lunes, junio 27, 2011

Desde hace 48 años se tiene racionada la comida en Cuba.

En el mes de julio de 1963 se creo la Oficina de Control y Distribucion de Abastecimientos (OFICODA), con el fin de poner en ejecucion la libreta de productos industriales y la de productos alimenticios.

Se raciono la comida dando paso a la desaparición de las bodegas, llenas, antes del 1959, de productos de todos los países del mundo, para convertir estas, en miseros locales con unos pocos productos para la venta, que no suplian ni suplen, ni lo mas minimo de la canasta familiar diaria.

Para justificar su daño, bucan todo tipo de excusas, la mas comun?,  "ANTES", en tiempos de Batista, el cubano pasaba hambre, porque solo los ricos podian comprar comida, y el que la podia comprar, no tenia el suficiente dinero para comprar lo que deseaba.

Al no existir el comercio privado y estar sujetos los comerciantes a la dirigida distribucion de alimentos, comienza la confiscacion de las bodegas a sus duenos, se saquearon muchas, se destruyeron otras, destinando los locales robados a otros fines o simplemente, quedaban abandonados por años, conviertiendose en refugio de personas que llegaban de otras provincias o de quienes no tenian casas, los cuales los apropiaban  sin permiso, amparados en que la propiedad privada no existe.

Como prueba dejo a continuacion unas fotografias de la llamada libreta de productos alimenticios y de las bodegas,donde se deja ver la carencia de alimentos, asi como la falta de higiene de esos lugares.





Libreta de productos industriales, o sea ropa y calzado.


                                                     Bodega cubana


                                                         Bodega cubana


                                                      Carniceria cubana

Mi abuelo Francisco Alvarez en su bodega en 1948.
Prohibido tomar la foto sin mi permiso.

      Bodega de mi abuelo en el 2010 
                                      (no conozco al Sr de la foto)                                  


Son muchas las dignas representantes de la valentia y las cualidades de la mujer cubana a traves de estos 52 anios de dictadura, exponiendo su vida para liberar la patria. Mujeres que han mantenido durante toda su existencia una linea impecable de moral y separacion ante el regimen que azota Cuba, soportando toda clase de injurias y abusos, sin doblegarse jamas.

Desde 1959, las madres de los once patriotas anteriormente muertos en huelga de hambre, las madres de los fusilados, los torturados, los presos politicos, las victimas del remolcador 13 de marzo, las madres de los que capturaron la lancha de regla, entre otras, todas son dignas representantes de la mujer cubana.

Tampoco hay que olvidar entre las dignas representantes a las hijas de las presas y presos politicos, los fusilados y desaparecidos, que sufrieron el dolor de la separacion de sus familias en carne propia.

viernes, junio 24, 2011

Dia de la Prisionera Politica. 24 de Junio.

Por: Engie Alvarez.


Varias decenas de presas políticas se encuentran hacinadas en la prision de Guanabacoa, La Habana, son reprimidas bestialmente por los genizaros custodios. La protesta de estas dignas mujeres cubanas habia empezado el dia anterior, cuando la tirania les anuncio que un grupo de ellas serian trasladadas para las ergastulas de Guanajay, carcel situada en Pinar del Rio.

En junio 24 de 1961, una mujer Prisionera Politica, Lydia Perez Leon, fue golpeada e ignorada en su celda, luego murio al dar a luz sin recibir asistencia medica, convirtiendose en un simbolo de la martir cubana. Su esposo que tambien estaba preso, cuando supo la noticia se suicido.

Las Presas Politicas cubanas han estado sujetas a tratamiento cruel e inhumano en las carceles, de esta forma se honra a aquellas presas politicas que han sobrevivido el horror de las carceles cubanas y alabarlas por su solidaridad y por la preservacion del espititu humano.

Declarar el 24 de junio, El Dia de la Prisionera Politica fue aprobado por el Senado de la Florida en Mayo de 1989.

sábado, junio 18, 2011

Castro y la Santeria.

Por:  Engie Alvarez.


Esta foto del tirano Fidel Castro vestido de blanco, es de uno de los viajes que realizo a Guinea-Africa, para hacerse "Santo". Aqui le daba un discurso a los religiosos que lo acompanaban.

Para los cubanos no es un secreto su vinculacion con las diferentes religiones afrocubanas. Yorubas, Espiritistas, Paleros y Babalaos, le han sonado los caracoles, despojado y tirado los cocos, entre otras practicas.
Celia Sanchez, quien estuvo alzada en la Sierra Maestra bajo su mando y fue su amante, era devota a Obatala y fue la que lo inicio en la Santeria.

Segun me conto una vez un exmilitar que peleo en Angola, los negros de la tribus, respetaban a Castro y le rendian tributo como a los dioses, porque era la figura del hombre blanco y poderoso que tenia la fuerza de siete guerreros, y seria quien cambiaria al mundo con su poderio.

Los militares de su guardia mas cercana, sabian que tenia un zoologico privado con animales exoticos que traia de africa y de otras partes del mundo. Muchos eran sacrificados en rituales religiosos, por ejemplo venados, leones y zebras eran usados en sacrificios como ofrendas mayores, tambien cachicamos, morrocois, de Cuba la jutia, especie en peligro de extincion.


miércoles, junio 15, 2011

Recuerdan estos peinados?

