sábado, julio 21, 2012

El sijú platanero.



Es la más pequeña de las lechucitas que habitan en las Antillas, es a la vez de hábitos diurnos y nocturnos.
En Cuba existen dos variedades de esta especie endémica: el platanero y el cotunto. El primero alcanza entre 17,0 y 18,5 centímetros y el segundo, un poco mayor, entre 21,2 a 21,5 centímetros.
El Glaucidium sijú, como es conocido científicamente el platanero, emite un sonido parecido a un "cu-cu-cu, se-se, si-si-si". Es un gran depredador, captura lagartijas, insectos y larvas, que cuando son pequeñas las traga enteras. Puede girar la cabeza casi en 180 grados. Su vuelo es corto y lento, pero cuando caza es rápido. Sus ojos se mueven independientemente uno del otro.
La parte superior de su cabeza es de color pardo pálido con manchitas blanco sucio; la cara es blancuzca salpicada de tintes parduzcos, al igual que la garganta; los ojos son de un bello amarillo; el pico y la cara verdosos.
Anida de marzo a abril, pone tres o cuatro huevos blancos en perforaciones hechas en los árboles, la mayoría de las veces, por pájaros carpinteros. El nombre de platanero se debe a que con frecuencia habita en esas plantaciones donde busca sus alimentos.