viernes, septiembre 30, 2011

Tengo las invitaciones para el Almuerzo Fundraiser del CDHD "Brigada 2506", con el fin de recaudar fondos para el envio de medicinas a los presos politicos en Cuba. Junto a los veteranos de Bahia de Cochinos, nos acompanaran algunas personalidades como Ileana Ros-Lehtinen, Nuestro Tenor Armando Terron, Angel Cuadra. El almuerzo sera el domingo 9 de Octubre, en los Salones del Big Five Club 600 SW 92 Ave. Miami. Donacion $40.00 por persona o $70.00 por pareja. Esperamos nos acompanen. Pueden ponerse en contacto conmigo para mas informacion. 
Engie Alvarez
Vice-Directora de Prensa CDHD Brigada 2505
Vice-Directora Buro del Preso Político
Encargada de la Seccion Ayuda a un nino cubano.

jueves, septiembre 29, 2011

Escudo de la Provincia de La Habana.


Escudo de La Habana (Cuba): Usa de azur; tres castillos de plata alineados en faja, cada uno almenado de cuatro merlones y donjonado (torreado) de una torre de homenaje almenada de tres merlones; el todo mazonado, y aclarado de sable. Debajo, una llave de oro en la misma posición, con el anillo a diestra y el paletón hacia abajo. Al timbre, corona mural de oro, formada por un círculo murado con cuatro puertas (solo visible una al centro y media en cada extremidad) y cuatro aspilleras (dos visibles); y en un cuerpo superior, separado por un cordón, ocho torres almenadas (cuatro visibles) unidas por lienzos de muralla almenada. Como ornamento exterior, dos ramos de encina al natural, una a diestra y otra a siniestra del escudo, cruzado bajo la punta y atados de azur.

Himno de Villa Clara.


“Villaclara”
A Villa Clara pueblo dichoso
Nuestros cantos de amor entonemos
Su bello nombre glorifiquemos
Su ameno campo, su cielo hermoso.
Su ameno campo, su cielo hermoso.
La patria noble de ilustre dama
Que es un dechado de caridad.
Patria que siempre mágica un glamor
La llama ardiente de libertad.
Sus verdes campos y sus colinas
Retratan ondas de ríos sutiles
Sus hijas lucen bellos perfiles
Y cual de ángel, y cual de ángel
Guiadas divinas.
Gloria, gloria a Villa Clara
Que es la patria de invicta matrona
Gloria a Marta que pueblo pregona
Angel del pobre y dama preclara,
Angel del pobre y dama preclara.

Ejemplares_de_la_Prensa
Antonio Berenguer y Sed, hombre de vida política activa, destacado intelectual santaclareño, escritor, muchas de sus obras dedicadas a su ciudad natal, compuso la letra del himno “Villaclara” y el connotado violinista y director de orquesta, Néstor A. Palma escribió la partitura musical. Este binomio autoral le dio a Santa Clara un himno que pasado el tiempo se fue olvidando.
Fue interpretado por la orquesta que dirigía Néstor Palma, en el marco de los festejos que tuvieron lugar entre los días 28 de febrero y 2 de marzo de 1895, organizados en ocasión de un gran acontecimiento que vivió Santa Clara: la inauguración de la Planta Eléctrica, patrocinada por Doña Marta Abreu de Estévez y en otros actos oficiales de la ciudad que posteriormente ocurrieron, incluyendo el centenario del natalicio de Marta Abreu, el 13 de noviembre de 1945, después no hay otra información acerca de su continuidad, hasta el 28 de enero del 2000, en el aniversario de la fundación de la Casa de la Ciudad. De nuevo se escuchó, gracias a la labor investigativa y promocional de dos profesores del ISP “Félix Varela”, ingenieros Francisco Antonio Ramos García y Angel Gabriel Carrazana Duardo, apoyados por la directora y especialistas de la Casa de la Ciudad, con la participación de Rubén Urribarres como arreglista de la pieza e interpretada por la Orquesta de Cámara de la Sinfónica que él dirige, de este modo el HIMNO “VILLACLARA” fue rescatado del olvido.

La historia del Burro Perico.

