viernes, abril 05, 2013

EL PLATANAL DE BARTOLO.





 El Platanal de Bartolo es un portador de variadas costumbres que los sanluiseros mantienen con arraigo. Allí se venden los platos más criollos: diversas modalidades de cerdo, frituras y golosinas; los pregoneros se discuten sus ventas, se escucha el ritmo del pilón para reducir el café a polvo y el olor aromático del grano invita a los tra...nseúntes al disfrute de un delicioso trago. Tal vez esto último haya sido el móvil que llevó al compositor sanluisero Enrique Bonne a la creación de este ritmo.

En estos días se hace aún más notorio el andar incesante y bullanguero por las Cuatro Esquinas, centro de la ciudad y escenario fiel de esta celebración. Los antecedentes de esta fiesta guajira los encontramos en antiguas celebraciones de sociedades como "El Faro de Oriente", y la "Sociedad de los Mulatos", que efectuaban un baile guajiro en homenaje a nuestro origen campesino y que servían para mantener tradiciones en la manera del vestir. Las mujeres acudían con vestidos, sayas largas, flores y abanico; mientras que los hombres lucían sus guayaberas, sombreros de yarey y zapatos de dos tonos. La pareja mejor vestida se reconocía altamente. Este tipo de actividad se mantuvo hasta los primeros años del triunfo revolucionario y era de gran arraigo popular.

De la legendaria orquesta Chepín-Chovén, danzonera y santiaguera, a través de la Asociación Nacional de Orquestas Charangas, surge la idea de crear un espacio que continuara con la tradición. Bajo el nombre de "A gozar en el Platanal de Bartolo",(en correspondencia a la canción tan popular del mismo nombre, interpretada por la orquesta), surgió este verdadero hecho cultural que tiene como particularidad el aprovechamiento de los productos que del plátano se derivan, para adornar la Calle Céspedes, conocida por los pobladores de San Luis como "Calle de la Charanga".