sábado, abril 30, 2011

El morro y la Cabana.

1630. Castillo de los Tres Reyes del Morro. Arquitecto Juan Bautista Antonelli


1577. Castillo de la Real Fuerza. Arquitectos Bartolomé Sánchez y Francisco Colona.

miércoles, abril 27, 2011

Abusos a los ninos en las escuelas.

Califican de terrorista a un nino en Cuba.

Estos abusos vienen sucediendo en Cuba desde 1959.

Una maestra califica de terrorista a un nino.

http://www.martinoticias.com/noticias/Maestra-cubana-califica-de-terrorista-a-un-nino-119785579.html
QUE LO TUMBE EL VIENTO
       (¿O LOLA CON SU MOVIMIENTO?) 

Quizás la consigna castrista de mayor arraigo últimamente es esa ridícula de “Que lo tumbe el que lo puso”. Si los cubanos a través de nuestra historia hubiéramos asumido esa premisa todavía estuviéramos viviendo bajo el coloniaje español.

Por ahí yo tengo la lista de los cubanos que acompañaron a Fulgencio Batista a Columbia para dar el golpe de estado del año 1952. Bajo esa teoría esos debieron ser los encargados de derrocar a Batista.

Lo que algunas personas no saben es que muchísimos de los que colaboraron ingenuamente a crear el monstruo fueron de los primeros que lo combatieron. Para poner solamente tres ejemplo entre miles: uno de los principales dirigentes del M.R.R. era el Teniente del Ejército Rebelde Manuel Artime, al frente del M.R.P. estaba el  ex Ministro de Obras Públicas del recién estrenado gobierno Manolo Ray Rivero, el Movimiento 30 de Noviembre era dirigido por David Salvador uno de los líderes de la CTC revolucionaria...

El primero que lanzó  proclamas anticastristas en La Habana desde una avioneta  fue el ex jefe de la Fuerza Aérea Comandante Pedro Luis Díaz Lanz. Preso por 20 años fue Huber Matos. Uno de los autores de la Reforma Agraria, el Comandante Humberto Sorí Marín, fue fusilado. Uno de los principales jefes de Acción y Sabotaje del 26 de Julio en La Habana, el Comandante Aldo Vera, se convirtió en el  más peligroso enemigo de la dictadura. Y la lista sería enorme. Mientras tanto, todos los oportunistas se hicieron milicianos. Y, desde luego, muchos que jamás fueron fidelistas como  Pepito Regalado, Mirto Collazo, Oscar Alfonso Carol y el gran Tomás Cruz batieron el cobre contra la tiranía.

En Cuba, durante los inicios, la tiranía sólo ofrecía cuatro alternativas: Cárcel, paredón, exilio o sumisión. Sería muy refrescante que esos que predican el  inmovilizante slogan de “que lo tumben los que lo pusieron” les pregunten a sus padres y abuelos a cual de esas disyuntivas se suscribieron.  La pregunta es muy sencilla: “Abuelito ¿cuántos años de prisión tu cumpliste?”,"¿En que organizacion anticastrista tu militabas?" o  “¿Cómo se llamaba el Comité de Defensa que tu presidías en 1960?”  Y usted verá por donde le entra el agua al coco. De ahí procede el complejo paralizante,  y al mismo tiempo altanero y agresivo. Hace días leí la nota de Victor Reynaldo Infante orgulloso de la posición rebelde contra la tiranía de sus antepasados. Un abrazo para él.

Porque yo les voy a decir algo: los que tuvieron la suerte de tener PADRES Y ABUELOS  ANTICASTRISTAS andan muy orgullosos de sus progenitores. Y saben que los que no han muerto siguen siendo patriotas.

Me encuentro con compatriotas que se creen que el país entero, una generación completa, apoyó el sistema implantado,  y que sólo una minoría ínfima de batistianos y latifundistas salieron corriendo acobardados hacia la “Yuma”.

Ignoran que miles y miles murieron tratando de evitar la debacle actual. Las cárceles atestadas de presos. Conozco casos de patriotas que sufrieron torturas, bayonetazos y el Plan de trabajo forzado Camilo Cienfuegos.

Opino que este no es el momento de querer ( nunca lo ha sido) que sean otros los que lo derroquen al castrismo sino que sea una labor de todas las personas decentes, patriotas Y ENEMIGOS ACÉRRIMOS del régimen asesino. Ni me las doy de guapo ni nada parecido. Sólo digo lo que creo es la verdad: Aquello no se cae, hay que tumbarlo por la fuerza, no lo tumba el viento, ni Lola con su movimiento. 

lunes, abril 25, 2011

Heladeria Coppelia.

por Moisés Leonardo Rodríguez.
CubaNet  

La heladería Coppelia, de La Habana, fue inaugurada 4 de junio de 1966. Su diseño lo realizaron los arquitectos Mario Girona, Rita María Grau y Candelario Ajuria. Los cálculos corrieron a cargo de los ingenieros Maximiliano Isoba y Gonzalo Pazse.