Hace ya setenta y tantos años en la finca de Loa Pacheco, enclavada en la loma de Cerro Calvo. Un humilde señor dedicado por necesidad a la compra y venta de botellas adquirió un pequeño burro para que ayudara en los quehaceres. Por nombre le puso Perico y no imaginó jamás que en aquel momento acababa de hacer el más hermoso regalo a la tradición folklórica villaclareña.
En un Principio, Bienvenido Pérez (Lea) prestó el animal de trabajo a su primo Eusebio quien lo utilizó en el tiro de un carro de helados; pero Perico escapaba con mucha frecuencia hacia Cerro Calvo, quizás por inadaptación, quizás guiado por sus sentimientos. La verdad es que tenía cansado al heladero y una tarde fue el colofón. Cuando se encontraba vendiendo helados en el paradero de trenes los truenos y relámpagos anunciaron un fuerte aguacero y el hombre fue a refugiarse en los portales dejando amarrado al pobre jumento a un poste. Las primeras gotas de lluvia aterrorizaron tanto al animal que logró partir las riendas que lo sujetaban, y se lanzó a toda carrera para la casa de Lea, no sin antes dejar el carro de las sorbeteras en un deplorable estado.
Muy molesto Eusebio devolvió formalmente el burro a su dueño, quien al parecer lo entendía mejor, pues no pasó mucho tiempo sin que Perico tirara de un carro al que llamaban "La Ferretería ambulante". Los trabajos de este carretón sirvieron para que se estrecharan los vínculos amistosos entre Perico y Findingo otro que con el tiempo llegó a ser un personaje muy popular entre los vecinos de Santa Clara, pues usaba ropas extravagantes y dondequiera recitaba: "Que te paxa Maripoxa, que sobre todas las coxas te poxas', a la vez que cubría su pecho con toda clase de medallas y baratijas que encontraba a mano.
El mismo carretón después pasó a la recolección de tercerolas de manteca y por último a la recogida de botellas por todos los establecimientos de la ciudad. Mas de mil botellas vacías transportaba el burro en cada viaje.
Así pasaron tres lustros; el negocio de la botellería, gracias al trabajo de toda la familia Lea y la "modesta colaboración de Perico, dio muy buen resultado, al punto que el burro fue sustituido en su trabajo por un medio más moderno: Un camión. Lea, agradecido del trabajo de Perico, lo exoneró de todo deber, con el retiro merecido y una suculenta ración diaria de maíz.
No obstante, el animal, que ya había demostrado su inteligencia en otras ocasiones ingenió un plan para procurarse el sustento sin afectar directamente a su benefactor, plan que, con el decursar de los años haría imborrable su nombre en el folklore de Santa Clara.
Después de dejar las barras del carretón, al parecer por el hábito adquirido, comenzó a recorrer las empedradas calles villaclareñas con su andar lento y distraído Al principio, el contacto con la gente le fue un poco difícil pues había quien no aceptaba que un animal paseara las calles de la ciudad tan libremente. Esa fue la primera conquista de Perico, ganarse pacientemente le simpatía de todos. Los niños lo llamaban para ofrecerle caramelos y otras golosinas, que él lentamente saboreaba agradecido.
Algún día de aquellos, Perico aprendió un manejo muy importante; tocó delicadamente con uno de sus cascos delanteros a la puerta de alguna casa, donde seguramente con anterioridad y de forma espontánea le habían brindado pan. Fue como un toque a la puerta de la historia, pues desde entonces trascendió a la celebridad y la fama.
Comenzó a visitar algunas casas donde le procuraban su alimento predilecto, el pan. Así siguió engrosando la lista de sus cariñosos suministradores. E1 toque de Perico era algo sensacional en la cotidianidad de una casa; brindarle pan, más que una limosna era un acto de gratitud por tan simpático gesto. Cuando alguien, sin él solicitarlo le brindaba algo de comer en la puerta o ventana de la casa, aceptaba la invitación sin tardar, grabando el recuerdo en su solípeda memoria, de modo que jamás olvidaría saludar diariamente a los nuevos amigos.
El recorrido por la ciudad era siempre igual y con poca variación en el tiempo, siempre obedeciendo a la ubicación de los que visitaba y de los establecimientos que tenían sus latones llenos de desperdicios comestibles. Su ruta incluía a todos los barrios. La Pastora, el Carmen, Buen Viaje etc. y es notable que en ninguno de estor lugares a pesar de haber pozos de magníficas aguas, tomaba ni una gota de sus fuentes pues sólo la tomaba de manos de Victoria, la esposa de su dueño quien mimosamente se la servía cuando, al atardecer, regresaba de sus andanzas exigiéndole que rebuznara primero para dársela después, cosa que hacia Perico.