Del "Moño siete" pisos al "Bollardo", pasando por el "Espendru", sin olvidar, el "Piti piti pa". 

Me gusta compartir con ustedes las cosas que marcaron una epoca en nuestro pais, asi que hoy les traigo, nombres y fotos de peinados que se usaron, uf, hace mucho tiempo, algunos fueron objeto de criticas, hasta de burlas. En los sesentas la moda tuvo muchos cambios drasticos.  En Cuba le daban nombres raros y hasta graciosos a los diferentes cortes y peinados.

El moño siete pisos, en los cines los hombres protestaban por aquel moño tan alto, molestaba para ver la pantalla, era frecuente escuchar las quejas en medio de las peliculas.



El bollardo, lacio, corte redondo con las puntas dobladas hacia abajo.



El Espendru, especial para la raza negra.  Como no habia peines especiales para dar la forma al peinado, usaban tenedores de cuatro dientes (cubiertos de mesa), era usual ver que sobresalian en bolsillo de las camisas.  Cuando era muy alto el peinado, le decian a la persona que tenia "la pasion" encendida, o sea que tenia las pasas alborotadas.  Al pelo de las personas de raza negra, vulgarmente se le llama pasa.



El Afro, este estilo era de volumen mas bajo que el Espendru, mas manejable, muy comodo para mantener. Algunas personas de la raza blanca, lo usaban, rizandose el cabello con rolos estrechitos, aquellos de antes, llamados Tony's.

Los dos estilos se pusieron muy de moda, desde que fue la norteamericana Angela Davis, los muchachos inventaron y cantaban un estribillo a aquel peinado tan raro.   ... Angela Davis, pasa universal, Cuba te manda un peine adicional. Lo recuerdan haber escuchado?.  Era la epoca cuando los pienes estaban racionados por la libreta de la ropa, uno por persona al año y se hacian unas colas larguisimas, de varias horas, para poder comprarlo y quizas cuando tocaba el turno, en el mostrador nos decian que se se termino.



El piti piti pa, ay! cuantas nalgadas me dieron en casa, porque se me ocurrio cortarme el pelo sin permiso, fui con mi mama a la peluqueria y mientras la arreglaban, yo dije a otra peluquera que hiciera el piti.  Cuando mi mama me vio, que regano me dio, por supuesto que  a la peluquera tambien.  Al llegar a casa y verme mi abuelo me regano.  Los comprendo,  tenia el pelo rojizo, largo llegaba a la cintura, fue un cambio drastico, pero yo estaba feliz con mi moderno corte de pelo, piti piti pa.



Espero que les haya gustado mi articulo de hoy. Saludos.

lunes, junio 13, 2011

Lo que queda de la Escuela Secundaria Basica Hely Perez, donde curse el 7mo. y 8vo. grados
desde 1972 hasta 1974.
La tirania prefiere priorizar las construcciones y reparaciones de centros turísticos, antes que atender los problemas de todo tipo que sufren escuelas y hospitales.
Calle 76 entre 11 y 13.  Playa,  Ciudad Habana.

En este video se pueden observar todas las barbaridades que el asesino Fidel Castro y sus complices hicieron en Cuba, convirtiendo en ruinas a un pais que estaba a la cabeza del mundo en progreso.
Estas son las mentiras con las que engañaron a varias generaciones desde el inicio de su dictadura.


Nacimiento de Antonio Maceo, 14 de junio de 1845.



Nace Antonio Maceo y Grajales, patriota cubano, en Santiago de Cuba el 14 de junio de 1845. Hijo de Marcos Maceo y Mariana Grajales, quienes poseían algunas tierras y su posición económica era desahogada.

Al comenzar la Guerra de los Diez Años se incorporó a esta en los primeros días junto a su padre, quien murió poco tiempo después, y participó en ella junto a sus doce hermanos y toda su familia. Desde el puesto más humilde de soldado alcanzó, por méritos en combates, el grado de Mayor General a las órdenes de Máximo Gómez. Al terminar la Guerra de los Diez Años su hoja de servicios recogía 800 acciones de guerra y tenía veintisiete cicatrices en su cuerpo.

domingo, junio 12, 2011

Recuerdan estos jarros?. 
Se hacian de una lata de carne rusa. 
Habian personas que se dedicaban a hacerlos vendiendolos luego a un peso. 
Existian de diferentes tamanos.

sábado, junio 11, 2011

Moderna antena para tv en Cuba.

Rusticamente hecha con dos bandejas de comida y madera. 
El gran adelanto del comunismo, mantiene sumido en la miseria al pueblo.

miércoles, junio 08, 2011

HEROÍNAS DEL PRESÍDIO POLÍTICO

PATRICK FARRELL / MIAMI HERALD

Georgina Cid y su esposo Orlando Castro en su casa de Miami. Georgina está entre las miles de mujeres presas políticas del régimen de Castro.

