jueves, octubre 27, 2011

Reconcentración de Weyler


Valeriano Weyler fue nombrado capitán general de Cuba en febrero de 1896 por Cánovas del Castillo, sustituyó al general Martínez-Campos, con órdenes de zanjar los intentos independentistas por la fuerza de las armas. En el breve período que ocupó esta capitanía general solo consiguió frenar un tanto la lucha de los independentistas, y su mayor éxito fue la muerte en una escaramuza del Titán de Bronce, Lugarteniente General Antonio Maceo y Grajales , pero a pesar de estos los "mambises" cubanos estos siguieron siendo particularmente fuertes en el centro y el oriente de la isla, donde las largas campañas de verano destruyeron las fuerzas españolas al son de las enfermedades y las tácticas guerrilleras del general Máximo Gómez Baéz, jefe militar máximo de los independentista, para entonces Weyler ordenó el encierro forzoso a la población rural del occidente cubano en campos de reconcentración, hecho conocido en la historia como la Reconcentración de Weyler.

La proclama que daba inicio a la reconcentración decía:
1. Todos los habitantes de las zonas rurales o de las áreas exteriores a la línea de ciudades fortificadas, serán concentrados dentro de las ciudades ocupadas por las tropas en el plazo de ocho días. Todo aquel que desobedezca esta orden o que sea encontrado fuera de las zonas prescritas, será considerado rebelde y juzgado como tal.2. Queda absolutamente prohibido, sin permiso de la autoridad militar del punto de partida, sacar productos alimenticios de las ciudades y trasladarlos a otras, por mar o por tierra. Los violadores de estas normas serán juzgados y condenados en calidad de colaboradores de los rebeldes.
3. Se ordena a los propietarios de cabezas de ganado que las conduzcan a las ciudades o sus alrededores, donde pueden recibir la protección adecuada.
El plan de Weyler, al alejar a los campesinos de sus tierras, resultó en la pérdida de las cosechas, provocando una hambruna generalizada, que unida a las enfermedades provocadas por las pésimas condiciones de salubridad en los campos, terminaron diezmando a la población. La situación se complicaba a medida que avanzaba la guerra. Los sufrimientos y calamidades aumentaban por la irregular forma de vida en barracones, almacenes o refugios abandonados, durmiendo en patios o a la intemperie, en condiciones higiénicas deplorables, y sin acceso suficiente a alimentos.

Es difícil determinar con certeza la cantidad de personas reagrupadas como consecuencia de las órdenes dictadas por Weyler. Se estima que para diciembre de 1896 unos cuatrocientos mil cubanos no combatientes se catalogaban como reconcentrados en lugares escogidos o no con ese objetivo. Más difícil aún es establecer las cifras exactas de fallecidos, pero la propaganda antiespañola estima que entre 750.000 y 1.000.000 de cubanos murieron en los campos de concentración creados por Valeriano Weyler (imposible dado que la población de Cuba en 1895 era de 1.500.000 habitantes). Las fuentes más conservadoras establecen la cifra en algo más de 300.000. Aún antes de terminada la guerra cubana, los muertos caídos en el campo de batalla, por las enfermedades y la reconcentración decretada por Weyler, ascendían aproximadamente a la tercera parte de la población rural de Cuba.