Cierta vez, este invariable curso por las calles fue alterado cuando tuvo un altercado con un novato agente del orden que estrenaba su azulado uniforme en la posta de Parque y Marta Abreu. Perico venía en dirección al Parque por la referida calle, en su diario crucero, para dirigirse al Liceo (hoy Casa de la Cultura); pero ese día el nuevo vigilante. desconociendo que Perico no era un burro ordinario, y creyendo que era su deber ahuyentarlo. comenzó a realizar toda suerte de maniobras y gesticulaciones profiriendo el típico cantar de los vaqueros del sur de las provincias centrales al conducir sus reses para que este desviara su rumbo; pero el burrito que no entendía que el policía tuviera derecho a bloquear su acostumbrado camino y le jugaba cabeza una y otra vez. El incidente se fue convirtiendo en un espectáculo; la gente comenzó a aglomerarse para presenciar las peripecias de Perico y las ineptitudes del agente, y éste, presionado por su vanidad autoritaria propinó dos fuertes golpes en el lomo para que el animal entrara en razones. Aquello puso de mal humor al público y hubo voces que se alzaron contra la actitud del advenedizo esbirro. Un sargento de la Policía que se encontraba entre los espectadores amonestó públicamente al guardia y le aclaró que Perico no era un burro ordinario, sino que se trataba de un burro "con los mismos derechos de cualquier ciudadano de la República".El vigilante amoscado, y aún sin explicarse el suceso en su real magnitud, se excusó ante la gente y prometió guardar al burro todas las consideraciones que le habían concedido.
Pero ello no termina todavía: Perico, desde aquel día cuando llegaba a 1a barbería de Marta Abreu y VIlluendas, detenía su paso y levantaba la vista para observar al vigilante de la posta del Parque. Si el que encontraba allí era el del referido altercado, daba marcha atrás y tomaba otra ruta.
Así, Perico,. amparado por el cariño, la admiración y el cuidado popular va dejando paulatinamente de ser un burro ordinario para convertirse en la amada mascota de la ciudad .
Hubo quienes trataron de utilizar su imagen para beneficios personales en las campañas politiqueras típicas de aquella época. Levantaron una ola de injurias a través de la prensa contra su dueño aduciendo que este después de haberse hecho rico a costa del trabajo del animal y de haber explotado al admirable burro lo tenía en la indigencia. Cartas de protesta fueron recibidas en el periódico El Mundo por tan descaradas mentiras, el pueblo conocía el gran amor con que el propietario del burro y sus hijos lo trataban.
Nuestro burro era punta de lanza en las manifestaciones estudiantiles, que se llevaban a cabo. Los jóvenes del instituto indignados ante la llamada "Prueba Selectiva" fueron con su protesta al Rector de la Universidad y allí iba Perico.
A raíz del primer gobierno de Batista, Perico saltó a la calle portando sendos carteles que decían: "Abajo Batista" y "Abajo el director", refiriéndose al Director del Instituto de Segunda Enseñanza que en componenda con los políticos de turno permitía a algunos estudiantes que recogieran dinero a nombre del estudiantado y para su beneficio personal.
Perico estuvo preso. Un día cometió el error de invadir los jardines del Parque Vidal: El alcalde asomado a una de las ventanas del Palacio de Gobierno lo vio personalmente y lo mandó a prender por comerse el césped.
El estudiantado, al enterarse de 1a noticia, se lanzó a la calle conjuntamente con la población. El alcalde, al ver que se ponía en juego su próxima reelección creando estas discordias, accedió a ponerlo en libertad.
Todos los informantes coinciden en decir que lo más asombroso de su vida fue su muerte. Eran las seis de la tarde del día 26 de febrero de 1947. Perico se encontraba cerca del café Villaclara Lea, lo vio y se le acercó. Notándolo cabizbajo y afiebrado le dijo: Perico tú estás enfermo, vamos para la casa. Y el animalito siempre obediente le siguió hasta la botellería.
Al otro día por la mañana, Caballo; el sereno que cuidaba del patio de la botellería, muy temprano le preguntó a Victoria que ya estaba en pie: "¿El viejo está durmiendo?" y tras su respuesta afirmativa. "Pues mira. Perico ni se mueve, pa' mi que está muerto, yo lo estuve mirando por una ventana.
No hallaban cómo decírselo a Lea; Pero al final, la dolorosa realidad se impuso. Al divulgarse la noticia, muchos centros de trabajo cesaron en sus labores, innumerables escuelas enviaron a sus alumnos; todos querían ver por última vez su simpática figura.
Llevándole flores, los niños desfilaron cerca de su cadáver para ofrendárselas, los obreros le llevaban coronas a nombre de sus lugares de trabajo; los muchachos del Instituto de Segunda Enseñanza, quisieron enterrarlo en el cementerio de la ciudad; pero Lea no permitió que su cadáver fuera sacado a la calle, y tras la autorización del Ayuntamiento. se acordó enterrarlo en el propio patio de la botellería donde durmiera toda su vida. Su sepelio debía llevarse a cabo allí, en una fosa que el mismo pueblo cavó. Cuatro metros cúbicos de tierra fueron removidos para ocultar su cuerpo eternamente, con una mezcla de arena y cal. pues bajo estas condiciones había accedido el Gobierno Provincial a su entierro dentro de la localidad de Santa Clara.
El infatigable andador de las adoquinadas calles de Santa Clara, continuará paseando su asnal filosofía en la imaginación de los niños, en la memoria de quienes lo conocieron y entre los recuerdos bellos de esta ciudad.
Esta historia, enclavada en las más profundas tradiciones y elementos folklóricos de Santa Clara, y sus personajes, son auténticamente reales, cualquier semejanza con la leyenda, y la fantasía es pura coincidencia.

