miércoles, mayo 01, 2013

LA VERDAD SOBRE EL TITULADO "DÍA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES”

 
LA VERDAD SOBRE EL TITULADO "DÍA INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES”
Por Luis Conte Agüero
En el periódico de la tiranía, "Trabajadores", el artículo "Significación histórica del Primero de Mayo", insiste en demostrar que el Día Internacional de los Trabajadores se origina en Chicago, Illinois, Estados Unidos, el 1ro de mayo de 1886.

El lenguaje oscuro revela la falsificación: “Nació del acuer...do en 1884 de una organización de los trabajadores de Estados Unidos... (En Chicago) cuando el primero de mayo hubo una respuesta masiva...

José Martí no menciona el 1ro de mayo en sus “Escenas Norteamericanas” sobre Chicago.

El propio relato comunista sitúa las muertes en otras fechas. Los muertos constituyen lo dramático y hubieran determinado la efemérides, no “una respuesta masiva” que tampoco existió. Están al desnudo, inventando tonterías.

“En 1889 el Congreso de la Segunda Internacional, París, Francia, fijó el 1ro. de mayo.” (Materializó la trampa)

“En Estados Unidos, donde había nacido, fue abandonada, por su fuerte contenido ideológico, y sustituida injustificadamente y con otro carácter y naturaleza por la fecha del primer lunes de septiembre como Día del Trabajo (Labor Day).” (Porque descubrieron la trampa de 1889 en París)

Aceptamos ingenuamente la palabra ajena y en varios países se celebra en 1ro de mayo el Día Internacional del Trabajo. Al venir al mundo no averiguamos la autenticidad de las efemérides que conmemoramos. Suponemos que son correctas puesto que están establecidas. No asoman dudas. Vivimos creyendo mucho más que dudando. Dudar amarga y avejenta. En homenaje a los mártires de Chicago se desfila en emoción por calles del mundo y se alzan demandas de reivindicación proletaria.

Los obreros de la fábrica de segadoras Mac Cormick comenzaron la huelga el 16 de febrero de 1886. El 1 y el 2 de mayo nada ocurrió en Chicago. El 3 de mayo los obreros de la Mac Cormick repartieron proclamas para el mitin del 4 de mayo en Haymarket. A las diez de la noche cuando Samuel Fielden invitaba a los 800 obreros allí reunidos a quemar la fábrica en huelga, decidió intervenir el capitán de policia, Ward. En ese momento, un militante anarquista arrojó una bomba contra los 140 policías alli reunidos.

En carta al Señor Director de La Nación de Buenos Aires, José Martí escribe en New York el 2 de septiembre de 1886 sobre "El problema del trabajo en Europa y America".

Datos de esa crónica de Martí: No hubo mártires el 1ro de mayo de 1886; ni el 2 ni el 3. El 4 de mayo una bomba mató a un policía e hirió a 70, de los cuales 6 murieron después. 7 mártires de la policía.

Se dictó condena un mes después de escogerse en 36 largos días un Jurado de 12 miembros seleccionados entre 981 personas propuestas.


Ejecutados en la horca: August Spies, Albert Parson (foto de la izquierda), George Engel y Adolph Fischer. Luis Lingge se suicidó antes. 5 muertos. ¿Dónde están los 8 mártires? Los otros tres acusados, Oscar Neebe, Samuel Fielden y Michael Schwab fueron condenados a prisión y dos ellos indultados por el gobernador del Estado de Illinois.

Invito a que se diga el nombre de los otros 3 mártires que los comunistas pregonan mentirosamente.

En sus crónicas Martí desborda humanidad sublime al describir la tragedia y exaltar la personalidad y pronunciamientos de los protagonistas. Martí saluda la justa demanda de la jornada de ocho horas y rechaza la forma de reclamarla, violencia que atribuye parcialmente al origen alemán de los propulsores del movimiento y de muchos de sus participantes.

Intentando neutralizar nuestra campaña por la verdad histórica, la tiranía cubana inventó que el 1ro de mayo comenzó la huelga general en los Estados Unidos.

En resumen:

Ni siquiera Martí nos movió a estudiar los acontecimientos, a leer y releer la historia. Bailamos la zarabanda fantasmal de los 8 obreros asesinados el 1ro de mayo y del monumento que los recuerda.

El 1ro de mayo lo escogió Carlos Marx como Día del Trabajador Revolucionario para honrar al poeta y escritor Enrique Heine, expulsado de Prusia (Alemania) en 1ro de mayo de 1831. Pablo Lafargue, nacido en Oriente, Cuba, de padre haitiano y madre dominicana, propuso al padre de su esposa Laura, su suegro Carlos Marx, el homenaje a Heine, casado con Matilde, una amiga en París de ambos alemanes. Fue Heine quien en una carta había presentado Lafargue a Marx.

Para revivir el cadáver del 1ro de mayo, al que nadie prestaba atención, los comunistas atribuyeron la efemérides a los sucesos de Chicago en mayo de 1886. Y caímos en la trampa.

Frente al timo compete a los obreros de cada país escoger su propio día nacional del trabajador.

Intentando neutralizar nuestra campaña por la verdad histórica, la tiranía cubana inventa que el 1ro de mayo comenzó la huelga general en los Estados Unidos.

El 18 de enero de 1961, en la Antorcha de la Amistad en el Bayfront Park de Miami, Florida, Estados Unidos, en acto organizado por René L. Díaz, Calixto Campos Corona y otros líderes de la Federación de Trabajadores de Plantas Eléctricas en el Exilio, propuse el 18 de enero como Día del Trabajador Cubano.

Confío en que un día los obreros en Cuba democrática aprobarán la idea. Redimidos por la historia y por la información tomada de la prosa de Martí, es dable cancelar desde ya el 1ro de mayo y proponer y reconocer el 18 de enero de 1961, fecha en que fusilaron en la fortaleza de La Cabaña a los obreros eléctricos William Le Santé Nacer, Luis Orlirio Méndez Pérez y Julio Casielles Amigo.

Además de esos tres fusilamientos ordenados por Fidel Castro, se condenó a 30 años de prisión al obrero eléctrico Armando Rodríguez Vizcaíno y se juzgó en rebeldía a Jesús Fernández, Juan F. Callau y Jorge Anau.

Los antecedentes son. El 5 de enero de 1961 se asilaron en la Embajada de Brasil en La Habana los trabajadores eléctricos Angel Segura Bustamante y Fidel Iglesias. En la mañana del 16 de enero la Administración Revolucionaria, en contubernio con la jefatura comunista del sindicato, repartió 600 cesantías en la Compañía Cubana de Electricidad de La Habana.

A las 5 de la tarde del 17 de enero marcharon trabajadores eléctricos desde Carlos III e Infanta con una ofrenda floral hasta la estatua de José Martí en el Parque Central de La Habana y protestaron contra tales cesantías. La policía del régimen los atacó y golpeó en masa; hirió a Iris Andoyo, Dulia García Ruiz y Adela Valle, y detuvo a Sergio Arena Lorenzo, Manolo Díaz, Otoniel González, Alberto González, Roberto Maimó Rodríguez, Félix Martínez, José Antonio Mesa, Manuel Morán, Rubén Muñoz, Froilán Muro, Lorenzo Pagés, Juan Pelegrín, Rolando Peralta Bacardí, Carlos Pérez Peraza, Sadi Rivero, Eduardo Sánchez Afón, Sergio Santa, Manuel Suárez Solís y Armando Yánez.

Escoger el 18 de enero desagraviaría a los tres mártires eléctricos y a miles de obreros de otros sectores asesinados por el totalitarismo.