sábado, abril 28, 2012

Cubanos fugados como polizones




La foto del cadáver de un joven cubano colgando del tren trasero de aterrizaje de un avión de Iberia en el aeropuerto de Barajas le dio la vuelta al mundo. La víctima, inicialmente identificada como Adonis G.B., de 23 años, trató de escapar de Cuba en el vuelo de Iberia 6620 Habana-Madrid, que arribó a territorio español poco antes de las 14.00 horas del miércoles 13 de julio de 2011.

El cuerpo presentaba cortaduras en la cara y el tórax. El Instituto Anatómico Forense de Madrid le realizó la autopsia para determinar las causas de la muerte. Mientras, la prensa cubana mantenía hermético silencio.

Cronología de los intentos de fuga de polizones cubanos a partir de 1969, cuando Armando Socarrás Ramírez, de l7 años, logró la rara hazaña de sobrevivir a un viaje desde La Habana, oculto en el tren de aterrizaje de un avión de Iberia.

Han pasado 42 años, un mes y 10 días de aquella acción suicida en busca de libertad. El hallazgo del cadáver de Adonis en Madrid es la prolongación de la pesadilla cubana en una generación que emergió 30 años después del temerario viaje de Socarrás.

4 de junio de 1969: El 4 de junio, Armando Socarrás, de 17 años, y Jorge Pérez Blanco, de 16, viajaron desde Cuba a Madrid en el tren de aterrizaje de un avión DC-8 de Iberia. Socarrás, moribundo, fue hallado por los mecánicos del aeropuerto durante el servicio de rutina a la aeronave, y logró salvarse en un hospital madrileño, en lo que los expertos calificaron como un excepcional ejemplo de hibernación humana. El cadáver congelado de Pérez cayó del compartimiento durante el acceso de la aeronave a la terminal de Barajas.

21 de julio de 1991: Son hallados en el aeropuerto de Barajas los cadáveres de Alexis Hernández Chacón, de 19 años, y José Manuel Acevedo Cárdenas, de 20, quienes viajaron en el tren de aterrizaje de un avión de Iberia desde La Habana.

22 de agosto de 1999: El cadáver del Félix Julián García, de 28 años, es hallado en el tren de aterrizaje de un Boeing 777 de British Airways en el aeropuerto de Gatwick, en Londres. El vuelo cubría la ruta La Habana-Londres.

19 de septiembre del 1999: Es encontrado en el interior de un avión Boeing 767 el cadáver del joven Roberto García Quinta, de 47 años, en el aeropuerto de Varese, Italia. El hallazgo fue hecho por el personal del aeropuerto nueve días después de que el vuelo de Alitalia despegara de la ciudad de Santiago de Cuba e hiciera dos escalas en territorio europeo. El cuerpo estaba ya en estado de descomposición.

25 de diciembre del 2000: Los cadáveres de los cadetes Alberto Esteban Vázquez, de 17 años, y Maikel Fonseca Almira, de 16, son hallados en los alrededores del aeropuerto de Heathrow, en Londres. Ambos eran estudiantes de la escuela militar “Camilo Cienfuegos”, en Guanabacoa, y viajaron el 24 de diciembre en un Boeing 777 de la British Airways. El hallazgo lo hicieron campesinos de la zona. El segundo cadáver se desprendió del compartimiento de la rueda, cuando el avión despegaba rumbo a México. El gobernante Fidel Castro se encargó personalmente de conducir la investigación y el interrogatorio de un cómplice de la fuga, detenido en La Habana.

10 de diciembre del 2002: Un joven de 20 años, trabajador del aeropuerto de La Habana, sobrevivió la travesía en el compartimiento delantero de equipos de un avión DC-10 de Cubana de Aviación que arribó a Montreal, Canadá. El polizón viajó en el comparmiento, que es presurizado y accesible desde el piso de la cabina de mando. Versiones periodísticas informaron que había viajado en el tren de aterrizaje del avión, abrazado a un caño de calefacción para sostenerse y obtener el mayor calor posible.

22 de julio del 2004: El cadáver de un cubano identificado como Wilfredo D., de 20 años, es hallado en el tren de aterrizaje de un avión de la LTU en el aeropuerto de Düsseldorf, en Alemania.

13 de julio de 2011: El cadáver del joven de 23 años, finalmente identificado por las autoridades españolas como Adonis Guerrero Barrios, es hallado en el tren trasero de aterrizaje de un avión de Iberia procedente de La Habana. Según el periódico El País, el joven murió por congelación. Hasta el 15 de julio, su cuerpo no había sido reclamado por nadie. Algo realmente muy triste, porque este muchacho debe haber tenido familia, en Cuba o en el exterior. No sé hasta cuándo lo tengan en la morgue. Si deciden enterrarlo en Madrid, que al menos identifiquen su tumba.