches de Tonito Rin-rin, logo utilizado para la publicidad por esa firma, cuyos “restos” eran velados en el lobby. En la calle, ciudadanos portaban cartelones: “Tonito Rin-rin, se llamaba“, “Murió Tonito, pero nació Liborito”. 

A esa misma hora, en el edificio principal de la Cuban Electric Company (Cubaneleco), ubicado en la calle Carlos III, funcionarios del Gobierno Revolucionario hacían efectiva la nacionalización.
Irónicamente, desde las puertas de vidrio que custodiaban la entrada, el logo de esta trasnacional, un bombillo risueño y con casco llamado K-Listo Kilowatt, continuaba sonriendo. 

Ante el Palacio de los Trabajadores, sede de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), se congregó un mar de pueblo.

Varios ataúdes que representaban a diversos monopolios expropiados, a los que seguían actores y actrices disfrazados de llorosas viudas, fueron cargados en hombros y en estruendosa pachanga la muchedumbre enrumbó a Carlos III, continuó por Reina, Prado —en el Capitolio aguardaba otra multitud—, hasta Malecón, a gritos de “1, 2, 3 y 4. Hay Fidel pa’ rato… 5, 6, 7 y 8, Eisenhower, viejo chocho”.

Una estentórea voz iba mencionando cada una de las compañías norteamericanas robadas: “EssoUnited Fruit CompanyTexacoManatí Sugar Company” y un coro gigantesco le replicaba: “Se llamaba”. En el embarcadero del Castillo de la Punta, se arrojaron los féretros al agua.





 
 
Del local de la expropiada Cuban Telephone Company sus
empleados sacan en hombros el ataúd de Tonito Rin-rin, logo
y símbolo de la transnacional.
 
 
 
 
 
 

El Himno de Asturias fue compuesto por un cubano.


 
“Asturias patria querida” fue compuesta por un cubano.
 
 

El titular tiene mala maña, porque su autor era mulato. En aras a la verdad el titular correcto es: Asturias patria querida fue compuesta por el mulato Ignacio Piñeiro o bien: Un mulato cubano, hijo de un asturiano,  compuso en 1926 el himno de Asturias.

Para cualquier aficionado a la música el titular debería decir: Ignacio Piñeiro, pionero de la rumba y el son, compuso Asturias patria querida en 1926.

Incluso el aficionado a la música clásica (sección siglo XX) también tendría su titular. Ignacio Piñeiro, al que George Gershwin copió el motivo de Échale salsita en su Cuban Overture de 1932, compuso el himno de Asturias en 1926.

El himno de Asturias “Asturias patria querida” fue compuesto en  1926 por Ignacio Piñeiro, cubano, fundador del Septeto Nacional. Pionero del son y una de las personalidades sobre las que se asienta el nuevo lenguaje de la música latina.

Desde el punto de vista anglosajón, no hay duda, Piñeiro era tan negro como Bob Marley. Desde nuestra perspectiva (digamos…¿católica?) era mulato, su padre, Marcelino Rodríguez, era un asturiano de la zona de Grado.

La revelación sobre la autoría de la canción la realizó el folklorista Fernando de la Puente en 2006 en el III congreso mundial de Asturianía.

Hay que decir que De la Puente no alcanza a comprender la dimensión de la figura de Ignacio Piñeiro en la música cubana. Le interesa más la perspectiva asturiana que la cubana y eso provoca algunas omisiones que resulta preciso aclarar. También asegura que la melodía procede de Polonia que llegó a Asturias de la mano de mineros polacos de la zona de Silesia.

De la Puente asegura que el himno nació en 1926 en La Habana, que Ignacio Piñeiro la presentaba en sus actuaciones en la Habana. En una época  en la que su padre regresó a España. Esa primera versión, que no fue grabada por Piñeiro, parece la génesis del actual himno asturiano:

Asturias, Patria querida,
Asturias de mis amores;
¡quién estuviera en Asturias
en todas las ocasiones!
Tengo de subir al árbol,
tengo de coger la flor,
y dársela a mi morena
que la ponga en el balcón,
Que la ponga en el balcón,
que la deje de poner,
tengo de subir al árbol
y la flor he de coger.

