miércoles, agosto 10, 2011

Autor de la música y letra del Himno de Cuba.


Autor de la música y letra donde se une el sentimiento de amor patrio y el combate para conquistar la libertad.
Pedro Felipe Figueredo y Cisneros
Nació en la ciudad de Bayamo, el 29 de julio de 1819. Perucho, como fuera conocido, alumno de José Antonio Saco en el colegio San Cristóbal; alumno en la Real y Pontificia Universidad de San Gerónimo de La Habana; se gradúa en España de abogado cursando estudios en la Universidad de Barcelona y en la Universidad Central en Madrid. Cultivaba además la literatura y la música. Viaja por distintos países y regresa a su natal Bayamo donde contrae matrimonio con la criolla Isabel Vázquez y Moreno trasladándose el matrimonio a la hacienda Santa María del Rosario, en las afueras de la ciudad.

Evitando verse envuelto en un incidente ocasionado por un retrato de la reina Isabel de España, decide mudarse a La Haban donde además de practicar la abogacía, se dedica a componer música y funda el magazín literario La Piragua. A la muerte del padre regresa el matrimonio a Bayamo. Poco después es sentenciado a catorce meses –arresto domiciliario- a causa de una carta que envía al Gobernador denunciando la incapacidad del alcalde de la ciudad.

Perucho Figueredo entró gloriosamente a formar parte en la historia de Cuba como una de las figuras más brillantes de las guerras independentistas y por ser el autor del Himno Nacional de Cuba. Vinculado con otras figuras que se preparaban en Bayamo para emprender la lucha por la independencia de Cuba, conspira en la sociedad de recreo La Filarmónica y en la logia masónica.

Estrella Tropical junto a Carlos Manuel de Céspedes, Francisco Vicente Aguilera, Jesús Fornaris, Francisco Maceo Osorio y otros ciudadanos.

El 13 agosto del año 1867 funda en su casa el Comité Revolucionario y crea la marcha que él titula La Bayamesa. El 11 de junio de 1868 se toca en la Iglesia Mayor de Bayamo durante la celebración del Corpus Christi, pero las autoridades españolas de visitas en el templo se dan cuenta de que es un himno guerrero. La letra fue creada el 20 de octubre de 1868, cuando los combatientes independentistas, encabezados por Carlos Manuel de Céspedes, habían logrado ocupar la ciudad y los bayameses piden a Perucho la letra de su marcha cantándose en ese momento por un pueblo heroico.
Al realizarse la Asamblea de Guaimaro el 10 de abril de 1869 fue designado Subsecretario de Guerra. Cae preso el 12 de agosto de 1870; trasladándosele varias veces hasta llegar finalmente a la cárcel de Santiago. Juzgado por un tribunal militar es condenado a muerte. Poco antes de ser fusilado el 17 de agosto 1870, Perucho gritó a los soldados españoles que lo iban a ejecutar: ¡Disparen, que morir por la patria es vivir!