NOTA: Georgina (Yoyi) y su eposo, Orlando Castro, son admirados amigos nuestros. A Orlando lo conocí en la Universidad de La Habana, y trabajamos juntos en Sabatés. Orlando participó en el 26 de julio de 1953. El grupo de Fidel Castro atacó el cuartel Moncada en Santiago de Cuba. Orlando y otro grupo atacaron el cuartel de Bayamo. Pudo esconderse en el monte, y hacer contactos que le permitieron regresar a La Habana y asilarse en una embajada. Después del triunfo de la revolución, lo recuerdo vívidamente, mi esposa y yo lo visitamos, y nos dijo que Fidel iba a ser un tirano. Conspiró y lo detuvieron, cumpliendo 20 años de condena. Cuando salió de la carcel vino a EEUU y se ubicó en Miami, donde conocimos a Yoyi, con quien se había casado en Cuba.
Pasó 16 años, nueve meses y cuatro días en las cárceles de Fidel Castro, pero a Georgina Cid todavía la atormenta lo que ocurrió el 7 de diciembre de 1969. En aquel frío amanecer de diciembre de 1969, estando presa, la llevaron a una habitación en una granja de trabajos forzados en las afueras de La Habana que tenía el nombre orwelliano de América Libre. Dos interrogadores le dieron, como opción única, un ultimátum imposible: denunciar las actividades anticastristas de su grupo o que mataran a su hermano mayor que había estado realizando acciones respaldadas por la CIA desde Miami.

Georgina ya había perdido a su hermano menor, Eladio Jr., durante la dictadura de Fulgencio Batista en el ataque de la policía a la embajada de Haití donde el joven había buscado asilo en 1956. Y ahora tenía que enfrentarse a estos dos sujetos sólo meses después de que su padre, Eladio, muriera de un infarto cuando era interrogado por las fuerzas de Castro. ¿Acaso suponían ellos que debía ayudar al régimen? "Les dije: ‘Estoy dispuesta a entregar mi vida por la de mi hermano porque él es mejor de lo que yo soy, y más útil también'', dijo, mientras se limpiaba las lágrimas en su casa de Miami. ‘‘Pero no puedo hacer eso. Esto es una lucha, y no puedo arriesgar la seguridad de nadie para salvar a mis seres queridos''.

Francisco "Paco'' Cid --golpeado, demacrado y esquelético mientras abrazaba por última vez a su hermana presa-- fue ejecutado frente a un pelotón de fusilamiento, dejando a su viuda Ofelia Rodríguez en la cárcel y a un hijo pequeño.

Miles de mujeres como Georgina Cid han tenido que tomar decisiones terribles. Pero mientras los prisioneros políticos han capturado el mayor interés, las mujeres, en gran medida, han tenido que mantener en privado sus recuerdos.
Cuando fueron puestas en libertad en los años 1970s y 1980s, pasaron a reconstruir sus vidas en el sur de la Florida. Algunas consiguieron títulos académicos, otras tuvieron que hacer trabajos domésticos. Muchas se casaron con antiguos prisioneros políticos, los que mejor comprendían su dolor y su orgullo.
Ahora, en el crepúsculo de su batalla, las antiguas prisioneras políticas que quedan - muchas de ellas llamadas plantadas porque rehusaron los programas de reeducación marxista - comparten un vínculo precioso. Sus historias, que raramente se escuchan fuera de los círculos de cubanos exiliados, son un testamento a su intrepidez y a su espíritu de desafío en una época cuando se esperaba que la mayoría de ellas - cubanas y americanas por igual - fueran dulces amas de casa y no armadas conspiradoras por la democracia.

Georgina Cid no había cumplido los 25 años cuando fue sentenciada a 20 años en 1961 por esconder una pistola "para conspirar contra los poderes el estado'', contra una revolución que ella había abrazado tras la muerte de Eladio hijo.

Cuando llegó a Miami en 1979 se había convertido, como tantas otras cubanas de su época, en un símbolo de un doloroso orgullo que jamás pudo ser quebrantado por sus brutales carceleros.

La mayoría de las presas políticas habían defendido la revolución pero se volvieron contra ella cuando Castro dejó de hablar de construir una democracia y, en vez de eso, se puso a hacer cárceles.

Así que las mujeres escondieron a jóvenes conspiradores, prepararon cócteles Molotov, trasladaron armas y distribuyeron propaganda anti-castrista. Se robaron las armas de sus padres fidelistas para llevarlas a la clandestinidad, aprendieron a montar estaciones de radio para hablarles a las masas o, como Zolia Aguila, conocida como la Niña del Escambray, subieron a las montañas de la parte central de Cuba para combatir contra el nuevo ejército revolucionario. Hicieron de todo con la esperanza de que el pueblo se alzara contra el dominio comunista de su joven nación. No era fácil hacerlo en un clima de terror alimentado por una TV que, todos los días, durante horas, mostraba sangrientos fusilamientos.

En la cárcel, las mujeres eran implacablemente castigadas, lo que sólo servía para unir aquella hermandad extraordinariamente diversa. Campesinas pobres como Olga Rodríguez Morgan y Aracelis Rodríguez San Román se mezclaban con la antigua aristocracia de la sociedad cubana como la abogada Albertina O'Farrill, que había sido la esposa de un embajador en los años de Batista o Polita Grau, la sobrina del antiguo presidente cubano, Ramón Grau San Martín, que vivió para lamentar su inicial apoyo a Fidel Castro.