Piñeiro viajó a España en 1929 con su grupo, el Septeto Nacional, para actuar en la Expo Iberoamericana de Sevilla. Intenta visitar a su padre, pero descubre que ha muerto, entonces hace una nueva letra después de cruzar Asturias “y tocar en Oviedo, Cangas de Narcea y Grado” según Fernando de la Puente.

En Madrid el 3 de octubre graba la segunda versión del “Asturias patria querida” se trata de una versión en clave de son con una letra tirando a cursi:

“Alma sensible,
Casta pureza,
Todo es Amor,
Es la mujer asturiana,
Con su cáliz de dulzura,
De la grandiosa natura,
La hizo dueña de amor,
Con la ternura,
con la virtud,
De diosa.
Estribillo:
Asturias patria querida,
A ti consagro mi vida”.

Según el folklorista en esta segunda versión ya conoce Asturias y es un canto de tristeza por la muerte de su padre. Es un son que no tiene relación ni en la melodía ni en la letra con la que todos conocemos, sólo coincide en el verso “Asturias patria querida”. Ésta será la versión que queda registrada en la Habana en 1930, la misma que había grabado en Madrid.

Sin embargo, la canción original había vuelto a Asturias gracias a los emigrantes. Parece que es esa canción original la que da lugar a la versión revolucionaria (en la que unos versos son sustituidos por otros) que cantan los mineros asturianos durante la revolución de 1934 (que fue duramente represariada por Franco).

Asturias, tierra bravía,
Asturias, de luchadores;
no hay otra como mi Asturias
para las revoluciones.

Tengo que bajar a Oviedo
empuñando mi fusil
y morirme disparando
contra la guardia civil;
Contra la guardia civil
y los cobardes de Asalto;
tengo que bajar a Oviedo
y morirme disparando.
Los obreros, en Asturias,
demostraron su heroísmo
venciendo a la clerigalla
y al feroz capitalismo

Asturias, tierra bravía,
Asturias, de luchadores;
no hay otra como mi Asturias
para las revoluciones.

Los de Lerroux y la CEDA
son los verdugos de España,
los que roban las conquistas
del obrero que trabaja

La canción original pasa a la clandestinidad y a las tabernas. Fue rescatada en 1958 cuando Dionisio de la Huerta exhortó a los asistentes a la fiesta del descenso del Sella “a cantar con toda el alma el “Asturias patria querida””. En 1984 la composición de Piñeiro se convierte en el himno de Asturias sin autoría conocida.

Próximo capítulo: ¡exclusiva! Asturias patria querida es un guaguancó.
Donde se explica cómo Ignacio Piñeiro es uno de los grandes creadores de la música negra universal y cómo Asturias patria querida tiene forma de guaguancó.


Ignacio Piñeiro es el autor de “Asturias Patria querida” (segunda parte)

Ignacio Piñeiro (La Habana 1888-1969) nació en el barrio de Jesús María, era un niño cuando su familia cambia al barrio de Pueblo Nuevo. En ambos casos son barrios de negros en los que han crecido grandes rumberos.

Apuntes sociológicos sobre los negros en Cuba.

La cultura negra en Cuba se transmite generación a generación gracias a los Cabildos (sociedades de apoyo mutuo que, en teoría, servían de punto de encuentro y ayuda entre los descendientes de esclavos del mismo origen y/o lengua). Los Cabildos de los que ha quedado memoria escrita se legalizaron en la época de “tiempo España” (es decir anterior a la independencia de 1898). Y su función visible era la de organizar las comparsas de carnaval (como se sabe en el tiempo de la colonia, la festividad de reyes se consagró la tradición de que los esclavos desfilaran con sus cantos y sus tambores).

La otra organización que era posible encontrar en un barrio negro era la de los abakuás (también llamados ñáñigos) y eran sociedades secretas exclusivamente masculinas que llegaron a dominar sectores como los estibadores del puerto de La Habana. Ignacio Piñeiro se hizo ñáñigo desde muy joven. Eso significa que recibió la memoria de determinados toques percusivos que habían viajado desde África y se habían mantenido en Cuba de modo que algunas tradiciones llegan de Africa y son modificadas en Cuba.