La reconcentración acabó hacia marzo de 1898, en pro de la nueva política pacifista propiciada por el general Ramón Blanco y Erenas e impuesta por las circunstancias.
Sobre Cuba pesaba la enorme fatiga de casi cuatro años de lucha y el cansancio acumulado de la Guerra de los Diez Años, la Guerra Chiquita y la batalla cotidiana del exilio durante los quince años de paz preparando una nueva guerra. Sobre los campos cubanos desolados por la reconcentración ordenada por Valeriano Weyler se había llevado a cabo una lucha que agotó los recursos españoles, quienes a su vez dominaron todos los centros urbanos fundamentales, hasta la rendición de Santiago de Cuba. España se había obligado a mantener sobre las armas a tantos soldados como hombres cubanos en edad militar. Miles de estos hombres pelearon en el campo con las tropas insurrectas que en continua movilidad evitaban todo encuentro frontal, ya que precisamente su objetivo era mantener dividido y disperso al ejército español. De esta forma la guerra se alargaba, paro no se exponía el triunfo cubano al resultado de una sola batalla contra un ejército cuyos jefes estaban formados en las modernas técnicas militares prusianas. El tiempo estaba a favor de la causa cubana. La famosa frase de Cánovas del Castillo pronunciada poco antes de morir: «Hasta el último hombre, hasta la última peseta», era una prueba de que hombres y pesetas se estaban agotando en España. La tardía concesión de la autonomía, no aceptada por los revolucionarios, y exiguamente impuesta en las ciudades, fue también muestra de la debilidad española. Naturalmente que librar una guerra de agotamiento exigía una altísima dosis de reciedumbre.
Moreno Fraginals, págs. 338–339
Fue retirado de Cuba en octubre de 1897, cuando Sagasta sustituyó al asesinado Cánovas. Pero el mal ya estaba hecho, y la prensa norteamericana de Hearst y Pulitzer reclamaban a gritos la intervención norteamericana en Cuba, presuntamente para acabar con la «matanza de civiles» aunque en verdad solo pretendían apoderarse de la Isla, ignorando la lucha de los independentistas cubanos.

jueves, octubre 20, 2011

¿Por qué se le puso GUAYABERA a esa prenda de vestir?


por Harold –Popy- Ortiz Ríos
 
Cortesia de Leonel Menendez.

La guayabera, ésta fresca y elegante camisa, principalmente típica durante los calurosos meses del verano tan original y propio de Cuba, ha adquirido una publicidad especial en los últimos años. Ciudadanos de otras naciones, no solamente en la América Latina, sino en otros lugares también, han reclamado a esta vestidura como original de esos países. Sin embargo, Cuba puede demostrar cuan equivocados todos están, pues este sencilla camisa se originó en la Perla de las Antillas.
La historia enseña que estas camisas se originaron en Sancti Spiritus , Cuba , ciudad fundada por Diego Velázquez en 1514, siendo ésta la sexta villa establecida en Cuba.

Corría el año 1709 cuando llegaron a dicha ciudad, procedentes de Granada, don José Pérez Rodríguez y su esposa Encarnación Núñez García. José era de Oficio alfarero y generalmente lo llamaban “Joselillo”. Al poco tiempo de haber llegado a Sancti Spiritus, ya se había construido una nave en las márgenes del río Yayabo, el cual cruza la parte sur de la ciudad de oeste a este. Después de estar trabajando un corto tiempo en su alfarería, o tejar como también comúnmente se le llama, recibieron varias piezas de tejidos que sus familiares les enviaron desde España.

Fue inmensa la alegría que ambos experimentaron cuando les fue entregado el paquete de tela, porque Encarnación, como la mayoría de las mujeres en esos tiempos, era costurera. Tiempo más tarde Josélillo dirigiéndose a Encarnación, en su típico “andalucismo" le dice:
“ Encarnación, estoy pensando que sería muy ‘gúeno’ que me hicieras camisas largas con bolsillos grandes a los lados, ‘asiná’ como gabán, para poder llevar la fuma y otras cosillas al talle".

No fue fácil, pero después de varias pruebas Encarnación pudo coser una prenda de vestir que fue del agrado de su esposo. Josélillo, con mucho orgullo por ser una pieza original de su esposa, comenzó a usarla y al poco tiempo los guajiros - como llaman en Cuba a los campesinos, viendo la comodidad y la economía que resultaba de esta prenda de vestir, también comenzaron a usarla.

En la ciudades, los poblanos lanzaron contra esta nueva vestidura todos los improperios que se les ocurrían; a lo menos decían que era mejor no vestirse; que parecían mamarrachos los que usaban. Ni las clases bajas de los pueblos eran capaces de salir a la calle con esta vestidura. Pero como la historia nos ha enseñado de que tarde o temprano el progreso seguirá avanzando, unos años más tarde los poblanos más humildes se atrevieron a usar la susodicha prenda y despacio, pero a seguros pasos, fue extensamente adoptada posteriormente por gente de la clase media, si bien con ciertos temores de ser criticada.