martes, septiembre 06, 2011

Virgen de Regla compadecete de mi. Hoy es el dia de la Diosa del mar. Yemaya.

En la Habana Vieja hay una imagen muy curiosa que representa a la santería cubana. Se llama la Virgen de Regla, cuyo templo se encuentra en el barrio de Regla, al otro lado de la Bahía de La Habana. La imagen es muy venerada por los cubanos, cuya caracteristica principal es que es de piel morena. Este templo es católico y es la patrona de la Bahía cuyo día se celebra el 7 de septiembre.
Esta Virgen representa a Yemayá, que es fruto del sincretismo entre la religión católica traida por los conquistadores y las creencias yorubas africanas traidas por los exclavos. Yemayá es la diosa de los mares y, por ende, los pescadores le rinden pleitesía. La iglesia se encuentra en la ladera de una loma desde donde se puede ver gran parte de la bahía.
Al llegar al lugar, verás que no es un templo majestuoso; tampoco sus altares que no están llenos de oro y riquezas materiales.El templo es muy modesto, muy humilde, como son la mayoria de tenplos y santuarios. Pero allí la fe sí es profunda. Son muchos los milagros que se le atribuyen a la Virgen.
Sobre la historia de esta imagen, se cuenta que San Agustín vivió en África entre los años 360 y 436 , quen luego de tener una revelación de un ángel, mandó tallar una imagen de la Virgen. Luego, la imagen fue llevada a España desembarcando en Chipiona, Cádiz, donde se venera esta imagen.
Con el paso del tiempo, se hizo patrona de los hombres de la mar hasta que el cubano Juan Martín de Coyendo edificó una ermita en la vieja ciudad de La Habana.

YEMAYA (Virgen de Regla-Juno)
De Santos y Guerreros




Pancrasia
APUNTES SOBRE FOLKLORE AFROCUBANO

Orisha mayor, madre de la vida y madre de algunos dioses. Dueña del mar y de la luna. Diosa de la maternidad universal y de las aguas salobres. Es la dueña de las aguas y al representar al mar como fuente fundamental de la vida se considera madre universal. No sólo es dueña de los mares, sino de todo lo que hay en ellos.

Fue mujer de Babalú-Ayé, de Agayú, de Orula y de Oggún. Su hijo predilecto es Changó. Es astuta e indomable, le gusta cazar, chapear y manejar el machete. Es justa pero enérgicamente rigurosa.


Aunque el mar es su casa, vive y come en cualquier lugar, lo mismo en la loma que en las cuatro esquinas, en el cementerio o en el monte.

Se asienta o monta en otón, o en caracol y tabla por su diloggún, todo lo cual se guarda en sopera, en el interior del canastillero dedicado a los santos. Su nombre no debe ser pronunciado por quien la tenga asentada, sin antes tocar con las yemas de los dedos la tierra y besar en ellos la huella del polvo.

PATTAKI DE YEMAYA:

Olofi, el Todopoderoso, para que el mundo existiera, convirtió el vapor de las llamas en nubes, para que de ellas cayera agua para extinguir el fuego que cubría la tierra impidiendo que surgiera la vida. De tanta agua que cayó, se llenaron los huecos enormes que habían entre las rocas, formándose así Olokun, el Océano (terrible y temido por todos). Pero el mar tiene también un lado bueno, al permitir que surgiera la vida (el caracol, primero habló antes de existir el hombre) y este mar es Yemayá, quien existía antes que nada existiera, tendida cuan larga era. Un día, sintió dolor en el vientre y de él salieron los ríos, los orishas y todo lo que alienta y vive sobre la tierra.