En el lugar donde se encuentra, la esquina de 23 y L, en el Vedado, estuvo el hospital Reina Mercedes, desde 1886 hasta 1954, año en que fue trasladado a su nueva edificación, en Zapata y D. El gobierno castrista rebautizó al Reina Mercedes como Hospital Comandante Manuel Fajardo.

La idea original era construir un nuevo hospital en 23 y L, pero se cambio por la de hacer un rascacielos de 50 pisos. El proyecto fue desechados con el triunfo revolucionario de 1959 y en el lugar se construyó un Pabellón de Turismo con un restaurante de capacidad para 500 personas y lagos y paisajes artificiales.

Durante la primera mitad de 1996 se trabajó durante 24 horas por seis meses ininterrumpidamente para hacer la actual edificación de la heladería Coppelia, diseñada con capacidad para 1000 usuarios simultáneamente.

En la famosa película Fresa y Chocolate, uno de los personajes la llama "La Catedral del Helado", pero el lamentable estado actual de la instalación y la mala calidad de los helados y el servicio, no parecen dignos de una "catedral".

En la actualidad quedan muy pocos de los "54 sabores" originales que ofrecía Coppelia en 1966 y el producto es de muy mala calidad. El lugar está sucio, la atención al público es deficiente y la lentitud del servicio hace que las colas sean interminables. El control que ejercen los custodios, encargados de mantener el orden en las colas, sobre los clientes es casi militar. Más que una catedral, Coppelia hoy parece el Purgatorio o una unidad militar.












viernes, abril 22, 2011

La gatica de María Ramos, que tira la piedra y esconde la mano.


El cubano es famoso mundialmente por su chispa, su inteligencia, y su fantástico sentido del humor.  Además, ha aportado al idioma castellano una fraseología inconfundible, inolvidable, muy ocurrente y muy cubana. 
 
El orígen de esta frase que todos conocemos se remonta al barrio marginal habanero de Jesús María.  María Ramos era una bella mujer que ejercía la profesión más antigua del planeta en dicho barrio.  Un día, según su propio testimonio, llegó a su casa y descubrió a su proxeneta Virgilio muerto en la cocina.  En su frente había una enorme herida y a su lado, ensangrentada, se encontraba la piedra de machacar de María Ramos. 
 
Los más jóvenes no recordarán que en nuestra Cuba se utilizaban las piedras negras de río, grandes y pulidas, para machacar todo tipo de alimentos desde un bistec hasta una cabeza de ajo. 
 
En el juicio María Ramos se declaró inocente del crimen y al preguntarle el juez por qué se encontraba  en el banquillo de los acusados ella contestó:  Pués no lo sé, Señor Juez. A mi Virgilio me lo mataron de una pedrada en la frente, pero yo no fuí.  Yo estaba trabajando.  La única que estaba en casa era mi gatica Mimí.  Pregúnteselo a ella.  Los que estaban presentes en la sala reventaron de risa porque todos conocían muy bien cual era el trabajo de María Ramos. 
 
Al día siguiente salió publicada en el Diario de la Marina una reseña del juicio con una caricatura de la gatica Mimí en pose amenazadora alzando en sus patas delanteras una enorme piedra de río. Al pié decía La gatica de María Ramos dió la fatal pedrada ... pero ¿con qué manos? 

Enseguida surgió en La Habana una coplilla popular dedicada a la gata Mimí que decía La gatica de María Ramos, que tira la piedra y esconde la mano, que mató a Virgilio y que mató a su hermano.  ¡Que gata asesina!  ¡Que sino malsano!    
 
María Ramos fué hallada culpable de homicidio y sentenciada a cárcel.  Pero ella y su gatica Mimí pasaron a la inmortalidad y hoy forman parte de nuestro lenguaje popular.

lunes, abril 18, 2011

Cambiando un bombillo en La Habana.

Esta foto me recuerda al chiste de, cuantos cubanos se necesitan para cambiar un bombillo?

lunes, abril 11, 2011

Desalojo en Cuba.

En que quedamos, no es que la tierra es de todos?. Segun los castristas eso solo sucedia antes de 1959, en el gobierno de Batista.

Varias familias fueron desalojadas de sus viviendas por efectivos de la Policía Nacional Revolucionaria el pasado 25 de marzo.
Los desalojos tuvieron lugar en una barriada de más de 80 casas construidas entre los repartos Villa Nueva y La Aduana, detrás de una fábrica de cigarros, en la ciudad de Holguín.
En horas de la mañana del día señalado un operativo compuesto por policías, ambulancias de Salud Pública y camiones se presentó en el lugar, desalojando por la fuerza a los moradores y derribando rápidamente algunas viviendas.
En esta ocasión se demolieron al menos 8 casas, algunas construidas con tablas y techos improvisados, de materiales reciclados.
Una de las casas, cuyo dueño se nombraba Félix, era de ladrillos. Los despojos de la familia de Félix fueron lanzados a unos 20 Km. del municipio en un almacén sin seguridad alguna.  “Si el gobierno no nos provee de una casa, qué otra cosa podemos hacer nosotros los pobres, con lo poco que tenemos”, expresó Félix








viernes, abril 08, 2011

PASAJE CON DESTINO A LA HABANA, UN SUEÑO SIN DESCARTAR

Por: Iliana Curra


Llegué temprano. Casi al amanecer. Cuando los rayos del sol hacían todo lo posible por introducirse entre las nubes que cubrían un amanecer apacible y elegante. Un fresco agradable hacía mi llegada más confortable.

