martes, enero 17, 2012

La historia de una liliputiense cubana.



 Espiridiona Cenda fué una mujer que nació en Cuba en en el año de 1869. Medía sólo 65 cm. de estatura y se convirtió en una celebridad artística en Estados Unidos y Europa. Fué conocida como la muñeca viviente.
... Dentro de su historia hay algo que me llama la atención y que a pesar de estar trabajando en ello; en muchas ocasiones se me olvida. Es la cuestión del quejarte por lo que no tienes. Yo creo que El Ser Supremo o como quieran llamarle nos observa y piensa:" Mira todo lo que tienes; pero prefieres fijarte en lo que no tienes y sufrir por ello".Y con esto distraes tu atención y energías hacia el sufrimiento y dejas pasar de largo las oportunidades que pasan a tu lado sin que te des cuenta. A cotinuación transcribo un párrafo de la historia en el que su madre, preocupada porque su hija no crecía a pesar de sus esfuerzos por alimentarla; visita a una mayombera (bruja) para pedir consejo.
"Kukamba le preguntó, con una sonrisa sarcástica, cuál era la enfermedad de la niña. ¿Era ciega?...¿era muda o sorda?¿estaba baldada?....la madre de Chiquita le dijo que gracias a Dios (y al instante pidió perdón al Altísimo por mentarlo en aquel ambiente sacrílego) su hija podía hablar, oír y moverse a la perfección, y que tampoco parecía tener problema alguno en la mente.

Al oír sus respuestas Kukamba resopló con impaciencia e inquirió, con evidente mal humor, cuál era entonces el mal que tanto le preocupaba.

- Ella es muy...demasiado ....chiquita- se apresuró a contestar Minga, al notar que su ama había perdido el habla de nuevo.
El congo soltó una risotada y repuso que en el mundo, para que fuera mundo, tenía que haber de todo: gente grande, gente chiquita y gente más chiquita todavía. ¿Quién había dicho que los chiquitos no podían ser grandes?. La niña lo sería a su manera, predijo misteriosamente. Por último aconsejó a la siñora que volviera a su casa y que no le pusiera más peros a su yija. Los mpungos se encabronaban con los lamentos de la gente inconforme ¡Po Dio santo bindito! Mejor que no siguiera provocándolos o el día menos pensado iban a castigarla mandándole kimbamba mala a su chiquita."
Algunas veces las situaciones que parecieran ser una desventaja o un problema para desarrollarnos y alcanzar lo que queremos pueden ser las circunstancias que marquen la diferencia y nos lleven a alcanzar lo que queremos.
En este caso la estatura de Espiridiona(por lo que tanto se preocupaba su mamá) fué,aparte de su inteligencia y astucia una de las cosas que la hicieron diferente y la llevaron al éxito.
Si quieres saber más sobre ella te recomiendo el libro titulado "CHIQUITA" . Búscalo en tu librería más cercana.