viernes, abril 20, 2012

Prefiero morir aquí que volver a Cuba.


Un cubano, al que le ha caducado el permiso de residencia, amenaza con tirarse de un 2º piso en Berango.
Araitz Garmendia
 Domingo, 20 de Junio de 2010.

El hombre amenazó con arrojarse desde la ventana ante la mirada de un agente y con una bandera de Cuba bajo el alféizar. (Jose Mari Martínez)

Bilbao. Prefería morir aquí que volver a Cuba pero, finalmente, la Ertzaintza evitó ayer que un varón se arrojara desde una de las ventanas del inmueble donde residía, en régimen de alquiler, situado en la localidad vizcaina de Berango.
Todo comenzó sobre las doce del mediodía de ayer, cuando un hombre decidió subirse a una de las ventanas de la vivienda que habitaba ya que, según sus palabras, le iban a devolver a Cuba, su país de origen, algo a lo que él no estaba dispuesto en ningún caso. Uno de los vecinos fue quien tomó la decisión de avisar a las autoridades e informó a la Ertzaintza de que el hombre estaba chillando y se había atrincherado en la vivienda donde vivía. Informó además que no permitía la entrada al resto de inquilinos que residían en el piso con él. Según el testimonio del testigo, el varón amenazaba con tirarse desde la ventana, situada en un segundo piso. Al lugar se acercaron bomberos, agentes de la Er-tzaintza y personal de la DYA por lo que pudiera pasar.
Uno de los agentes de la Policía vasca subió hasta el balcón situado al lado de la ventana, en la que además tenía colgada la bandera de su país, para intentar disuadirle de sus intenciones. El dialogo mantenido surtió efecto ya que, unos minutos después, el hombre desistió de sus intenciones de arrojarse por la ventana, aunque seguía afirmando que prefería morir aquí que tener que regresar a Cuba. El individuo fue trasladado sano y salvo hasta el hospital de Cruces debido a la gran alteración psíquica que presentaba tras el desagradable suceso.
Después de llevar al individuo al sanatorio, la Ertzaintza se dispuso a realizar una inspección al inmueble. Fue entonces cuando, a través de la documentación allí encontrada, los agentes de la Unidad de Intervención de la Policía vasca pudieron, finalmente, confirmar la situación del varón, que tenía vigente una orden de expulsión del Estado para regresar a su país de origen, Cuba. Ante la situación que se produjo, varias personas se congregaron en la zona, situada en el barrio Axgane de la localidad vizcaina, aunque todo acabó sin más incidentes.