sábado, abril 21, 2012

En honor a los veteranos de la Brigada de Asalto 2506


Esta semana se cumplen 51 años del momento en que un grupo de exilados cubanos, que se ofrecieron como voluntarios para participar en una operación militar que buscaba derrocar a Fidel Castro, tocaron tierra en las playas de la Bahía de Cochinos. Fueron armados y entrenados por el gobierno estadounidense, pero la ayuda y el apoyo aéreo prometido nunca se materializó y los brigadistas fueron abandonados, el 19 de abril de 1961, sin oportunidades de escapar de la isla.
El fiasco de la Bahía de Cochinos ha pasado a la historia como uno de los errores estratégicos más grandes de la política exterior estadounidense y ha manchado para siempre el legado de la administración de John F. Kennedy.
La malograda operación dejó como saldo 104 muertos -incluídos cuatro pilotos estadounidenses- y más de 1,100 brigadistas presos. La mayoría de ellos tuvo que cumplir 20 meses de cárcel en las mazmorras de una prisión llamada, irónicamente, El castillo del príncipe. El gobierno de Fidel Castro finalmente los entregó a sus familiares en diciembre de 1962, a cambio de comida y medicinas.