El testimonio, sacado de contrabando, de un preso político y llevado a la Comisión Inter-Americana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos narraba la violencia de un Día de las Madres en 1961:
Habían cientos de nosotras, prisioneras políticas, en Guanabacoa, y nos querían trasladar a Guanajay, donde las condiciones eran insoportables... La cárcel quedó completamente rodeada por unos 600 hombres y mujeres armadas... Nos atacaron con mangueras de agua, con una presión entre 200 y 300 libras... Había una presa que tenía seis meses de embarazo y le dirigieron el chorro de agua directamente contra el vientre para hacerla abortar. Muchas de nosotras corrimos para protegerla y cubrirla con nuestros cuerpos. La presión del agua nos dejó una profunda marca en la piel que nos duró unos dos meses.

"Desde un punto de vista humanitario, independientemente de cómo pensáramos políticamente y respetando las creencias mutuas, estábamos juntas'', recuerda Luisa Pérez, una bibliotecaria de Miami, que estuvo entre las mujeres que se pusieron frente a la embarazada Raquel Romero para protegerla de las poderosas mangueras. El bebito sobrevivió. "Si le tocaban el pelo a una de nosotras, todas salíamos a defenderla''.

Luisa Pérez, Georgina Cid, Olga Rodrígez Morgan y Ana Lázara Rodríguez están entre las docenas de mujeres que sobrevivieron aquel violento Día de las Madres tras las rejas, pocas semanas después de la frustrada invasión de Bahía de Cochinos.’

Georgina acababa de regresar a su celda tras una visita de su madre cuando oyó ‘‘aquellos gritos terribles''. Las mujeres empezaron a sacudir la puerta de la celda para romper el cerrojo y sumarse a la pelea.

En Diario de una Sobreviviente: 19 años en una Cárcel Cubana de Mujeres, Ana Lázara Rodríguez describe la escena como "un caleidoscopio de patadas y puñetazos. ... Gente caía de ambos bandos... Pero los hombres tenían la ventaja del tamaño, el número y las armas''.

Cuando estalló el motín en el patio de la cárcel de Guanabacoa, Olga Morgan estaba siendo castigada en su celda. "Yo estaba en la Galera 5 y había estado haciendo un hueco para escapar así que cuando vimos tantos milicanos afuera pensamos que habían descubierto el hueco. Pero no, era una trampa para trasladar algunas mujeres a Guanajay, y golpear a las madres y familias que habían venido a vernos'', dijo Olga, que ahora vive en Ohio con su esposo James Goodwin.

"Fue un momento importante'', dijo. "Fue un momento en que empezamos a vernos a nosotras mismas como una sola''.

Olga Morgan era una guajira - una campesina - que se había criado en una región tabacalera, en una choza con piso de tierra. Como dirigente estudiantil en Santa Clara, se había enamorado de William Morgan, el comandante yanqui de las tropas de Fidel Castro.

Tras el triunfo de Castro, la pareja fue relegada a administrar una granja de cría de ranas en Pinar del Río. Rápidamente, William Morgan empezó a conspirar contra el giro de Fidel hacia el comunismo. Arrestado en octubre de 1960, fue fusilado cinco meses más tarde. Para el Día de las Madres de 1961, Olga Morgan había dejado a sus dos bebitas con su madre. Ahora era un viuda presa, condenada a 30 años.

Guanajay atemorizaba a las mujeres porque había sido construida para las peores delincuentes comunes durante la presidencia de Grau San Martín a fines de los años 40. La represión castrista hizo que, en cárceles como Guanajay, celdas hechas para una mujer tuvieran que albergar de 6 a 10 mujeres.
Entre las presas en Guanajay, estaba Polita Grau, acusada junto con su hermano Ramón de actividades contrarrevolucionarias, incluyendo ayudar a que 14,000 niños cubanos huyeran a Estados Unidos a través del programa Pedro Pan de la Iglesia Católica.

En el informe de la OEA del 4 de julio de 1962, sobre el traslado de Guanajay a la cárcel de Baracoa leemos:
Un nuevo sistema de férrea disciplina se ha impuesto en Guanajay. Los castigos sin causa se han hecho constantes. El mediodía del 4 de julio, llamaron a 25 mujeres por su nombre seguido de la palabra "Traslado''. El patio se convirtió en escena de una batalla campal. Insultos, gritos golpes, maldiciones, el ruido de cabezas rotas, sangre... una joven negra, Juana Drake, fue sacada de su celda, arrastrada y golpeada por milicianos que le gritaban "Camina, negra p...!'' A esta joven la condenaron a tres años adicionales con las delincuentes comunes porque había escrito en la pared, en español, inglés y francés, "Tenemos el derecho a ser libres''.

En total, 65 mujeres fueron trasladadas de Guanajay a Baracoa incluyendo a María Amalia Fernández del Cueto y su bebita Amadita, que sólo tenía 23 días y que apenas pudo sobrevivir el viaje. Las celdas de Baracoa estaban llenas de piojos y ratas y no había atención médica, excepto la que podían brindar presas como Caridad de la Vega e Isabel Rodríguez, ambas doctoras, a sus compañeras más jóvenes.

"Nos tuvieron allí durante seis meses'', dijo Gloria Argudín, que tenía 20 años y trabajaba como secretaria en la Universidad de La Habana cuando su padre, un médico fidelista, administraba el hospital de la universidad. Una día decidió llevarse algunas de sus armas y se fue para las montañas del Escambray. Fue capturada conspirando contra Castro en septiembre de 1960.
Gloria Argudín era la única mujer en un grupo de 12 hombres que, en dos carros, trasladaban armas, granadas y equipo de radio. Cinco de ellos fueron mandados al pelotón de fusilamiento tras un "juicio'' revolucionario al que asistieron 2,000 personas. La revista Bohemia los describió como antiguos rebeldes revolucionarios corrompidos y dedicados a servir "al monstruo imperialista del norte''.

