viernes, agosto 31, 2012

Verso gracioso que me enseno mi abuela.

 
 
Esta foto del anciano cubano oliendose un dedo, me ha hecho recordar unos versos que existieron alla, cerca del 1890 y que mi abuelita me enseno:

Un loco cayo en la mania
de meterse el dedo atras,
y oliendolo mas y mas,

ay! que me pudro, decia,
otro que a su lado veia,
no tan solo se lo olia,
si no que, se lo lamia.