sábado, abril 13, 2013

Vino o sangre embotellada. Botellas con la cara del asesino Che Guevara en la etiqueta.

 
 
 
 
 
 

 
De acuerdo con comedor, una empresa de vinos italiano llamado Vini Lundardelli, con sede en Udine, Italia, vende vinos con las imágenes de Hitler y otros nazis en sus etiquetas. La línea de vinos se titula "Línea Storia," o la "línea de la historia." Las botellas de Hitler forman parte de esta línea histórica, que se explica en la página web, como recuerda, "nos de la vida de personajes célebres de la historia política italiana y mundial, y el Che Guevara, Churchill, Francesco Giuseppe, Gramsci, Hitler, Marx, Mussolini , Napoleón, y Sissi ".
 
El sitio también afirma que la línea histórica se ha "convertido en un objeto de culto entre los coleccionistas." Los vinos comenzaron a llamar la atención en Estados Unidos después de que un abogado estadounidense vio una botella con Hitler en la etiqueta durante sus vacaciones en Italia. Un periódico italiano local, explicó el intercambio entre el abogado Mateo Hirsch y el dueño de la tienda de vinos, quien señaló que "las botellas eran parte de la historia como el Che Guevara."

La Fiscalía de Verona, Italia, investiga las quejas por la venta de vino con la imagen de Hitler y del Che Guevara en las botellas.
En la localidad de Garda, en Verona, Italia, se venden vinos con la imagen del Che Guevara,  Adolfo Hitler, Papa Juan Pablo II

 El personal del supermercado, respondieron que solo se trataba "de un personajes históricos.

La ministra italiana de Integración, Andrea Riccardi, reconoció que en el caso de las etquetas con la imagen de Hitler, “ofende la memoria de millones de personas y pone en peligro la imagen de Italia” en el extranjero. 

“Quiero tranquilizar a nuestros amigos estadounidenses que visitan nuestro país, que nuestra Constitución y nuestra cultura rechaza el racismo, el antisemitismo y el fascismo nazi”, dijo la ministra. 

Por su parte, el fiscal Mario Giulio Schinaia declaró a la prensa local que las investigaciones estaban en curso. “El único castigo que podría imponerse en este caso es que los responsables de la venta del vino se disculpen por fomentar el fascismo”, dijo. 

“Al parecer la estupidez humana no tiene límites y menos con tal de obtener beneficios económicos”, subrayó el fiscal.