Hasta el día de hoy, Gloria no soporta los balcones de los edificios altos. Es la herencia de haber sido colgada del techo de uno de ellos como parte de su interrogatorio. Y eso después de haber sido "fusilada'' por un pelotón de soldados, frente a una trinchera, con balas de salva. "Nunca lloro en esos momentos'', dijo en su apartmento de la Pequeña Habana. "Me pongo más furiosa. Me vuelvo una fiera''.
Amigas como Gladys Chinea, que estaba en la cárcel con Argudín, recuerda cómo los guardias le decían que amiga iba a afrontar el paredón.
"Nosotras oíamos, ‘Gloria Argudín, ¡paredón!', dijo Chinea. "Todas temblábamos en aquellas noches'''.

En 1963, después de Baracoa, las 65 mujeres y la bebita fueron devueltas a la cárcel de Guanajay. Pronto enfrentaron un nuevo método revolucionario de tortura: las celdas tapiadas.
"Nuestra llegada fue terrible'', dijo Olga Morgan. "Cada vez que bajaba una nos caían a golpes, así te llevaban a rastro y a golpes por las escaleras. Varias quedamos seriamente lesionadas''.
Con el tiempo, algunas de las mujeres fueron despojadas de sus ropas y metidas en celdas recientemente construidas en las que losas de concreto cubrían las ventanas. Tenían puertas de hierro con una ventanilla por donde se pasaba la comida y una jarrita. En la época de calor era un horno. Tocaban la Internacional Comunista constantemente.

"Aquellas celdas fueron construidas por mentes enfermas, por personas que pensaban que podían quitarnos nuestros principios, nuestras ideas, nuestra fuerza'', dijo Olga. ‘‘Estaban equivocados''.

El historiador cubano Pedro Corzo es un antiguo preso político cuya organización, Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo, documenta los abusos del régimen contra los derechos humanos. Corzo considera que el caso de las mujeres fue ‘‘único en su tiempo, frecuentemente sufriendo más abusos que muchos de los hombres''.
Pero ese sufrimiento las hizo más fuertes. Podian cantar y hace chistes y burlarse de sus carceleros. Y rezar.

A Polita Grau, que murió en el sur de la Florida en 2001, le encantaba tocar la guitarra, organizar coros de Navidad y entonar canciones religiosas prohibidas por el régimen ateo.
En Nuevo Amanecer, el perverso nombre de un campo de trabajo en la provincia de La Habana, Aracelis Rodríguez San Román recuerda como le gustaba a las muchachas escuchar cuando Polita hablaba de sus años como Primera Dama durante la presidencia de su tío. Araceli, Polita y La Niña del Escambray estuvieron entre las últimas plantadas allí a fines de los años 70.
Aracelis Rodríguez viene de una gran familia de 11 hermanos, gente de campo que cultivaba arroz, tabaco malanga y maíz en Pinar del Río. Con sólo sexto grado de estudios, era sumamente lista. Mantenía los libros del Frente Unión Occidental, un grupo anti-castrista que su tío dirigía para interrumpir el comercio saboteando puentes.

Ese tío, Esteban Márquez Novo, logró escapar a Estados Unidos, fue entrenado por la CIA y regresó a Cuba para hacer misiones y sacar algunos de sus sobrinos entre 1961 y 1964.
Dos de los hermanos de Aracelis también regresaron el 13 de mayo de 1964. Gilberto murió en combate. "Tenía una ametralladora y logró matar a dos o tres de ellos'', dijo Aracelis. Su hermano Arsenio escapó pero estuvo escondido durante casi un cuarto de siglo hasta que pudo huir en una lancha. Cuando supo la noticia de la muerte de su sobrino Gilberto, Márquez Novo, que dirigía el Frente, tomó la pistola y se suicidó.

Ese mismo día, Aracelis, su padre, su tío y otro hermanos fueron capturados. A ella la llevaron a las oficinas del G-2 en Pinar del Río. Querían que identificara el cuerpo de su hermano Gilberto. La llevaron a un cuarto donde había un montón de ropa en el suelo.
"Estaban llenas de sangre'', recuerda, "pero no vi el cuerpo. Durante años no supe si estaba realmente muerto''.

"La historia es tan espantosa. Nadie se lo imagina. Yo no hablo mucho de esto porque me hace daño''.
En 1979, Aracelis Rodríguez salió de Nuevo Amanecer y vino para Miami, junto con otros 3,000 presos políticos liberados. Tenía 39 años y estaba a punto de casarse con otro preso. Ahora viuda, Rodríguez se hace cargo de su madre de 98 años y de su tío Ramón San Román Novo, de 94, que pasó 24 años preso.

Cincuenta años. Familias diezmadas por pelotones de fusilamiento, asaltos, suicidios, largas cárceles. Mujeres puestas en libertad demasiado viejas para tener hijos.
¿Odio? No. Pero justicia sí.

"Yo soy una de esas personas que no perdona ni olvida'', dijo Gladys Ruisánchez, que cumplió 10 años de prisión. Su padre y su futuro esposo también fueron presos.

