jueves, junio 02, 2011

Si pudieran hablar los fosos de la Cabaña, cuantos ecos de Viva Cristo Rey! se escucharian y cuantos lamentos saldrian de las paredes de las carceles cuando eran vilmente torturados los presos.