sábado, julio 23, 2011

YOANI SÁNCHEZ

Magnifico escrito del Sr Esteban Fernandez.

YOANI SÁNCHEZ
Por Esteban Fernandez.




He estado varios meses pensando si escribir o no este artículo, porque en cuanto los lectores vean el título con su nombre, ya voy a estar metido en un berenjenal y en una polémica. Lo primordial que ha provocado esta muchacha ha sido dividir aun más al exilio cubano. Y digo al destierro, y no a los cubanos en general, porque allá en Cuba casi nadie la conoce. Y sinceramente, detesto meterme en este lío y en dimes y diretes.

Quizás Yoani se ha convertido en la figura más controversial de este proceso. Desde que uno la menciona ya se forma la bronca. Mengano la defiende y la aupa y zutano considera que es un agente de la Seguridad del Estado de Cuba.

Hay quienes la adoran mientras algunos la detestan. Unos piensan que es una gran escritora, otros que lo que hace son unas poquitas cuartillas hablando de cosas sin la menor importancia. Me dicen que es un crimen que no la dejen salir de Cuba a recibir unos cuantos premios. Otros ripostan que si ya era una desterrada ¿por qué razón regresó? Además consideran que los galardones son inmerecidos. Que sé yo.

A mí, sinceramente, Yoani me interesa tres pepinos. Número uno, mi lucha es contra la tiranía castrista. Todavía Yoani no ha provocado mi odio, y mucho menos la considero una heroína. Ni le tiro una trompetilla ni le brindo un homenaje. Para mí ella es una incógnita, y no acabo de entender el motivo por el cual la tiranía, que mató hasta niñitos inocentes en el Remolcador 13 de Marzo, le permite sus veleidades.

Yo soy un firme creyente en “darle tiempo al tiempo”. Vamos a ver lo que el futuro nos depara al respecto. Algunas personas consideran que ella será una de las libertadoras de la nación, otras la vislumbran hablando por la televisión ataviada con su chaqueta del Ministerio del Interior manifestando lo mucho que sufrió cuando estaba disfrazada de “gusana”.

Personalmente yo tengo la tendencia a ser desconfiado. Desconfío de ella y también desconfío de todos a los que les desconozco sus verdaderas intenciones. Después de 52 años de desengaños, no confío ni en mi sombra. Por lo tanto, a mi no me hagan caso. Yo sólo creo en un grupo muy reducido de hermanos de lucha. ­Por el momento, les repito que Yoani Sánchez lo único que ha conseguido es separar aun más a la diáspora anticastrista. Ya les dije que sólo hay que lanzar su nombre al ruedo y se alborota el gallinero.

Y yo pienso que muy desmejorados tenemos que estar los cubanos cuando una muchachita que no levanta tres cuartas del suelo, flaquita, desnutrida y con una melena que le llega a la cintura, nos pone a discutir a su favor o en su contra a miles de cubanos. Muy desesperados deben estar muchos de mis compatriotas por tener un líder cuando ponen sus esperanzas en esta joven.

Y eso me duele, porque yo tengo muchísimas amigas que cumplieron largos años de prisión y casi nadie las considera heroínas. Por ejemplo, Iliana Curra pone en su blog una foto de La Niña del Escambray con una ametralladora Thompson en sus manos. A esa yo sí la tengo en un altar. Me lo juego todo al canelo que cerca de un millón de exiliados no conocen su historial. Y se necesitarían miles de Yoanis para hacer una Zoila Águila.

Yo no sé lo que van a hacer mis compatriotas, pero en lo que respecta a mi persona, este es el primero y último escrito que le dedico a Yoani Sánchez hasta que la verdad sobre ella se abra paso. Y les juro por lo más sagrado que si Yoani se alza en las montañas de Cuba, o logra eliminar mis dudas, de rodillas le pediré perdón.

Mientras tanto, hay muchos enemigos grandes, muchos General y Coroneles, muchos criminales sueltos en Cuba para yo perder mi tiempo con una muchachita encaramada en el piso 14 del edificio donde vive, sentada frente a una laptop escribiendo sobre los mangos, los marañones y las inconveniencias que produce el sistema.

Y como buen observador, esperaré tranquilo y ecuánime el montón de comentarios que me van a invadir en cuestión de minutos. De mas está decirles, que en cuanto empiecen a surgir los primeros, se verán bien definidas las divisiones entre los grupos a favor y en contra de Yoani Sánchez y eso me dará la razón.