Sin embargo dificilmente encontraremos en Africa la variedad rítmica presente en Cuba. Sabemos que Africa fue esquilmada por la esclavitud. Supongamos que en una aldea existian uno o varios griots (especialiados en cantar las historias de la tribu) y varios intérpretes de tambor) si tras su secuestro y envio al nuevo mundo eran conducidos a:

1) Las colonias protestantes (anglosajonas) fueron despojados de sus instrumentos musicales, su lengua, sus dioses y cualquier tipo de creencia. Tabla rasa. Cuando se les dejó cantar en la iglesia fue en inglés y a un nuevo Dios.

2) Las colonias católicas (españolas y portuguesas). El maltrato, la mortalidad y la explotación eran similiares y tan infames como en el  caso anglosajón. Pero el empeño de los clérigos en convertirles a la verdadera religión hizo que, para explicar a Dios, a la Virgen y a todos los santos buscaran en la memoria de aquellos desdichados que aún no conocían el monoteismo (excepción hecha de los que habían sido islamizados).

Los misioneros predicaban la existencia de un sólo Dios verdadero pero se encontraron con seres politeistas que encontraron en la abundancia de virgenes y santos, el refugio perfecto para sus creencias y con ellas sus cantos y sus bailes. Construyeron nuevos tambores, las congas o tumbadoras nacieron a semejanza de los toneles de vino y los bongoés de los recipientes de aceitunas. El que desfilaran la fiesta de reyes con sus instrumentos permitió su reconstrucción cultural y establecer una pauta de adaptación frente a una situación agresiva. Ser negro en Cuba en el siglo XIX significaba que tú o tus padres había sido secuestrados, esclavizados. Algunos se habían echado al monte como cimarrones. Cuando llegó el final de la esclavitud y la independencia de Cuba, las cosas no mejoraron. Los primeros negros que se subieron al escenario en teatros y zarzuelas hacían papeles cómicos pero llevaron algunos de sus ritmos a las partituras y muchos participaron activamente en la guerra de independencia contra España.

Ignacio Piñeiro era hijo de un asturiano pero a los efectos sociales era negro por parte de madre e, indiscutiblemente, por su entorno cultural.

Piñeiro comienza a cantar en coros infantiles de su barrio, en 1906 se integra en el coro Timbre de Oro que evolucionó hacia un coro de guaguancó. Según apunta Cristóbal Díaz Ayala, el gobierno cubano prohibió los tambores africanos en los primeros años de independencia, de ahí que la organización de coros de rumba en los primeros años del siglo XX  ha dejado una tradición coral que no ha impedido que la buena sociedad (la defensora de las buenas costumbres considerara, los ritmos negros como indeseables y sus bailes y costumbres chabacanas). Sin embargo el nacimiento del jazz en Nueva Orleans y el viaje del son de Oriente hasta la Habana subirá a los negros a los escenarios, primero para la gente de su raza, más tarde para el que pudiera pagarlo.

Los ¿felices años 20?

En la Habana florece el son. La compañía Victor contrata al Sexteto Habanero y, su competidora, la Columbia contrata al Sexteto Occidente de Maria Teresa Vera, la trovadora urge a Ignacio Piñeiro para que aprenda a tocar el contrabajo para las grabaciones que tienen lugar en Nueva York. Son tiempos de adaptación, el son ha llegado a La Habana pero aún es música de negros, para negros, como la rumba. Recuerden que Antonio Machín es el primer artista negro en actuar en el Casino de la Habana en 1927. Así que cuando Ignacio Piñeiro compone la primera versión de “Asturias Patria querida” en 1926 es probable que lo hiciera en clave de rumba. Aunque no hay testimonios directos.

 

jueves, agosto 08, 2013

Faro Roncali en el Cabo de San Antonio.

 
 
Ubicado en el Cabo de San Antonio, el Faro Roncali fue construido entre 1846 y 1849, es decir, autorizado por el Gobernador General O' Donnell y dirigidas las p...rimeras gestiones por Martínez de la Rosa como Gobernador General Interino, se terminó de construir bajo Gobierno de Federico de Roncali, el Conde Alcoy, quien sólo prestó su apellido para nombrar esta obra que resulta el más antiguo monumento arquitectónico de toda la zona occidental de la Isla.