Hoy, Gladys ayuda a organizar eventos para reunir a las mujeres, y encontrar formas de ayudar a la oposición en Cuba, a grupos como las bibliotecas independientes que funcionan en las casas, dirigidas en ocasiones por familiares de los ex-presos políticos que quedan en Cuba.
Georgina Cid dice: "Lo único que me felicito de esa prisión es que tuve la oportunidad de conocer personas de muchos valores morales y espirituales. Que nos ayudamos y nos cuidamos mutuamente y aun ahora lo seguimos haciendo por que era un sufrimiento común. Nos preocupábamos cada una de las otras, y todavía seguimos haciéndolo porque compartimos un sufrimiento común''.
Al volver una página del libro de memorias de su difunta madre, que tiene cientos de sus cartas numeradas de prisión, Georgina detecta un amarillo recorte de periódico sobre la muerte de su hermano. El titular reza: "Cuba será libre por al sacrificio de sus hijos''.  Y de sus hijas.

lunes, junio 06, 2011

EL CUBANO QUE PREPARA TOSTONES RELLENOS PARA LA REINA ISABEL DE INGLATERRA

La familia real británica es adicta a los manjares de la cocina cubana gracias a su cocinero pinareño Elio Gutiérrez, quien en una entrevista exclusiva para Olé nos reveló los secretos de la vida cotidiana en el Palacio de Buckingham.
 
                                        Elio Gutiérrez, master chef de la familia real

El mundo entero presenció a través de satélites e Internet la preciosa y emocionante boda del Príncipe Guillermo y Kate Middleton.  Lo que muy pocos conocen es que tanto el Príncipe, como su abuela, la Reina Isabel y el resto de
la familia real son grandes degustadores de la gastronomía cubana, la cual forma parte del menú semanal del Palacio de Buckingham.  A continuación ofrecemos una entrevista exclusiva con Elio Gutiérrez, el cocinero cubano que logró aplatanar a la familia real.

Olé:  ¡Hola Elio!  Cuéntanos como un cubano logró llegar al Palacio de Buckingham y convertirse en el chef favorito de la Reina Isabel.
  
Elio:  Bueno, la historia es larga.  Espero que tus lectores tengan tiempo.  Yo nací en 1975 en Pilotos, que es un pueblecito de Pinar del Río tan pequeñito que allí todo el mundo se conoce.  Es como una gran familia, pero ofrece pocas oportunidades, y dentro del comunismo aún menos.   Tengo un hermano gemelo llamado Delio.  Cuando teníamos tres años mis padres después de mucho sacrificio lograron una permuta para Consolación del Sur, que queda cerca de Pilotos pero que es un pueblo mucho más grande y donde existían más posibilidades de superación.   Allí mi padre encontró trabajo como carpintero y pudimos lograr reparar nuestra casita.  Pero en 1980, como sabes, surgió lo de la Embajada del Perú y mi padre decidió que esa era la oportunidad perfecta para salir de aquel infierno.  Nos pusimos nuestros mejores trapitos y nos lanzamos hacia El Mariel en guaga, carretones, camiones y hasta a pie.  La cuestión era llegar.  Estuvimos 5 días en El Mariel hasta que nos montaron en un bote que se llamaba El Cuñataí y en unas horas ya estábamos en Cayo Hueso.

Olé:  Debe de haber sido algo espantoso para un niño de cinco añitos.
  
Elio:  Todo lo contrario.  Mi hermano Delio y yo lo disfrutamos enormemente. Era todo como una gran aventura.  Había tanta gente y de esa gente emanaba una energía y una euforia tan grande que era totalmente contagiosa.  Estábamos todos como en un trance, como viviviendo un sueño del cual no queríamos despertar.  Luego, la realidad en Miami fue muy dura.  Empezar de cero. Sin nada.  Mi padre encontró trabajo en McDonalds, que fue su primer empleo.  Y mi madre encontró trabajo en La Tijera que era una tienda muy popular en Miami en aquel entonces, pero que ya no existe.  Pero mi padre es ebanista fino y su sueño siempre fue montar su propio negocio.  Con mucho esfuerzo lo consigió y hoy es dueño y CEO de Gutiérrez Baby Cribs, Inc. que es una empresa que se dedica a tallar a mano cunas de maderas preciosas para bebitos de personas pudientes.  Mi padre recibe pedidos de todos los Estados Unidos, de Australia y tambíen de Europa.  Ni te digo el precio de cada cunita  porque no me lo vas a creer, pero de veras que lo valen, porque más que cunas son obras de arte.  Entre sus clientes se encuentran figuras de Hollywood como Angelina Jolie para quien mi padre ha confeccionado las cunas y camitas de todos sus hijos  tanto propios como adoptados.  Esas las hace mi padre personalmente, no sus empleados.

Olé:  ¿Y cómo es que eliges la carrera de chef?