A los nativos de Sancti Spiritus actualmente se les conoce como espirituanos o espirituanas, pero en aquellos tiempos también se les conocía como “yayaberos" o yayaberas", nombre que provenía del antes mencionado río Yayabo, y por este motivo a esta vestidura se le identificaba como “yayabera". Además, alrededor de Sancti Spiritus, abundaban diversas variedades de esa deliciosa fruta que es la guayaba. Como esta camisas siempre han tenido al frente dos bolsillos bastante grandes, los guajiros acostumbraban llevar guayabas en estos bolsillos y de esta costumbre nació el nombre de “guayabera", sustituyendo el de “yayabera", como le llamaban a las mujeres del pueblo. Así nació la siguiente cuarteta trovadoresca local:

“Y la llaman guayabera por su nombre tan sencillo por llenarse los bolsillos con guayabas cotorreras”.


El tiempo permitió diversas variaciones, no solamente en su nombre, sino también en su estilo. Se les añadió las muy bien confeccionadas alforcitas y se les agregó una serie de botones por todas partes. Pero la variación más significativa nació durante las guerras de independencia de Cuba , desde 1868 hasta 1898. Cuba está reconocida por haber alcanzado su independencia con las cargas de caballos guiados por los libertadores, machete en mano. Como el machete sobresalía más arriba del cinto, por debajo de la guayabera, la guayabera fue alternada con dos aperturas laterales para facilitar la rapidez para desenfundar el machete.

Nuestros veteranos de esas guerras usaban las guayaberas de hilo porque era un puro símbolo de patriotismo, y en su pecho colgaban la bandera tricolor con la estrella solitaria y la medalla de oro que los distinguía como libertadores. El general Calixto García y sus ayudantes de guerra usaban esta prenda de vestir. La guayabera, por la espalda, muestra el diseño de la bandera cubana.
Durante nuestras luchas libertadoras, los españoles consideraban ejecutor de una tremenda traición, al cubano que usara una guayabera con este diseño en la espalda, y aquellos cubanos capturados usando este tipo de camisas eran inmediatamente fusilados.

El primero de julio fue escogido por el Gobierno de la República de Cuba, para celebrar cada año El Día de la Guayabera, ya que fue en esa fecha el nacimiento del poeta cubano Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, más conocido como ”El Cucalambé" (1829-1862), quien escribiera varias décimas cubanas, siendo el primero en mencionar la guayabera en una composición.
A continuación dos “décimas" cubanas dedicadas a la guayabera:

¡Oh, guayabera! camisa de alegre botonadura.
Cuatro bolsillos, frescura de brisa y de caña brava.
Fuiste guerrera mambisa con más de un botón sangriento
cuando el heroico alzamiento, y por eso la Bandera
tiene algo de guayabera que viste al galán del viento.
Invasora espirituana, comenzaste tu invasión
y entre Júcaro y Morón te llamaban “La Trochana".
Te quiso, “Camagüeyana" el Camagüey noble y bravo,
hasta que al fin, de San Antonio a Maisí,
Cuba no viste sin tí,- Onda fresca del Yayabo.

domingo, octubre 16, 2011

Esta fue nuestra Laura!!


Esta fue nuestra Laura!!
Por: Froilan Rodriguez.
Director Relaciones Exteriores
CDHD Brigada 2506.

En Cuba se vive un nivel de desmoralización tan generalizado, que a la gente poco o nada les interesa conocer la línea que separa lo justo de lo injusto, lo moral de lo inmoral, lo generoso de lo abusivo.

El régimen cubano implanto un sistema de corrosión progresiva de los más elementales valores en el ser humano, haciendo que para el cubano de hoy, igual resulte ser tan monstruoso como primitivo, es más, es más, se gozan mientras más cavernícolas muestran ser, hasta en el lenguaje se les nota, (ya en Cuba no se habla castellano, es una jerga o dialecto ininteligible para el recién llegado), el vulgo presume con vanidad de ello!Hombres y mujeres por igual, el pueblo de Cuba es un pueblo convertido en una masa amorfa des concientizada, en la que sobre-vivir al estilo de la eda media les agrada, no se puede esperar arrepentimiento ni cargos de conciencia de los verdugos, créanlo o no, ellos disfrutan y presume de la bravuconería de solar, del atropello,del escandalo solariego!