El Faro Roncali se encuentra ubicado en El Cabo de San Antonio, enclavado en un promontorio rocoso natural que se alza a unos 10 metros sobre el nivel del mar, edificado con piedras redondeadas de más de 25 centímetros de espesor obtenidas a pico cerca del lugar donde se levanta, su altura total es de algo más de 25 metros desde la base hasta el techo circular de la casamata desde la cual se proyecta el haz de luz.

Es centinela, prácticamente en las puertas de la península de Yucatán, marca el punto más occidental de la Isla, lugar considerado por los estudiosos como último refugio de los aborígenes en la época de la colonización española.

Desde los farallones próximos al Faro Roncali es posible divisar paisajes de extraordinaria belleza, gracias a la biodiversidad vegetal única de la Península de Guanacahabibes.






 
Península de Guanacahabibes.

lunes, agosto 05, 2013

El Hotel Nacional de Cuba.

 
 
El Hotel Nacional de Cuba, inaugurado el 30 de diciembre de 1930, es uno de los hoteles más clásicos y emblemáticos de La Habana.  Su construccion fue a cargo de los Arquitectos McKim, Mead&White. Es Monumento Nacional y está declarado Memoria del Mundo por la UNESCO.
 
Los terrenos en los que hoy está situado el Hotel Nacional de Cuba, formaron parte de la zona que en los primeros siglos coloniales se denominaba Monte Vedado, debido a un decreto del Gobierno Español que prohibía que en esta zona se abriesen caminos hacia la playa: es por esto que uno de los salones lleva el nombre de "Sala Vedado".

Los constantes ataques de corsarios y piratas y luego la toma de La Habana por los ingleses, llevaron a la edificación de diversas obras de protección y defensa, torreones, baterías, y en estos terrenos (los que hoy ocupan los jardines del Hotel), fue emplazada la Batería de Santa Clara, siendo declarada conjuntamente con el centro histórico de la Habana Vieja, Patrimonio de La Humanidad en 1982, por la UNESCO. De este sistema defensivo, actualmente se exhiben en el jardín dos cañones: el “Krupp” y el "Ordóñez", siendo este último el cañón más grande del mundo en su época.

El promontorio donde está construido el Hotel, era conocido como la "loma de Taganana", que alude al nombre con que se conoció por siglos la famosa cueva, que existe bajo los cimientos del Hotel, y por lo cual se nombra "Sala Taganana" a otro de los elegantes salones.

A finales de la segunda década del siglo XX se decide iniciar la construcción de un Hotel lujoso. Las firmas americanas Mc Kim, Mead & White y la Purdy and Henderson Co, encargadas de los planos y la ejecución, concluyeron la majestuosa edificación en a penas 14 meses.

El Hotel muestra en su arquitectura un estilo ecléctico, donde están presentes, el Art Decó, las reminiscencias árabes, las características de la arquitectura hispano- morunas, así como lo Neoclásico y Neocolonial, hasta se muestran detalles del ambiente californiano de siglos atrás, todo esto ha hecho que el Hotel sea el más interesante y excepcional en la región del Caribe como muestra única de tantas corrientes arquitectónicas.

La noche del 30 de diciembre de 1930, tuvo lugar la inauguración del Hotel Nacional de Cuba, distinguidas personalidades de esa época acudieron al Ball Room, donde tuvo efecto la fiesta inaugural. 
De 1960 y 1961 la tirania cubana reorganiza la administración del Hotel. El asesino Comandante Osmany Cienfuegos es el encargado de dirigir esta tarea.


 
Entrada principal Hotel Nacional de Cuba La Habana.
Foto Alfredo Zamora
 
Fragmento de fachada principal Hotel Nacional de Cuba La Habana.
Foto Alfredo Zamora
 
 

Una de las piscinas del Hotel Nacional de Cuba.
Foto Alfredo Zamora
 

Fuente.
 


El Morro y Habana del Este desde el Hotel Nacional de Cuba.
 
Vista de La habana desde Hotel Nacional de Cuba.
Foto  Alfredo Zamora
 
Vista de La habana desde Hotel Nacional de Cuba.
Foto  Alfredo Zamora
 
Hoy en dia en una de sus instalaciones se exhiben fotos
de los asesinos gobernantes de la tirania castrista.

 
Anuncio antiguo del Hotel.