lunes, febrero 13, 2012

Sobrevive en La Habana gallo de cuatro patas y dos cloacas.


Sobrevive en La Habana gallo de cuatro patas y dos cloacas.
Por Yailin Orta Rivera

Cuentan que fue tremendo el alboroto que se armó. Fernando llegó a casa de Camilo y su prima Estrella, con un extraño gallo. En un viaje a Pinar del Río vio por vez primera el ave en la granja de un campesino. Impresionado por el desconcierto que provocó en Fernando aquella rareza, el dueño se lo regaló para que se lo mostrara a su familia.
Así fue como a principios de febrero el gallo con cuatro patas y dos cloacas llegó a Marianao. Según los especialistas este es el primer caso de un ave de esta especie que supera, con estas anomalías genéticas, los tres meses de nacida, y es el único que ha presentado dos cloacas funcionales.
El curioso gallo, que aún no ha sido bautizado, camina sobre dos de sus extremidades con la misma agilidad que cualquier otro animal de su especie, mientras las otras dos patas se extienden rígidas y de forma vertical.
Al analizar el animal, la doctora Darlyng Ruiz del Instituto de Investigaciones Avícolas comentó que los dos muslos, el funcional y el disfuncional, están insertados en la misma fosa iliaca. Precisó también que ambas cloacas —orificios terminales donde convergen el sistema reproductor, digestivo y urinario— están dispuestos de forma contraria en el intermedio de las extremidades.
La experta explicó que el proceso debe haber comenzado con la incubación de un huevo de doble yema, donde la fusión de los embriones provocó una malformación genética.
Darlyng Ruiz argumentó que el huevo de doble yema es producido por una superovulación, donde no logran separarse las yemas para formar huevos independientes.
El extraordinario gallo criollo tiene más de tres libras, y estas anomalías genéticas no parecen afectarle en su desarrollo. Pero por su rareza, los dueños —Estrella Rodríguez y Camilo Gaslobo— le han hecho repulsión a la idea de preparar con él un buen sopón. «Aunque tenga más carne que otro de su tipo, preferimos conservarlo en el corral», expresan sonriendo.
Después que corrió la noticia, este hogar es el más visitado del barrio Zamora. «Nadie quiere dejar de conocer al curioso animalito. Hasta de otros municipios han venido personas a verlo», cuenta el matrimonio.
Hasta un ocurrente visitante hizo la propuesta, en tiempos de ardiente play off, de llevar al estadio la extraña ave para que más personas vieran el fenómeno.
La doctora pronosticó que si no lo sacrifican, puede durar hasta tres años. «Ya él pasó su período crítico, los primeros 21 días, tiempo que requiere esta especie para completar su desarrollo», manifestó.
En Cuba, según la especialista, existen solo dos reportes de casos de aves con cuatro extremidades, ninguno sobrevivió los 21 días. El primer caso apareció en la década del 90 en Las Tunas, pero no superó los tres días de nacido. Y en 2005 en la provincia matancera una gallina de cuatro patas vivió solo 21 días.
La anomalía genética más frecuente en las aves es la presencia de dedos torcidos.
Un vecino jaranero resumió el hallazgo con gracia: «Ahora lo que haría falta es que las aves nacieran con cuatro contramuslos».