lunes, enero 16, 2012

MUERTE DE UN UNICORNIO.



MUERTE DE UN UNICORNIO.

Pensé que era un unicornio azul
Y en su lomo galopaba la ilusión
Resplandor nítido color del cielo
Reflejo insomne de juvenil pasión
Cuerno de rimas cargo mis esperanzas
Y el eco de su trova fue mi descanso
¡Qué frustrante realidad!
Un pesado rinoceronte gris
Aplastó con soberbia y orgullo
La senda de versos y poesías
Donde la música produjo flores
Desastroso despertar del iluso
Que colocó en un poeta ciego.
El sueño de un unicornio azul.

José Caballero Blanco