sábado, abril 21, 2012

La casa del Ron. Fundacion Habana Club.

El Museo del Ron, tiene por sede a la mansión de los Condes de la Mortera, en la calle San Pedro (Avenida del Puerto) # 262, esquina Sol, en La Habana Vieja.  Propiedad del consorcio Habana Club Internacional.

Havana Club es una marca de ron que es fabricado en Santa Cruz del Norte. La marca fue establecida en 1878 por José Arechabala, nacido en Gordexola, Vizcaya y fue nacionalizada (robada) en 1959 por el gobierno cubano. Desde 1993 es producido por el consorcio Havana Club Internacional, el cual es un Joint venture entre Pernod Ricard y el gobierno cubano.
El ron Havana Club es comercializado en el exterior por el productor de bebidas Pernod Ricard.
La entrada cuesta 6 dólares, un ciudado cubano no puede visitar el museo, por lo elevado de los precios y su pago es en moneda extranjera.

Mansion robada, marca de ron y fabrica robada por la revolucion cubana.



El museo reproduce con fidelidad el proceso tradicional de fabricación del ron, desde el campo de caña, los talleres donde se fabrican los barriles de roble, la galería de la caña con sus trapiches originales y hasta reproducciones en miniatura de una locomotora antiquísima (1902).  Cuba fue el primer país latinoamericano en tener trenes.




Maqueta de un batey azucarero, del ingenio azucarero Esperanza 1930, obra del maquetista cubano Lázaro García, e idea de Eusebio Leal, representa la fabricación del azúcar, la tradicional destilería, el batey o comunidad aledaña y un ferrocarril en constante movimiento, evocando la época de la esclavitud, de las grandes plantaciones de caña, trapiches, bohíos y la maquinaria de vapor.
Quien ha visitado un ingenio sabe que lo primero que te envuelve es el olor a cachaza, pues bien, la maqueta destila este aroma, y es tan realista, que parece estar en un central verdadero.
La minuciosidad llega hasta el alegre pitar del tren, cuando echan a andar las diminutas locomotoras de vapor (de la marca alemana LGB) preparadas para tirar los carros de caña, halar y mover casillas, carros tanques y planchas, desde los cañaverales hasta el ingenio, o desde la industria al puerto, los evaporadores y sus enfriaderos trabajan con un sistema real de agua natural, de la chimenea sale fuego, en el campo se ven los macheteros en plena faena, y las mujeres que les cocinan.
Esta maqueta fabulosa recibió el reconocimiento de la revista LGB Telegram en el año 2000, en Pennsylvania, Estados Unidos, consistente en un clavo de ferrocarril en miniatura, de oro 14.









Plancha que servía para hacer las etiquetas del Ron


Escultura de un trabajdor del central a la entrada del museo.