SINCRETISMO: Yemayá se sincretiza con la Virgen de Regla. Patrona de la Bahía, cuentan que tiene su origen cuando un obispo que vivió y murió en Africa llamado San Agustín, talló en madera la imagen de una virgen negra cumpliendo las órdenes de un ángel que se le apareció cuando era joven. Años despues, un discípulo suyo para evitar que la figura fuera profanada por los bárbaros, embarcó la pequeña figura y llego a las costas de España, cercano al lugar que hoy ocupa la villa de Chipiona en Cádiz. Resistió la imagen de la Virgen tormentas y marejadas, sin afectar la embarcación en que se trasladaba, de donde quedó como patrona de marinos y pescadores.

En 1660, en Cuba, se erigió en el Caserío de Regla (cercano a la Bahía de la Habana) un bohío que cobijaba a la imagen de la Virgen de Regla, cuatro años después y con la ayuda de un acaudalado comerciante habanero, se construyó una ermita mayor trasladando a ella a una nueva imagen traída por el Sargento Mayor de la Isla, Don Pedro de Aranda. Ha sido adorada por todos los sectores de la población, especialmente a través de las celebraciones. En la época colonial, liberaban en ese día a los esclavos quienes, a golpe de batá evocaban a la diosa Yemayá, poderosa madre de todos los orishas, misericordiosa reina del mar.

COLOR: Azul (en todas sus gamas) preferiblemente el índigo y también el blanco.

NUMERO. 7

MATERIALES. Níquel y metales azules, seda de espejo y telas listadas.

ATRIBUTOS: Conchas, caracoles, corales, abanicos de mar, salvavidas, anclas, bote, peces, siete remos, estrella, siete aros de plata, rabo de caballo de mango adornado con cuentas azules y blancas, campanita, abanico redondo hecho de penca de guano adornado con pluma de pavo real, caracoles y cascabeles. Todos estos atributos adornados con peces, redes, estrellas, caballitos de mar, conchas y todo lo relativo al mar.

COLLARES: Con cuentas de cristal transparente, llamadas de agua, combinadas con las azules, en tramos de siete en siete.

ROPA: Usa bata con serpentinas azules y blancas, símbolo del mar. Banda o cinto de tela con peto romboide al frente.

COMIDAS FAVORITAS: Hierba buena, maíz remojado que se muele y se cocina como la harina, se envuelve en hoja de plátano y se pica en siete pedazos cada uno con un maíz y una vela, frijoles caritas cocidos y molidos con cáscara y sal colocados en forma de torticas sobre hojas de plátano, guiso de camarones, alcaparras, huevo duro, acelga y tomate, quimbombó con bolas de plátano verde o ñame, frijoles negros cocinados sin caldo, coco quemado, cuatro pescados enteros en un plato blanco con rayas azules. Cuando está enojada se le pone berro, lechuga, acelga y chayote.

ANIMALES: Venado, pato, carnero, gallo, guineo, gallina, loro, ganso.

RECEPTACULO. Una sopera coloreada en azul y blanco con flores.

HIJOS: Mujeres voluntariosas, fuertes y rigurosas, aunque maternales y serias, en ocasiones son impetuosas y arrogantes. Son resentidas y muy leales, aman el lujo y la magnificencia. Son muy justas.

OTROS. Yemayá protege a los mortales de aflicicones relativas al vientre de las personas, así como a todas las enfermedades o accidentes relacionadas con agua, dulce o salada, lluvia o humedad.

REZO A YEMAYA:

Iya mío atará maguá mío
jojoo acheré Oggún ayába jiguá odún;
omio Yemayá asayabí Olokún,
aboyó aboyó yogn euó aya balo
euó mi emí bache Iyá
olomí okará biaye Yemayá eguére ekún.
Asayobió Olokún ya bi eledé omó arikú
alálajara de yuama kamarikú komón amón;
kamari eyó, kamari ofó, kamari yen
bipene. Agó.
http://www.youtube.com/watch?v=CmMdoSWKI5o

                                                         Iglesia de Regla.


viernes, septiembre 02, 2011

Atardecer en Varadero.

Chicharritas

Que ricas eran!!!. 
Macarrones fritos en manteca que primero se ponian a secar al sol.
Lo que nos hacia inventar el hambre!!!

Recuerdan el Argirol que nos ponian nuestras madres
para curarnos los catarros y la sinusitis?.