Bajando las escalerillas del avión pude ver y sentir a una ciudad que hacía mucho me quedaba lejos, pero a la vez muy cerca. Allí, donde nadie puede cambiar las cosas, ni siquiera el tiempo. Estaba impregnada en mi mente y en mis sentidos.

Me sentí libre de tomar un taxi. No había avisado a nadie, ni siquiera a mi familia, de que llegaría ese día. Quería disfrutar a solas mi llegada. Rememorar cada detalle sin que nadie perturbara mis pensamientos. Recordar los pormenores de una Habana que comenzaba a parecerse a aquella que tanto me habían contado. La que nunca conocí.

Le pedí al taxista que no tuviera apuros en llegar. Recorrí despacio las calles de una ciudad que apenas despertaba. Muchos, quizás, ya colaban el café cubano que tanto nos ayuda a estimularnos después de una noche profunda. Esa cubanía innata y predominante nadie la puede cambiar. Ni siquiera a mil millas de allí. Sentí el aroma de un café nada mezclado con chícharos, y el perfume de las rosas de cada jardín que apenas comenzaban a abrir sus hojas para regalarle al día la belleza natural de sus colores. No podía negarlo. Ya estaba en casa.

En mi recorrido tuve el enorme privilegio de ver la llegada del sol, ese astro rey que nos permite vestir de forma ligera en una isla donde Dios puso su mano cuando fue creada. Estoy convencida de que Adán y Eva fueron cubanos, aunque luego hayan cambiado la historia.

Transité mis calles, respiré mi aire, y me sentí libre. Una sensación que jamás había tenido en mi propia patria, esa misma que había vivido esclavizada por tantos años. Cuando cambiaron la historia y perdió la candidatura al paraíso. Cuando inyectaron a algunas de sus gentes de un odio infernal que los llevó a gritar “¡paredón!”, aún sin saber por qué. Cuando sus niños tuvieron que ponerse al cuello una pañoleta que nada se diferenciaba de un grillete esclavo y tenían que gritar consignas corrompidas y absurdas.
El cielo, ya clareado y con su intenso azul celeste, se impuso sin pedirle permiso a la noche. Llegó el día, y con él, la profunda convicción de que todo había cambiado en un país donde ahora la libertad imperaba. No más lemas, ni mandatos al estilo militar. No más simulación, ni generales corruptos. Ni encarcelamientos injustos por preservar la dignidad. Se acabaron las mentiras y los desganos, el alcoholismo consumidor de una generación frustrada que ahora se levanta de sus propias cenizas. Se terminaron las carencias materiales, pero sobre todo, las espirituales.

Decidí bajarme del taxi para seguir mi recorrido a pie. Quería hacerlo para respirar profundamente el olor de esa Cuba que ahora era diferente. ¿O quizás ahora es cuando realmente era Cuba? Caminé despacio, como reconociendo cada detalle de algo que me pertenecía pero había dejado de ser mío porque un opresor decidió determinar quién podía vivir o no en ese espacio que, muchos reconocemos como patria, otros la consideran su finca privada.

Un periódico local anunciaba el encuentro de centenares de prisioneros políticos con sus familiares. Las cárceles se abrieron para darle paso a la vergüenza. Muchos delitos comunes dejaron de serlo y todo volvía a la normalidad de forma acelerada.

Inhalé cada átomo de aire, me llené del impresionante paisaje del Malecón habanero. Sentí el chocar de sus olas y divisé la luz del sol que adornaba sus crestas azuladas. Subí a su muro y me acosté a todo lo largo mirando al cielo. El sol cubano me daba la bienvenida a una patria libre de recelos y de temores fundados. El paraíso había regresado a la isla perdida por casi cinco décadas. Era como el nuevo descubrimiento en un siglo moderno y computarizado. Tuve la sensación de volver a nacer y no era ficción. Había nacido nuevamente.

La paz y la quietud del momento era justamente la armonía precisa para el letargo mañanero después de un viaje madrugador. Me quedé dormida, y en mis sueños, nuevamente vislumbré a una Cuba libre.

jueves, abril 07, 2011


Another version, to mark the ocassion, begging Marti's pardon,

Llevamos una rosa blanca
en marzo como en enero
para el pueblo prisionero
que la represión estanca

Y para los tiranos que les arrancan
los corazones con que viven
cañones ni bombas nos sirven:
damas en blanco nos bastan

Carlos Eire

viernes, abril 01, 2011

Farolas de La Habana. Varias Fotos.

Tan hermosas, hasta parece que estan iluminadas y en buen estado.