En Cuba hoy lamentablemente, el panorama es decadente, es mas, en Cuba hoy casi nadie merece el esfuerzo y el sacrificio de los que luchamos dentro y fuera de ella, es mi criterio, casi nadie en Cuba lo merece, hay que comprenderlo, las calles de Miami, Madrid, Ámsterdam, Berlín, Roma y cuanto rincón de este planeta exista, están infectadas de estos cubanos acéfalos y carentes del mas mínimo sentido de la dignidad o del patriotismo.

Por aquí, por allá y por acullá pulula esta gentuza, es que las virtudes también fueron desterradas de Cuba mucho antes que esta gentuza naciera!

Ahora mismo, ahora mismo que alguien convoque alguna manifestación en contra de los viajes a Cuba, y simultáneamente otra a favor, verán los resultados, que convoquen una manifestación en contra del desigual intercambio cultural y otra a favor de la llegada a USA de toda esa tropa de gendarmes políticos disfrazados de músicos y trovadores, ya verán los resultados!

Hacen algunos pocos años, nuestra grande Laura, esta Laura que nos acaban de asesinar, esta Laura que nunca le temblaron los labios mientras llamaba verdugo al verdugo, y asesino al asesino, aquella querida Laura que hoy hace mi pecho apretar hasta la asfixia, nos enseñó el camino para esta lucha continuar, a ella le debo seguir exigiendo hoy, por Cuba!

Estando aun en Cuba, una tarde cualquiera le comente a Laura mis preocupaciones en cuanto a la actitud deshonrosa de la mayoría de nuestro pueblo, a la falta generalizada de principios y del preocupante servilismo generalizado ante el zarismo castrista.

Ella, con aquel amor que transpiraba al hablar y con la sabiduría propia cual genio me dijo;-Debes tener paciencia, mucha paciencia, esta es una tarea que lleva mucho, demasiado tiempo, este camino que escogiste llevar estará saturado de traiciones, desencantos e interminable espera, tendrás que dominar estas situaciones que a tu vida seguirán llegando, y para ello debes comprender que nosotros no vamos a derrocar la tiranía, nosotros nunca haremos caer a la dictadura, todo el pueblo de Cuba se tendrá que involucrar para conseguirlo, nosotros solos, nunca podremos, nuestra misión será denunciar la naturaleza oprobiosa de este régimen, desenmascararle ante el mundo, y mostrarles a nuestros compatriotas, el camino a seguir para la emancipación de cada quien, hacerles ver y creer que el problema de Cuba tendrá que ser visto como el problema de cada cubano en sí, en el cada quien asuma el roll que le compromete. La problemática cubana tiene que involucrar a cada individuo de nuestra nación, hay que hacerles ver y comprender, que de su participación dependerá el rumbo de Cuba, la indiferencia, la complicidad o peor aún, involucrarse en el crimen, en la corrupción, en las inmoralidades, eso les ha traído a lo que hoy son, les ha traído al hundimiento social y moral, cada cubano tendrá que sacudirse las cadenas con que les han atado, nosotros nunca podremos quitarles las cadenas a quien no luche por sacudirse las propias! Ah bueno, lo que si podemos hacer, para lo que hemos sido llamados hacer, es mostrarles el modo, mostrarles el camino, ese, ese será nuestro roll!

viernes, octubre 14, 2011


Nuestra patria esta de luto.
Laura Pollan, ha marchado fisicamente,
incansable luchadora por la libertad, pero su espiritu continuara vivo en cada cubano que luche en contra de la tirania.
Mi mas sentido pesame a sus familiares, en especial a la esposa de nuestro Presidente del CDHD Brigada 2506, prima de la fallecida.
Una oracion a su alma.