Elio:  Bueno, a mí lo que más me llamo la atención al llegar a Estados Unidos fue la comida.  La gran variedad de comida que existía en Miami .  Y las frutas, sobretodo las frutas.  Yo jamás había visto una manzana o una pera en Pilotos ni en Consolación, y mucho menos algo tan raro y exótico para mí  como un higo o un dátil.  Ver tantas frutas, vegetales y platos hasta entonces desconocidos para mí me hizo sentir un gran aprecio e interés por la gastronomía.  Después que terminé mi high school en Miami , me fuí a Boston donde estudié dos años en la Cordon Bleu East y ahí conocí a una chica nacida en la Argentina de padres ingleses llamada Martita Hunter, quien es hoy mi esposa y la madre de mis hijos.  Cuando terminamos nuestros estudios en Cordon Bleu East nos vinimos a Londres donde me matriculé en The Royal Academy of Culinary Arts.  Ahí me hice Master Chef.

Olé:  ¿Y como logras entrar en el Palacio de Buckingham?

Elio:  Eso me costó mucho tiempo y trabajo, pués la familia real exige los mejores cocineros del mundo.  Yo era el chef de un restaurant londinense que se llamaba Great Expectations, como la novela, y un día fue a comer allí el Duke de Rutherford-Leigh. Los dueños de Great Expectations eran dos ingleses que habían viajado por todo el mundo y eran grandes conocedores de la gastronomía de varios países.  Habían visitado La Habana en muchas ocasiones y me pidieron que incorporara
al menú del restaurant algunos platos típicos cubanos.  El menú de Great Expectations era muy variado y contenía platos de todas partes del planeta. 
El Duque de Rutherford-Leigh pidió ropa vieja, congrí y yuca frita.  Plato que para nosotros es el pan nuestr de cada día, pero que para él resultaba algo nuevo, exótico y delicioso. Le gustó tanto la ropa vieja al Duke de Rutherford-Leigh que pidió conocerme y siguió viniendo asiduamente al restaurant a pobrar otros platos cubanos.  Como la ropa vieja con congrí y yuca frita era el único plato
cubano en el menú de Great Expectations el Duke llamaba con una semana de anticipación, pedía hablar conmigo personalmente y ahí coordinábamos un menu especial para él y sus invitados.  Así pasó más de un año hasta que un día recibí una llamada del Duque diciéndome que había una plaza disponible en el palacio para un master chef y que él me había recomendado.  Me presenté en Buckingham y me pidieron que elaborara un menú típico cubano, lo cual era imposible pues no existe en Londres manera de conseguir los ingredientes.  Les expliqué que habría que pedirlos a Miami y se demoraría una semana.  Ya mi hermano Delio a través de su compañía de importación-exportación se encargaba de abastecer a Great Expectations de yuca y frijoles negros.  Le pedí a él una lista enorme de ingredientes y le elaboré a la familia real una soirée cubana.  Quedaron encantados y fuí contratado inmediatamente.

Olé:  ¿Y que platos cubanos come la realeza británica?

Elio:  Bueno, todos tienen gustos diversos.  Por ejemplo, a la reina le encantan
los tostones de fongo rellenos de camarones al ajillo y la sopa de malanga.  A su esposo, Prince Philip lo que le priva son las frituritas de seso.  Charles es adicto a los platanitos tentación y al congrí con chicharrones.  Camila al arroz con pollo. Los príncipes, tanto Harry como William, son bien dulceros.  Para ellos elaboro boniatillo y buñuelos pinareños que llevan un toquecito especial de nuez moscada con canela fina de la India .  Por lo general una vez cada dos semanas confecciono un menú totalmente cubano. Los demás días el menú varía y puede ser algo típicamente inglés, o francés, o vietnamita.  No olvides que yo cocino de todo pues por algo soy master chef.  Además, en palacio hay otros 25 master chefs que trabajan full-time para la familia real y cada uno de ellos tiene sus propias especialidades.  El menú es increiblemente variado y sofisticado con platos de todo el planeta.  Los ingredientes llegan a través de British Airways o Virgin Atlantic de países tan diferentes como Corea o Senegal .  Los ingredientes para las comidas cubanas me los envía mi hermano directamente a palacio desde Miami todos los Martes en el primer vuelo de British Airways y son siempre frescos y de óptima calidad.  El tiene un contrato directo con Buckingham Palace , o sea que no sólo trabajo yo para la familia real, sino que mi hermano también, aunque lo hace desde Miami.

Olé:  Tal parece como que has encontrado tu propio paraíso terrenal.  ¿No tiene gajes el oficio?

Elio:  Sí, muchos.  El principal es que tengo que vivir en palacio mientras mi
esposa e hijos viven en las afueras de Londres.  Buckingham tiene 188 habitaciones donde vivimos la mayor parte del staff, los de la cocina y los que se encargan de otros quehaceres en el palacio.  Yo trabajo tres semanas consecutivas y tengo una semana al mes libre para estar con mi esposa y mis hijas Blanquita y Maruja. Para serte sincero, esa es mi única queja, que no puedo dedicarle más tiempo a mis hijas.  Pero lo cierto es que vivo en un mundo de palacios y esplendores. 
Es como una fantasia que vivo ilusionado  como si fuera un cuento de hadas.  Una fabulosa fantasía de un mundo maravilloso.  He conocido a las personas más famosas de nuestro tiempo desde Elton John hasta el presidente Obama y te puedo decir que a la gran la mayoría le encanta la cocina cubana, de lo cual estoy muy orgulloso porque sobre todas las cosas, soy cubano.  Me veo como el embajador de nuestra cultura en Inglaterra y me siento muy orgulloso de haber nacido en la tierra más bella que ojos humanos vieron.  Que un Marielito de Pilotos le haya enseñado a la realeza británica a disfrutar de un buen ajiaco y de una buena sopa de pichón tiene su cosa, ¿no?  Yo creo que los tostones de fongo rellenos con camarones al ajillo hasta le han abierto a la reina el apetito.
Deteriorado estado de una peluqueria cubana. 
Se nota que es para cubanos y no se paga en dolares.

domingo, junio 05, 2011

Aguantate de la brocha pintor.

    A falta de escalera en Cuba hay que ser maromero para poder pintar. 

sábado, junio 04, 2011

Recuerdan las cajitas de cumpleanos?

Un pedacito de cake, croqueticas de jamon casi siempre,
un bocadito y la ensalada de coditos.

jueves, junio 02, 2011

Si pudieran hablar los fosos de la Cabaña, cuantos ecos de Viva Cristo Rey! se escucharian y cuantos lamentos saldrian de las paredes de las carceles cuando eran vilmente torturados los presos.


AHORA….

Les dejo este poema muy actual escrito por una amiga que escribe precioso. 
La lucha por la libertad de Cuba en contra de la tirania cubana, ha cobrado muchas vidas en estos 51 años de atropellos y de barbarie, el pueblo sigue alzandose en contra de la violencia terrorista del régimen.


AHORA….

Ahora que ya estamos despertando…
Que sentimos el deseo de riesgo…
Ahora que los cubanos lloramos hollín y sudamos aguas de cambio…

Ahora que mataron a Zapata, que destierran a su madre,
Que mataron a golpes a Juan Wilfredo,
Pero que éstos muertos están más vivos, AHORA…

Ahora que en Cuba hierve la sangre,
Que están las Damas de blanco,
que revive un Fariñas, que aparece una Yoani…

Ahora que evoca un Biscet, y tenemos un Antunez…
que ya camina Ariel Sigler y me enorgullece Sara Marta Fonseca.

Y que reprimen más que ayer, y más sera mañana…
Ahora antes que la tierra me trague sin ver mi Cuba libre…

Ahora que estamos separados y regados por el mundo…
No quiero perder el tiempo…

Ahora cubanos!,
Tengo el valor, corro el primitivo riesgo de pedirles…..

UNÀMONOS!!!!!!.

Aimara Pérez


miércoles, junio 01, 2011

No todos fuimos culpables

No todos fuimos culpables
Por Engie Alvarez.

La mayoria de las respuestas que recibo en mis articulos sobre Cuba y la complicidad del pueblo cubano con el regimen comunista es la misma siempre: "todos fuimos culpables de que Fidel este ahi" y "todos aplaudimos". Frases que repiten hasta el cansancio sin detenerse a pensar todo lo que implica. 

No todos aplaudimos, ni todos fuimos culpables de que Castro este desangrando al pueblo hace 51 años, muchos (como yo) no habiamos nacido. Culpables son los que aplaudieron al paso de la caravana por las calles en el 1959, los que se pusieron el traje de milicianos o milicianas, aquellos que fueron a aplaudir los interminables histericos discursos en la Plaza de la Revolucion,  los que colocaron en sus puertas el cartel "Fidel esta es tu casa", o gritaron: "Paredon para saya y pantalon", los que pertenecieron a los Comites de Defensa de la Revolucion (CDR),  la Federacion de Mujeres Cubanas (FMC), la Union de Jovenes Comunistas (UJC) o los que salieron en manadas a los actos de repudio golpeando, gritando escoria, gusano, entre otras ofensas irrepetibles por asquerosas.

Esos son los culpables, hubo y hay por miles quienes apoyaron y apoyan la tirania de Castro, los que chivatearon calumniando, con tal de subir un escalon y ser mas comunista que nadie, quizas para conseguir una lata de pintura, un mejor trabajo o una casa de microbrigada, sin importarle la suerte que corria el delatado.

Cuantos por culpa de ellos fueron fusilados, si pudieran hablar los fosos de la Cabaña, cuantos ecos de Viva Cristo Rey! se escucharian y cuantos lamentos saldrian de las paredes de las carceles cuando eran vilmente torturados los presos.

No Sres, no todos fuimos culpables del apoyo a Castro desde 1959 hasta la fecha, no quieran tapar sus errores metiendonos a todos en la olla para justificar sus bajezas.

Estos individuos de doble cara, oportunistas, traidores, que no eran mas que unos cobardes, desgraciadamente hoy en dia estan en el exilio, dandose golpes de pecho, jurando y perjurando que nunca pertenecieron a nada, ni aplaudieron a Fidel, ni mucho menos chivatearon a nadie.

Las nuevas generaciones que llegan a Miami, aspirantes a lideres anticomunistas, ansiosos de protagonismos,  no saben ni les importa saber la historia verdadera de la llegada de Castro al poder, asesinando, saquenado, masacrando, robando, ultrajando.

Ellos no conocen del dolor de aquellos que no bajaron la cabeza al comunismo, ni se doblegaron jamas. 

Esos traen el odio en el tuetano de los huesos y despotrican su adoctrinamiento aprendido en las escuelas en contra de cubanos que se enfrentaron al regimen y merecen respeto, hombres y mujeres ya ancianos que les sobra los pantalones que a ellos les falto en Cuba.